Todos sabemos que los coches de competición de la categoría LMP1 son realmente rápidos. Solo hace falta ver año tras año como se disputan el Campeonato del Mundo de Resistencia de la FIA (WEC) y esas míticas 24 Horas de Le Mans. Uno de los más laureados de los últimos tiempos ha sido el Porsche 919 Hybrid, el avanzado ejemplar que fue campeón tres veces consecutivas entre 2015 y 2017.

Pero las restricciones impuestas por el reglamento del WEC son bastante estrictas y no permiten sacar a los coches su máximo potencial. Así lo han querido demostrar en la marca de Stuttgart desarrollando un coche totalmente deslimitado. Ha sido puesto a punto por todos los pilotos e ingenieros de LMP1 a modo de despedida de esta competición. No hay que olvidar que Porsche ha abandonado el WEC para centrarse en la Fórmula E.

Pero querían poner la guinda al pastel antes de irse y por eso modificaron el Porsche 919 Hybrid. La aerodinámica se mejora con nuevos difusor delantero y alerón trasero, ambos con sistemas de control activo. Con estas y otras modificaciones se consiguió una carga aerodinámica un 53 % superior y un aumento en eficiencia del 66 %. Le encargaron a Michelin unos nuevos neumáticos con compuestos que ofrecen un mayor agarre y los frenos fueron optimizados.

El propulsor sigue siendo el motor V4 turbo de 2.0 litros junto dos sistemas de recuperación de energía. El de combustión mueve el eje trasero y el eléctrico el delantero, llegando a los 500 CV en competición debido a las restricciones. Pero en esta ocasión sin limitaciones se alcanza una potencia de 720 CV, mientras que los sistemas de recuperación también pueden llegar a un pico de 8,49 megajulios (más de 400 CV para el sistema eléctrico).

Si a esto sumamos una reducción de peso de 39 kg, tenemos un Porsche 919 Hybrid ‘Evo’ realmente capaz. Para demostrarlo lo llevaron al circuito de Spa-Francorchamps, donde pilotado por el piloto oficial, Neel Jani, consiguió un récord de vuelta. Con un tiempo de 1 minuto y 44,7 segundos supera la anterior marca que estaba en poder de Lewis Hamilton con el Mercedes F1 W07 Hybrid el pasado año por nada menos que 0,783 segundos.

Esto significa que en dicho circuito, un LMP1 sin restricciones ha conseguido ser más rápido que un Fórmula 1. También que ha mejorado en 12 segundos respecto a su tiempo en Spa el pasado año. El vehículo estableció una velocidad media de 245,61 km/h, con una máxima de 359 km/h. Y esta solo ha sido la primera acción del Tour Homenaje al 919. En los próximos meses la marca estará presente con este vehículo en eventos como las 24 Horas de Nürburgring o el Festival de la Velocidad de Goodwood.

Fuente: Porsche

Galería de fotos:

Ver galeria (43 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta