En el Salón de Ginebra SsangYong Motor Company tiene preparada una primicia mundial enfocada al mercado europeo, un continente donde la marca lleva presente 20 años en 29 mercados. Se trata del Ssangyong XLV, un prototipo de SUV de siete plazas con un sistema de propulsión híbrido, que acompañará al resto de la gama de la marca, completamente renovada, incluyendo el nuevo Korando.

El Ssangyong XLV mide 4,43 metros de largo, 1,84 de ancho y 1,6 metros de altura. La distancia entre ejes es de 2,6 metros, por lo que podríamos encuadrarlo dentro del segmento de los SUV compactos, como el Ssangnyong Korando. Es decir, no es el futurible rival del Juke que podríamos ver también en la cita suiza y que debería seguir los rasgos del Ssangyong XIV Concept.

Lo más interesante del Ssangyong XLV es su motorización diésel de 1.6 litros, combinada con un motor eléctrico alimentado por baterías de litio de 10 kW. No hay datos por el momento sobre la potencia que alcanza, solamente unos datos de emisiones sorprendentes para un vehículo de su tamaño:  98 gramos de CO2 por kilómetro en la versión manual y 109 en la automática. Ssangyong XLV Concept 01Resulta también interesante la disposición de su interior de siete plazas. Ssangyong ha apostado por incorporar un carril central que permite ubicar la séptima plaza en la segunda fila de asientos (2+3+2) o en la tercera, cambiando a una configuración 2+2+3. En el apartado de seguridad, incorpora novedades como el control de crucero adaptativo, la alerta de cambio de carril o los faros led adaptativos.

El nombre del SsangYong XLV proviene de la combinación “eXciting smart Lifestyle Vehicle”  y su público objetivo serían los conductores “que busquen un SUV original y práctico, dentro y fuera del asfalto, que combine la robustez y durabilidad propias de la marca con un diseño original y desenfadado”. Su diseño sigue la pauta Rhythmical Motion que inspira los nuevos modelos de la marca y cuyas líneas maestras pudimos ver en concepts anteriores como el Sanngyong LIV-1 2013.

Este prototipo es fruto del compromiso de inversión de 690 millones de euros realizado por SsangYong de la mano de su matriz Mahindra&Mahindra. El objetivo final es incorporar nuevos modelos a su gama que le permitan llegar a nuevos clientes y seguir creciendo en ventas, tras los buenos resultados globales alcanzados en el año 2013.

Fuente: Ssangyong