El Mercedes Icon E-Concept es el homenaje de un diseñador húngaro a Paul Bracq y Brunno Sacco, creadores del icónico Mercedes W115, el antecesor del Mercedes Clase E. David Obendofer, empleado de la Oficina de Diseño Italiana, ha sido el encargado de dar vida a una creación que muestra cómo se vería representado el W115 sobre la base del Clase E actual.

A través del diseño, Obendorfer está tratando de revivir el concepto de “lujo modesto” en un mundo donde los coches parecen estar cada vez más sobrediseñados. De hecho, el interior es muy sencillo, excepto por la icónica tira cromada alrededor del volante que se encuentra en los coches de Mercedes de la década de los 60. Un salpicadero muy limpio donde se mantienen las pantallas para el cuadro de mandos y el sistema de infoentretenimiento (MBUX).

El exterior es, en gran medida, la misma historia. No cuenta con falsas tomas de aire por doquier o formas carentes de sentido; se compone de líneas muy limpias. Una gran parrilla con la estrella al frente presiden la delantera. Los faros verticales del W115 se adaptan con armonía al conjunto. Una marcada rectitud termina en una zaga ligeramente caída, con unos pilotos rodeados por un cromado que hacen guiño a su veterano antecesor.

Según su diseñador, el coche fue creado como un “homenaje a dos diseñadores muy importantes de la historia de Mercedes”. El primero fue Paul Bracq, quien dio vida a numerosos automóviles Daimler-Benz durante más de 10 años, incluido el Mercedes W115. El segundo hombre al que David rinde homenaje a través de su trabajo es Bruno Sacco, que fue jefe de diseño de la compañía durante casi 25 años y es responsable de los coches que también inspiraron la recreación que vemos hoy.

En general, el intento de simplificar una berlina moderna utilizando las claves de diseño hace 50 años ha revitalizado en cierta manera la Clase E de Mercedes. “Mi objetivo era revivir el concepto aparentemente contradictorio de un “lujo modesto”, libre de ostentación, a través de un coche generoso y cómodo caracterizado por volúmenes limpios, proporciones equilibradas y superficies cuidadosamente manipuladas, declara Obendofer.

Para que esta obra maestra pudiese ser trasladada al mundo real, haría falta una persona valiente (y muy rica) que contratase a un carrocero y que modificara su Clase E perfectamente en condiciones. Y eso es lo más llamativo de todo, que podría ser un coche completamente viable de ver en las carreteras. Si quieres deleitarte con el Icon E Concept, echa un vistazo al vídeo y a la extensa galería.

Fuente: davidobendorfer.com

Galería de fotos:

Ver galeria (43 fotos)

 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta