La llegada del MINI eléctrico de nueva generación solo era cuestión de tiempo. Ya se venía anunciando desde que en 2017 lanzaron el prototipo MINI Electric Concept y ahora ha sido desvelada al completo la versión de producción. Bautizado como MINI Cooper SE 2020, se trata del primer eléctrico a gran escala de la compañía después de la prueba realizada hace ya una década con el MINI E, que llegó de forma limitada a algunos países.

El urbano toma la carrocería del MINI de 3 puertas y muchos de los detalles que ya vimos en el prototipo. La estética se ha mantenido prácticamente inalterada con esos detalles en amarillo, que aparecen en la parrilla, los retrovisores o las llantas. De esas llantas hay que destacar su llamativa estética semi-carenada en tamaño de 17 pulgadas opcionalmente. El puerto de recarga se sitúa en la misma zona donde estaría la tapa del depósito y también aparecen logotipos específicos.

En el interior del MINI Cooper SE también hay algunas modificaciones con respecto al resto de la gama. La instrumentación es totalmente digital y cuenta con gráficos específicos, mientras que el navegador Connected Navigation viene de serie con una pantalla de 6,5 pulgadas (opcionalmente pantalla de 8,8 pulgadas con el Connected Navigation Plus). Otros detalles exclusivos del eléctrico son el selector de marcha o el freno de mano eléctrico.

Aunque probablemente lo más interesante de este modelo sea su sistema de propulsión eléctrico. Cuenta con un motor de 184 CV y 270 Nm de par situado en el eje delantero, que es el motriz en este MINI Cooper SE. Promete las mismas sensaciones de conducción que los modelos de combustión (el famoso “go-kart feeling”), además de unas prestaciones destacadas. Acelera de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos, con un destacado 0-60 km/h en 3,9 segundos, y alcanza una velocidad máxima de 150 km/h.

El otro elemento importante en el MINI Cooper SE es la batería de iones de litio de 32,6 kWh situada en los bajos del vehículo. Eso le permite tener un centro de gravedad bajo y también que pueda mantener los 211 litros de maletero (ampliables a 731 litros con los asientos abatidos). También conlleva un incremento de 145 kg de peso respecto al Cooper S 3 puertas de gasolina, quedando sobre la báscula con 1.365 kg en vacío.

Y volviendo a la batería, es la culpable de que este modelo tenga una autonomía de entre 235 y 270 kilómetros. Con un Wallbox de 11 kW se puede cargar al 80 % en dos horas y media (tres horas y media para llegar al 100 %), mientras que en una toma rápida de 50 kW se carga al 80 % en 35 minutos. Para la recarga puede utilizar los conectores Tipo 2 y CCS Combo.

Para que sea más competitivo a nivel dinámico, el MINI Cooper SE cuenta con cuatro modos de conducción. Sport para un comportamiento más deportivo, MID para lograr el equilibrio, Green para ser ahorradores y Green+ para que la autonomía sea máxima al limitar algunas funciones como la climatización. Además, se incluyen dos opciones de recuperación de energía, una que consigue una retención similar a los modelos de combustión y otra en la que la deceleración es más fuerte para regenerar mayor cantidad de energía.

Fuente: MINI

Galería de fotos:

Ver galeria (105 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta