Tranquilo. No se trata de una campaña de marrketing agresiva del Real Madrid. En estas fechas, el centro de las grandes ciudades se convierte en auténticos hornos, incluso durante la noche. Eso obliga a empresas y ciudadanos a gastar más en aire acondicionado… aumentando el gasto energético y por consiguiente las emisiones… y el calor del planeta.

Buena parte de la culpa la tiene el hormigón y el asfalto propio de las urbes, que actúan como absorbentes del calor que se genera durante el día, que se creen islas de calor, zonas que retienen las altas temperaturas aunque el calor ambiente en teoría se haya aliviado. En la ciudad de Los Ángles han dado con la solución, un recubrimiento asfáltico de color blanco que refleja el calor que llega a la carretera.

Por ahora se trata de un proyecto piloto, al que han llamado Cool Seal. Todo comenzó la pasada primavera, cuando el ayuntamiento de la ciudad cubrió una calle en cada uno de los 15 distritos de la ciudad con este recubrimiento reflectante, desarollado por la empresa californiana GuardTop. Los resultados fueron impactantes: Había diferencias de entre 11 y 13 grados Fahrenheit (en torno a los 5 grados centígrados). Si el 35% de las calles de Los Angeles estuviesen pintadas de blanco, la temperatura bajaría un grado. Es lógico, hay mucha diferencia también en el calor registrado en un coche blanco o coche negro.

Esta pintura, según leemos en el Washington Post, tenía una aplicación inicial muy diferente, ya que lo usaban los militares para ocultar aeroplanos, para evitar que los detectasen aviones espía mediante cámaras infrarrojas.

La ciudad de Los Angeles planea reducir en tres grados la temperatura de la urbe en 2019. Este método, sin duda, se ha demostrado efectivo y piensan ya en llevarlo a otras calles y tejados pero como todo, tiene un inconveniente. A pesar de que dura siete años (no está nada mal su vida útil), pintar con este material una milla de calle (1.609 metros) cuesta 40.000 dólares (en torno a 35.000 euros).

No hemos encontrado información de su genera residuos peligrosos o se biodegrada, pero sin duda se trata de una iniciativa curiosa que ha dado a los regidores de la ciudad información de cómo lidiar mejor con el problema del calor. Y ha tenido repercusión, ya que autoridades de China, Israel, Australia y Arabia Saudi han preguntado ya acerca del mismo.

En este vídeo grabado con un dron, puedes ver el resultado desde el aire:

Vía: Arch Daily
Más información: Estudio EPA (pdf)
Fotos: LA Street Services

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta