Tan solo 200 unidades serán construidas. El Porsche 911 GT2 RS Clubsport se presenta como la opción más salvaje del deportivo de Stuttgart, con 700 CV bajo el capó y una puesta a punto enfocada exclusivamente a los circuitos. Es el canto del cisne de la saga 991 tras la llegada del nuevo Porsche 911 (992).

Basado en el ya de por sí espectacular Porsche 911 GT2 RS, tras el eje trasero nos encontramos con el conocido seis cilindros bóxer de 3.8 litros sobrealimentado por una pareja de turbocompresores. El bloque está unido en matrimonio con la caja de cambios automática PDK de doble embrague y siete velocidades, con levas tras el volante. En consecuencia, son las ruedas posteriores de 21 pulgadas y 310 mm de sección las que han de lidiar con el torrente de potencia.

Para detener a altas velocidades el conjunto de 1.390 kilos, el Porsche 911 GT2 RS Clubsport cuenta con un equipo de frenado a la altura. El eje delantero queda confiado a una pareja de discos de acero ranurados y ventilados de 390 mm de diámetro con pinzas de seis pistones.

Por su parte, el eje posterior cuenta con discos de 380 mm y pinzas de cuatro pistones. Lógicamente, para evitar sustos indeseados, no falta el control de tracción y sistema ABS. Tanto el control de tracción como el ABS pueden ser ajustados independientemente o desactivados desde un interruptor en la consola central.

No hay que detenerse mucho en las imágenes para darse cuenta de que el Porsche 911 GT2 RS Clubsport es un auténtico arma de circuito. Un enorme alerón posterior fabricado en CRPF (plástico reforzado con fibra de carbono) y un diferencial autoblocante optimizado para los circuitos facilitan el control de tanta potencia.

Tampoco falta un depósito FT3 de seguridad y 115 litros de capacidad, sistema de extinción de incendios, corte eléctrico o un sistema neumático para elevar el coche del suelo en los boxes.

En el interior, hereda el volante extraíble de fibra de carbono y la instrumentación digital Cosworth ICD del 911 GT3 R. La jaula antivuelco, los asientos baquet Recaro con arnés de seis puntos forman parte de la dotación más racing, pero también hay concesiones más propias de modelos de calle como aire acondicionado o faros con tecnología LED.

Un Porsche muy exclusivo y rápido cuyos propietarios podrán disfrutar a partir de mayo de este año a un precio de 405.000 euros antes de impuestos.

Fuente: Porsche
Galería de fotos:

Ver galeria (7 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta