“Donde dije digo” El célebre refrán podría aplicarse al ministro de Industria, José Manuel Soria, que anunció ayer en Telemadrid la posibilidad de que el Gobierno ponga en marcha un plan de ayudas a la compra del automóvil el próximo año.

El propio ministro reconocía no ser partidario en un principio de la idea. “Se me hacía difícil pensar que para incentivar el consumo hubiera que dar una cuantía de entrada, pero a pesar de esa observación, el Renove fue un plan efectivo, que hizo aumentar las ventas”, dijo al canal autonómico.

Ahora Soria asegura que hará todo lo posible para que se ejecute, porque, “del sector del automóvil viven más de 270.000 personas, es el segundo de nuestra economía y el más exportador, con un 85 % de la producción española exportada, pero es un sector muy sensible a la actividad económica. Que se compren más coches depende de que haya más renta disponible y más consumo”, aseguró en esa misma entrevista.

Lógicamente, hay problemas. Para empezar, que las cuentas del Estado no están como para tirar cohetes. Soria advirtió que, estas subvenciones están supeditadas a la disponibilidad presupuestaria y el recorte del déficit: “Para 2013 nos gustaría incluir un plan así porque sería bueno para el sector. El principal problema es el déficit público y que en 2013 disminuyan aún más los Presupuestos”.

A principios de agosto, Alberto Gutiérrez Alberca, senador del PP de Valladolid, ya había presentado una propuesta para que volviese el Plan Renove. Se habló entonces de renovación de coches muy antiguos, de más de 20 años, no de coches de más de 10 como antes. Vehículos sin las más elementales avances de seguridad (ABS, airbag) ni anticontaminación (normativa Euro, catalizador…)

Y es que, por ecología y seguridad, urge rejuvenecer el parque móvil español, próximo a ser el más antiguo de Europa. Si la ayuda se destinase a renovar coches de más de 15, ya estaría bien Ahora mismo solamente se subvencionan compras de coches eléctricos con un máximo de 6.000 euros y una exención del impuesto de circulación de un 70% como máximo (aunque se ha pedido su eliminación total).

Desde luego, algo hay que hacer para aumentar las ventas. A la subida del IVA dentro de dos días se añade la subida de combustibles que espantará aún a más compradores.Tener coche no es ninguna panacea, más bien empieza a ser un lujo.

Ganvam y Faconauto, representantes de vendedores y concesionarios, consideran que el anuncio realizado por el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, puede tener un efecto paralizador sobre el mercado. Llevan muchos meses pidiendo un plan de achatarramiento (hubo reuniones con el Ejecutivo) y la idea les parece buena. No tanto las formas ya que dar esta noticia tanto tiempo antes de poder lanzarlo provocará una depresión de las ventas (como ocurrió con las anteriores ayudas del gobierno socialista).

Fuente: Telemadrid
Vía: Cinco Días
Foto: Ministerio de Industria

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta