El compacto IBE, un concepto de coupé urbano y deportivo, inició esta serie, al que siguió el IBX, un crossover que combinaba la forma de un coupé deportivo con las proporciones de un SUV. Ambos mostraron el nuevo código del ADN de diseño de SEAT a través de arquitecturas completamente diferentes.

Ahora, El IBL reinterpreta el concepto de la berlina deportiva. Sus proporciones, su gran distancia entre ejes de 2,71 metros y el trazado de su línea de techo lo acercan a la categoría de los coupés de cuatro puertas. Como dice Alejandro Mesonero-Romanos, nuevo Director de diseño de SEAT: “El IBL es todo emoción. Amor a primera vista. Una primera impresión que perdurará por su diseño elegantemente intemporal”. El SEAT IBL conjuga la elegancia, la espaciosidad y la utilidad de una berlina clásica con el aplomo y el diseño dinámico de un potente coupé deportivo.

Mide 4,67 metros de largo y 1,85 metros de ancho, que convierten al SEAT IBL en una berlina bien proporcionada. La parte delantera es fiel al concepto Arrow Design, uno de los elementos característicos del diseño de SEAT. La forma de flecha se acentúa mediante una línea central trazada sobre el capó y por la parrilla de forma pentagonal, especialmente ancha y baja, en concordancia con las proporciones del modelo.

Gracias a los LED`s, los faros delanteros son como líneas de trazado nítido. Cada uno de los segmentos que los componen cumplen funciones específicas: luz de cruce, luz de carretera adaptativa, intermitentes y luz de día. Las entradas de aire en los laterales bajo el frontal, simulan una placa base electrónica.

En la vista lateral del SEAT IBL destacan las grandes ruedas con llantas de 20 pulgadas, con un diseño que combina radios dobles más anchos con otros más finos y estilizados, que no solamente tienen un aspecto muy deportivo, sino que también son especialmente elegantes. Los marcados pasos de rueda ayudan a remarcar su gran tamaño.

El diseño de la parte posterior cierra la estética general del modelo de una manera consecuente. En los pilotos, cada uno de los segmentos luminosos que los componen asume también una función específica.

En el habitáculo destaca un diseño minimalista, rematado con materiales de alta calidad. Predomina la piel de color claro mate, que contrasta con otras recubiertas en piel de color negro, de carácter más deportivo, junto a otros elementos decorativos del mismo color rojo intenso del exterior de la carrocería.

El diseño del salpicadero aparenta gran ligereza, pues parece casi flotar en la parte delantera del habitáculo con la zona de los mandos claramente orientada hacia el conductor. Llama la atención una superficie de cristal que cubre la totalidad del tablero de instrumentos y que se prolonga hasta la segunda pantalla que se encuentra en el centro del mismo.

Detrás del volante se encuentra la pantalla principal, completamente digitalizada que permite al conductor programar sus funciones de acuerdo con sus preferencias personales. De esta manera, puede seleccionar una representación circular clásica de los instrumentos, o puede optar por una representación plenamente digitalizada.

Tres programas definen las informaciones y colores que aparecen: Travel para viajar relajadamente, Sport para una conducción más dinámica y Efficiency cuando interesa un bajo consumo y aprovechar todas las ventajas de la propulsión híbrida.

La segunda pantalla, en el centro del salpicadero, muestra los datos correspondientes a los sistemas de entretenimiento, comunicación e información. Al sistema de climatización se le concedió especial atención. Casi toda la parte superior del salpicadero fue concebida como una salida de aire de grandes dimensiones para evitar molestas corrientes de aire. Pero si se desea disponer de un caudal de aire dirigido, hay unas pequeñas salidas individuales alrededor de las pantallas.

Galería de fotos:

Ver galeria (13 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta