Logo de Noticias Coches
Rolls-Royce Silver Ghost 1911 (8)
Luis Blázquez

Apuesta por el Ghost: Rolls-Royce recrea la triunfal carrera Londres-Edimburgo de 1911

Por descabellado que parezca hoy, a principios del siglo XX, viajar a algunos de los países más desarrollados del mundo era una aventura muy difícil. Es por eso por lo que algunos fabricantes de coches, como Rolls-Royce, eran muy apreciados en ese entonces. No por sus lujosos carruajes motorizados, ni por el exquisito viaje, sino porque te permitían terminar tu viaje sin tener que preocuparte por llegar a tu destino.

En 1911 un Rolls-Royce Silver Ghost (chasis 1701) logró ir de Londres a Edimburgo bajo una actuación que fue histórica en ese entonces. No solo hizo ese viaje de ida y vuelta de 1.285 kilómetros entre las dos ciudades, sino que se las arregló para hacerlo con una velocidad promedio de 31,5 km/h y un consumo de combustible de apenas 10 l/100 km. Eso era inaudito entonces. Y podría haber sido la última vez que alguien se preocupó por la cantidad de combustible que se necesita para hacer funcionar un Rolls-Royce.

El coche se diseñó inicialmente como un “coche de velocidad experimental”, pero resultó ser mucho más. Venció en el evento original encerrado en la marcha superior durante todo el viaje de regreso entre las dos capitales. Dado el estado primitivo de las vías eduardianas de Gran Bretaña, su velocidad promedio fue impresionante, y su eficiencia de combustible entonces aún más. Para demostrar que el coche no se había modificado de ninguna manera, alcanzó los 126 km/h en una prueba de media milla realizada inmediatamente después.

También se convirtió en el primer Rolls-Royce en superar la barrera de las 100 mph (161 km/h) en una prueba posterior en el legendario circuito de Brooklands en Surrey. Y para conmemorar ese hito, la firma ha recreado el evento de la forma más fiel posible. El coche, con matrícula R-1075, partió de la sede de Pall Mall del Royal Automobile Club a las 06:00 horas del domingo 5 de septiembre de 2021. Luego, viajó a Edimburgo en una ruta que siguió la vieja Great North Road en la marcha más alta, tal como lo hizo 110 años antes.

Para aumentar el espectáculo y el sentido de la ocasión, el chasis 1701 estuvo acompañado por otros nueve Rolls-Royce Silver Ghost, todos de edad similar y en igualmente magníficas condiciones, del 20-Ghost Club. Y para completar el concurso, la cabalgata fue acompañada hasta Edimburgo por un último Ghost, construido y ensamblado a mano en la casa de Rolls-Royce en Goodwood y terminado en un tono Tempest Grey. La carrera concluyó con una gran recepción en Rolls-Royce Motor Cars Edinburgh el lunes 6 de septiembre de 2021.

“El Silver Ghost ‘1701’ tiene un lugar único y especial en la historia y los afectos de la marca. Es difícil pensar en muchas máquinas que todavía puedan funcionar exactamente como lo hacían hace más de un siglo; Este automóvil extraordinario es un tributo notable a nuestros predecesores que lo diseñaron y construyeron. Estamos muy orgullosos de continuar con su trabajo y defender sus valores en los vehículo de Rolls-Royce de hoy, que siguen siendo los mejores del mundo”, declara Andrew Ball, driector global de comunicaciones corporativas.

“El Silver Ghost es, posiblemente, el coche de Rolls-Royce más famoso de todos los tiempos. Fue gracias a su éxito en las primeras pruebas de velocidad, fiabilidad y resistencia, lo que le valió a Rolls-Royce su reputación como ‘el mejor coche del mundo’. Lograr ganar la prueba Londres-Edimburgo de 1911 fue un momento histórico para el Silver Ghost: que el mismo automóvil, ahora un artículo de colección invaluable, pueda repetir ese mismo esfuerzo 110 años después es testimonio de su notable calidad de construcción”, ha añadido el directivo.

Fuente: Rolls-Royce

Galería de fotos:

  • carreras
  • coches clásicos
  • Rolls-Royce
  • Rolls-Royce Ghost