La situación en Nissan es bastante delicada y se lleva viendo desde hace tiempo. Precisamente hace unos meses se confirmaba una reducción de plantilla en las instalaciones de Barcelona y ahora parece que las cosas se complican aún más. Hiroto Saikawa, CEO de la compañía, ha confirmado que van a tener que despedir a 12.500 trabajadores a nivel mundial debido a los malos resultados que llevan asolando a la compañía japonesa durante los últimos meses.

Al presentar los resultados del último trimestre (abril a junio), el beneficio neto se situaba en 6.400 millones de yenes (53,1 millones de euros) lo que supone un descenso del 94,5 % respecto al año anterior. Algo similar sucedía con el beneficio operativo, cifrado en 1.600 millones de yenes (13,3 millones de euros), un 99 % menos que en el ejercicio pasado. Las ventas de la marca han caído en todos los mercados excepto en China y eso se está notando en las cuentas.

En dicho trimestre vendieron 1,23 millones de vehículos a nivel mundial, lo que supone una caída del 6 % y conlleva a que los ingresos totales caigan un 13 % y se queden en 19.702 millones de euros. Todas estas cifras son las que han obligado a la marca a hacer esa revisión de emergencia que ha derivado en la drástica decisión de los despidos. Los japoneses también procederán a reducir su producción mundial un 10 % durante los próximos años.

Porque este plan de recuperación se extenderá hasta finales del año fiscal 2022, que será exactamente el 31 de marzo de 2023. Hasta esa fecha se estarán haciendo los reajustes y, si volvemos al recorte de plantilla, se hará en dos etapas. En la primera, que ya comenzó en 2018 y que se extenderá durante 2019, se harán 6.400 despidos en ocho centros de producción (los más afectados son India, Estados Unidos y México). En la segunda, que tendrá lugar hasta primavera de 2023, se despedirá a otros 6.100 trabajadores y todavía no está claro si afectará también a las instalaciones en España.

Fuente: Automotive News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta