Por lo visto ni un vehículo que ha sido elegido Coche del Año en Europa, Coche del Año en el Mundo y, más recientemente, ha pasado las rigurosas pruebas de choque norteamericanas, consigue librarse de los problemas técnicos y las consecuentes llamadas a revisión por parte del fabricante.

Efectivamente, la firma de Yokohama ha detectado, por ahora, que alrededor de 5.300 unidades de su más reciente apuesta eléctrica, el Nissan LEAF, presentan fallos a nivel de software (¿pantallazos azules? :-)). Estos errores afectan al correcto funcionamiento de todo el sistema que controla el vehículo. Según los informes existentes hasta el momento este modelo puede quedar completamente detenido, sin posibilidad alguna de volver a arrancarlo, una vez que se apaga el motor, dejando a sus ocupantes inmovilizados en el lugar en el que se encuentren.

Tampoco el exitoso LEAF se libra de las llamadas a revisión

Los usuarios poseedores de estas unidades defectuosas ya han recibido las notificaciones pertinentes por parte de la marca japonesa, recomendándoles que acudan al concesionario más cercano para tratar de solucionar dichos problemas. Y a todos aquellos que “se quedaron a oscuras” sin posibilidad de acudir a un establecimiento de Nissan, se les ha mandado un equipo de técnicos a sus hogares para que procedan a actualizar el software del vehículo que ha resultado afectado.

Según ha declarado Toshitake Inoshita, portavoz de la firma nipona, el problema podría estar relacionado con un mal funcionamiento del sistema de aire acondicionado del vehículo, por lo que ha advertido a los clientes que en caso de que aparezca un mensaje de error en el display,  no se apague el vehículo (como si se tratara de un ordenador cualquiera…), y se dirijan de forma inmediata al concesionario más cercano para solucionarlo. En caso contrario el coche se detendrá de forma definitiva y no volverá a arrancar de nuevo.

Afortunadamente este problema no parece ser peligroso, en contraste con lo sucedido con la aceleración imprevista que sucedía en algunos modelos de la también japonesa Toyota. A no ser que la parada se produzca en un lugar peligroso… En cualquier caso, cabe recordar que toda nueva tecnología siempre conlleva un determinado tiempo de desarrollo para conseguir un funcionamiento correcto al 100% y que, a pesar de todos los avances, la propulsión eléctrica, aplicada a los vehículos es todavía muy “joven”, por lo que no será de extrañar que se produzcan más casos de este tipo.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta