Cuando Porsche hizo el Cayenne, muchos se echaron las manos a la cabeza ante tal herejía. Pero, aunque muchos no lo sepan, este modelo no fue el primer todoterreno de la marca de Stuttgart. Allá por la década de los 50, Porsche se puso a trabajar en vehículos militares para el ejército alemán. El objetivo era hacer algo realmente robusto y con capacidad de carga, pero a la vez que fuera rápido y ligero. El resultado fue el Porsche 597 “Jagdwagen”.

Este modelo, cuyo apodo quiere decir “coche de caza” en alemán, tuvo que presentarse a un concurso en el que se enfrentaron a otros fabricantes como Auto Union con el DKW Munga (posteriormente derivó en Audi) y Goliath con el Type 31 (filial de Borgward). En 1955 los modelos de las tres marcas tuvieron que enfrentarse a algunas pruebas para demostrar de lo que eran capaces. El interés en el Porsche 597 era bastante alto y también fue presentado en bases militares británicas y francesas en Alemania.

La propuesta de Stuttgart era un modelo compacto (3,7 metros de largo) con motor bóxer de cuatro cilindros y 50 CV (tomado de los Porsche 356) situado en posición. Sus aptitudes todoterreno eran altas debido a la tracción a las cuatro ruedas, que le permitía subir pendientes de hasta 65º a solamente 1.000 rpm. Gracias a un reducido peso de apenas 870 kg, presentaba un comportamiento bastante dinámico y podía alcanzar una velocidad máxima de 100 km/h.

Otra de las singularidades del Porsche 597 “Jagdwagen” era que su monocasco podía flotar (literalmente) sobre el agua. Inicialmente se hicieron 50 unidades para el citado concurso, que finalmente se saldó con la victoria de Auto Union por cuestiones económicas. Al quedarse fuera, Porsche abandonó el proyecto y este modelo cayó en el olvido. Se calcula que se hicieron 71 unidades del singular Porsche 597 “Jagdwagen” y que a día de hoy sobreviven alrededor de 50, que se juntan de vez en cuando gracias a un exclusivo club.

Fuente: Porsche

Galería de fotos:

Ver galeria (10 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta