El Grupo PSA es uno de los que más están moviendo ficha de cara al futuro. Carlos Tavares, máximo responsable del conglomerado francés, ha sido el encargado de anunciar que toda su gama estará electrificada para el año 2025. Esto incluye a las cuatro marcas que la forman: Peugeot, Citroën, DS, y la recién llegada, Opel. El objetivo principal no es el de convertirse en el fabricante más grande, sino en el más eficiente.

Esta noticia tampoco nos pilla por sorpresa, pues cuando descubrieron el plan estratégico de Opel, las premisas fueron las mismas. Esto significa que no habrá más modelos con motores diésel y gasolina, todos ellos tendrán que tener un componente eléctrico. Las opciones quedarán limitadas a podrán ser híbridos, híbridos enchufables o puramente eléctricos. Algo que irán haciendo progresivamente en estos años.

Recientemente se aliaron con Nidec para el desarrollo de mecánicas eléctricas. El objetivo es que en 2022 tengan una nueva fábrica que producirá hasta 900.000 motores eléctricos a máxima capacidad. Esto debería ser suficiente para hacer frente a la ofensiva de producto que realizarán y tras la que tendrán alrededor de 40 modelos electrificados en el mercado. Además, PSA tiene la intención de abrir fronteras.

La intención es lanzar 124 nuevos modelos en seis mercados diferentes en los próximos seis años. Una de las localizaciones más interesantes para los franceses será China, pero la vuelta a Estados Unidos también se convierte en un proyecto importante. La entrada gradual en el mercado americano tendrá a Opel como protagonista. En los planes de futuro de PSA también se encuentra la conducción autónoma, prometiendo que el 80 % de sus coches tendrán el nivel 3 para el 2030.

Fuente – Automotive News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta