Logo de Noticias Coches
valla
Pablo Maza

Prostitución al borde de la carretera

Es falso. La prostitución no es el trabajo más antiguo del mundo. El término se ha utilizado de forma eufemística puesto que se tiene constancia de dicha actividad desde que se conocen los primeros registros históricos. Enterrador, tejedor u orfebre son algunos trabajos mucho más remotos en el tiempo.

El debate acerca de la prostitución es continuo desde hace décadas y mientras que muchos países han prohibido su actividad, otros como Holanda la han regularizado, en ambos casos sin demasiado éxito en cuanto al obetivo final se refiere, acabar con la trata de blancas que impera en el «negocio».

Las palabras vuelven a estar en alto a cuenta de lo que sucede en una de las carreteras de acceso a Valencia, transitada cada día por miles de vehículos. Desde hace meses son muchos los prostíbulos que han colocado gigantescos carteles en las vallas publicitarias próximas a la carretera.

La polémica está servida y es que mientras los contratistas defienden la libertad de publicitación, son muchos los conductores que denuncian los peligros que conllevan los carteles para la seguridad vial. En muchos casos se muestran imágenes insinuantes o directamente mujeres desnudas, que provoca la distracción de los usuarios y con ello una correcta visualización de las señales de tráfico.

Lo cierto es que la ley está del lado de los detractores. Según recoge la legislación vigente de nuestro país, la ubicación de anuncios relacionados con la prostitución está prohibido en la carretera, aunque como suele suceder, quién hizo la ley hizo la trampa, y los carteles de la carretera de Valencia, aunque al borde del asfalto, están instalados en una zona urbana.

El Ayuntamiento de la ciudad se ha mostrado impotente para mediar en el asunto ya que, según dicen, no está entre sus competencias. A la espera de que alguna organización decida iniciar las pertinentes acciones legales, la prostitución seguirá siendo protagonista en la carretera.

Vía: 20minutos

  • distracciones
  • marketing
  • sorprendente