La Super Bowl es uno de los acontecimientos deportivos más importantes de la temporada. Cada año, millones de personas en todo el mundo permanecen pegados a la televisión para conocer el nombre del equipo que reinará en el fútbol americano durante todo un año. Lograr una entrada para ver en directo el espectáculo es una odisea. La reventa se dispara y la mayoría de los interesados no pueden accecer al estadio.

No sabemos muy bien cómo, pero Sheyla Hershey consiguió un acceso al recinto. Hershey, brasileña de nacimiento, es popularmente conocida por ser una de las mujeres con la talla de pecho más grande del mundo, tras nada menos que ocho intervenciones quirúrgicas. Aunque poco recomendable, las tetas se han convertido en su medio de vida gracias a contratos publicitarios y apariciones, previo pago, en diferentes programas de televisión.

Según hemos podido saber, en el camino de regreso a casa tras la final de la Super Bowl, Hershey sufrió un aparatoso accidente de tráfico a bordo de su Ford Mustang. Al parecer, en un momento del trayecto, perdió el control de su vehículo, colisionando con un árbol, sin que afortunadamente haya sufrido heridas de consideración, gracias, según ella, al volumen de sus pechos.

Hershey no llevaba puesto el cinturón de seguridad, por lo que de no ser por su capacidad pectoral, las consecuencias del accidente podían haber sido mucho mayores. Lo que la susodicha no ha contado y finalmente ha trascendido, es que en el momento del siniestro podría estar conduciendo bajo los efectos del alcohol, aunque ella asegura que la intoxicación que los médicos detectaron se debe a los medicamentos que toma para las diferentes dolencias que sufre. La policía no ha creído su versión y ahora Hershey y sus pechos milagrosos tendrán que responder ante la justicia.
http://www.youtube.com/watch?v=b0zFRgUm_BU

Vía: Motorpasión

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta