Todos conocemos los últimos coches eléctricos de marcas como de Ford, Peugeot o Nissan. Pero ni mucho menos son los primeros de la historia.

Aunque quizá esté algo pillado por los pelos llamar Nissan al Tama de 1947, en el fondo si lo es. Este coche dos puertas fue desarrollado por ingenieros que se habían dedicado a la aviación militar y que habían perdido su empleo al finalizar la II Guerra Mundial. Antes de eso trabajaban en la empresa Tachikawa Airplane Company, una firma que más tarde cambió su nombre a Tokio Electric Co. Más tarde se convirtió en la Prince Motor Company, que a su vez se fusionó con Nissan, por lo que el Tama sí es parte de la herencia de los coches eléctricos Nissan.

Fue la respuesta al racionamiento del petróleo que se produjo en Japón en la posguerra. La Constitución del Estado de Japón había sido promulgada recientemente, y los recursos eran muy escasos. Usaba baterías de plomo reemplazables que generaban 3,3 kW de potencia, y con las que alcanzaba una velocidad máxima de 35 km/h, con una autonomía de 65 km (este registro fue superado, ya que recorrió 96 km en una prueba realizada por el ministerio japonés de transporte). Su principal uso era como taxi, aunque también se vendía una versión pickup de reducidas dimensiones.

El vehículo se comercializó hasta 1950, al estabilizarse el suministro de petróleo en Japón tras la guerra, seis décadas antes que su nieto, el Nissan Leaf, saliera a circulación. Hemos encontrado un vídeo en el que se ve en funcionamiento, en una pista durante la gira de pre-lanzamiento del Nissan Leaf que probamos:

Vía: Green Autoblog
Fotos: Nissan, The truth about cars
Galería de fotos del Nissan Tama:

Ver galeria (4 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta