¿Alguna vez has soñado con moverte por las calles sobre un robot gigante? Si la respuesta es así, tranquilo. No estás solo. Un experto en robótica llamado Hajime Sakamoto sueña también con lo mismo… pero a diferencia de otros, él ya está haciendo progresos importantes fabricando un verdadero robot bípedo de cuatro metros de altura que le puede llevar a todas partes.

No se tarta de un amasijo de hierro movido sobre ruedas, como el robot Kid Walker, que era impulsado por gasolinas y se movía sobre unos ruedines para divertir a los niños. No. El proyecto de Sakamoto es un auténtico robot bípedo, con piernas que imitan el movimiento humano.

Boceto del robot bípedo

Su compañía, la Hajime Research Institute, se dedida a la construcción de robots humanoides desde hace más de una década, en varios tamaños, sobre todo para competir en los partidos de futbol de la RoboCup. En 2009 se construyó un robot humanoide de 210 cm de altura que se controlaba con un mando estándar, pero al parecer eso no era lo suficientemente grande.

Ahora, su proyecto es más ambicioso. El robot medirá en torno a los cuatro metros de altura. Estará equipado con un cuerpo superior, siempre y cuando pueda obtener la financiación necesaria. El torso actuará como cabina para el humano y sus dos brazos se controlarán moviendo un par de brazos en miniatura, que estarán unidos a la parte delantera del chaleco del piloto.

Su plan es construir robots cada vez más y más grandes, para culminar con uno del tamaño de esta estatua erigida en Japón hace un par de años (la verdad es que algo tan grande, de 18 metros, asustaría un poco, en nuestra humilde opinión).

Por el momento solamente ha completado las piernas de su proyecto, pero ya puedes ver cómo se pone de pie y da sus pasos en el vídeo que te traemos a continuación. Por supuesto, lo “pilota” el propio Hajime Sakamoto:

Fuente: Hajime Robot
Galería de fotos:

Ver galeria (5 fotos)

1 COMENTARIO

  1. Ufff mira que en Rastreator estamos ‘colgados’ por los nuevos gadgets y modelos futuristas, pero este puede con nosotros. Aun así, mucha suerte al buen hombre japonés.

Deja una respuesta