Skoda es una marca bien conocida que ahora está indexada dentro del Grupo Volkswagen. Pero sus orígenes se remontan a más de un siglo atrás en el tiempo, cuando Václav Laurin y Václav Klement se juntaron para hacer bicicletas. Al poco tiempo pasaron a las motocicletas y terminaron con los automóviles. El primero fue el Voiturette A en 1905 y después fueron llegando más. Un ejemplo es el Laurin & Klement BSC del que vamos a hablar hoy.

Se trató de un vehículo de carácter deportivo que data de 1908 y del que solamente se hicieron doce unidades. Teniendo en cuenta que se está celebrando su 110 aniversario, había pocas esperanzas de encontrar alguna de esas unidades. Pero Skoda lo consiguió y lleva dos años restaurando este apreciado vehículo, uno de los primeros que construyeron en la fábrica de Mladá Boleslav (República Checa), que todavía sigue siendo una planta de gran importancia.

Salió de fábrica el 12 de julio de 1908 con el motor número 5635. A lo largo de los años ha cambiado de manos en innumerables ocasiones y ha recibido muchas modificaciones que lo alejaron del proyecto original. Como anécdota, apareció en algunas películas checoslovacas en las décadas de los 50 y 60. Por suerte, su mecánica se mantuvo intacta y se conservó con ese número de serie que ha hecho posible que se confirmase su autenticidad.

La restauración de este Laurin & Klement BSC ha sido un proceso complejo en el que los expertos de la marca han tenido que investigar para devolverlo a su estado original. Su mecánica de dos cilindros en V y 1.4 litros fue potenciada hasta los 12 CV (en el resto de BS se quedaban en 10 CV). Una de las cualidades de estos coches que se adaptaban a las necesidades de cada cliente, ofreciendo hasta seis distancias entre ejes y adaptando su carrocería. Este ejemplar es ahora mismo una de las piezas más valiosas del Museo Skoda.

Fuente: Skoda

Galería de fotos:

Ver galeria (33 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta