El próximo 1 de septiembre entra en vigor el nuevo ciclo de homologación WLTP. Este nuevo modo de medir emisiones y consumos de los coches será el sustituto del actual ciclo de homologación NEDC y los fabricantes trabajan a marchas forzadas para cambiar las gamas ya que todas las versiones de un mismo modelo tienen que ser homologadas con al nueva “vara de medir”, que se parece mucho más a cómo conducimos en el mundo real.

A pesar de que esta fecha llevaba tiempo marcada en el calendario, el sector automovilístico ha estado presionando para contar con un perriodo de gracia para . Ahora, según informa Europa Press, parece que el Ministerio de Industria estudia conceder una prórroga de uno o dos años a la aplicación del WLTP. Las marcas necesitarían más tiempo para adaptar sus gamas a la nueva reglamentación.

El ciclo WLTP es el responsable de las grandes ofertas que hemos detectado este verano (ver informe de precios de agosto). Y es que los modelos que no cumepa sean vendidos como nuevos antes del 1 de septiembre de 2018 tendrán que ser vendidos antes de fin de año… la cantidad de automatriculaciones de este mes y venideros puede ser enorme, estaremos atentos. Serían coches que pasarían a ser KM0.

La raiz del problema es la gran cantidad de coches nuevos en stock existente. Antes de adaptar las fábricas para que que entrasen a producción los nuevos modelos salieron gran cantidad de los anteriores… que ahora hay que liquidar a toda prisa. Se trata de un problema no exclusivo de España y desde el Ministerio ya filtran que en otros países de Europa ya aceptan una moratoria hasta 2020.

Por otro lado, el impuesto de matriculación del automóvil se basan en España (como en otros países), en función de sus emisiones de CO2. Para estar exentos del pago hay que emitir menos de 120 gramos /km, una cifra que parece será difícil de alcanzar con el nuevo ciclo WLTP. Al menos los coches con motor de combustión tradicional, no así los coches híbridos. Hasta el 31 de diciembre de 2018 hay una correlación entre los ciclos NEDC y WLTP, pero después los coches podrían subir de precio bastante.

También se busca una transición ordenada para atraer la inversión a las fábricas españolas. Habrá que esperar a ver cuál es la postura final del Gobierno en un asuento tan delicado. Lo bueno, que tendrá que ser puesta sobre la mesa muy pronto.

Vía: Europa Press

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta