Cuatro años de éxitos con tres victorias consecutivas en las 24 horas de Le Mans y cuatro campeonatos del mundo (dos de marcas y otros dos de pilotos) en 2015 y 2016, son suficientes. Eso parece que es lo que ha pensado Porsche, marca que ha anunciado su salida de la categoría LMP1del Campeonato del Mundo de Resistencia (WEC), para orientar en lo sucesivo sus esfuerzos a la conquista del Campeonato del Mundo de Fórmula E, certamen que cada vez coge más auge gracias al interés que todos los fabricantes tienen por desarrollar la movilidad eléctrica en sus gamas.

La Fórmula E permite de forma creciente el desarrollo y la experimentación de nuevas soluciones y conceptos de movilidad eléctrica de alto rendimiento y eso en estos momentos es música para los oídos de los principales fabricantes de automóviles, embarcados en un importante proceso de electrificación de sus distintas series de modelos así como en el lanzamiento de nuevas gamas de vehículos eléctricos.

Porsche así lo ha entendido y, pocos días después de anunciar el lanzamiento de su Macán eléctrico para 2019 y de implementar sus esfuerzos para electrificar sus distintas gamas de producto en los próximos años, el fabricante deportivo  de Stuttgart ha comunicado su marchas a la Fórmula E, siguiendo los pasos de Audi y otras marcas ya presentes en el mismo, como Renault, DS, Ford, aunque de momento sea en el backstage de equipos pantalla de su marca oficial.

Como Audi, Porsche desembarcará la próxima temporada de forma oficial en el campeonato, lo que no significa que abandone por completo el WEC, donde continuará compitiendo en la categoría de los GT con la que seguirá participando en Le Mans y otras carreras del calendario de resistencia  donde se dispute esa misma categoría como puede ser las clásicas carreras de larga distancia del IMSA WTCS norteamericano.

Según Michael Steiner, responsable de Investigación y Desarrollo en el Consejo de Porsche AG, Michael Steiner, “la creciente libertad para el desarrollo tecnológico propio hace que la Fórmula E sea atractiva para nosotros. Porsche está trabajando en innovadores conceptos de propulsión alternativos y, para nosotros, la Fórmula E es el entorno competitivo más vanguardista de cara al desarrollo de vehículos de altas prestaciones que tengan en consideración aspectos como el respeto medioambiental, la eficiencia y la sostenibilidad”.

Un reto que Fritz Enzinger, vicepresidente del proyecto LMP1 y pieza fundamental del retorno de Porsche a la máxima competición en 2014, afronta con gran ilusión: “Construir el equipo de LeMans desde cero fue un gran reto. Durante estos años —dice— hemos desarrollado un equipo increíblemente profesional y exitoso. Esta será nuestra base de ahora en adelante. Estoy seguir de que mantendremos nuestro alto nivel en Fórmula E. La confianza es grande y estamos deseando comenzar”.

En todo caso, la mayor dedicación a la Fórmula E no dejará “huérfano” de Porsche al WEC. Pese a la salida de la categoría LMP1, Porsche va a “fortalecer su compromiso con el campeonato en la categoría GT y concentrar nuestra energía en la utilización del 911 RSR. Queremos ser el número 1 y para lograrlo debemos invertir en consecuencia”, afirma Steiner.

Fuente – Porsche

Vía – Newspress

Galería de fotos:

Ver galeria (5 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta