El lanzamiento del Subaru BRZ 2021 era uno de los más esperados por el público más purista, de eso no hay duda. Fue una auténtica revolución cuando llegó la primera generación en 2013, con esa configuración de coupé con motor atmosférico en posición delantera y propulsión, algo prácticamente único en la actualidad. Ya ha sido presentado su relevo generacional, aunque tenemos la mala noticia de que no llegará a Europa. Tendremos que esperar a su hermano mellizo, el Toyota GT86 ( que podría cambiar a GR86).

La marca japonesa ha decidido mantenerse fiel a su filosofía y presentar un coche con las mismas cualidades que el que probamos hace tiempo. Como se trata de una actualización completa también se han hecho cambios ejemplares que empiezan por su arquitectura. Utiliza la plataforma Subaru Global Platform, lo que les asegura una rigidez torsional un 50 % mayor y unas dimensiones que cambian ligeramente. Se queda en 4.265 mm de largo, 1.775 mm de ancho, 1.310 mm de alto y 2.575 mm de batalla.

A nivel de diseño hay bastantes cambios evidentes. En el frontal estrena una parrilla hexagonal más baja y colocada en una posición más baja. Son de nueva factura también las ópticas estilizadas y algunos añadidos aerodinámicos como es el casos de las tomas de aire o los spoilers laterales. El techo adopta una forma sugerente que recuerda a la doble burbuja, mientras que en la zaga aparece un alerón en el portón al estilo «cola de pato». También es nuevo el difusor trasero, que integra a la perfección una salida de escape doble.

En el interior del Subaru BRZ también se aprecia la renovación. Cuenta con el sistema multimedia Subaru Starlink con una pantalla táctil de 8 pulgadas y conectividad completa. También introduce por primera vez una instrumentación digital de 7 pulgadas que es personalizable por el conductor y muestra muchos datos interesantes. No pueden faltar los elementos que lo definen como deportivo, como esos asientos contorneados y atractivos. Sobra decir que este coupé mantiene la configuración 2+2 y que las plazas traseras serán muy justas.

Y llegamos al que consideramos es el cambio más importante en la segunda generación del Subaru BRZ. Aparece una nueva mecánica bóxer atmosférica de 2.4 litros de cilindrada (FA24) para sustituir al anterior bloque de 2.0 litros. Este cambio también se traduce en más potencia para el coupé, que se queda en 231 CV y 250 Nm de par. También se mantiene la opción de elegir entre caja de cambios manual de seis velocidades o una transmisión automática con las mismas marchas. De serie cuenta con un diferencial autoblocante mecánico en el eje trasero.

Todavía no se han desvelado sus prestaciones, pero se espera que sea ligeramente más rápido que el modelo anterior teniendo en cuenta el aumento de potencia y que el peso prácticamente se mantiene. El Subaru BRZ arroja sobre la báscula 1.277 kg en vacío, nada mal para sus características. Lo peor de todo es que todo apunta a que no se venderá en Europa, en otros mercados como Japón o Estados Unidos podría empezar a llegar en otoño de 2021.

Galería de fotos:

Ver galeria (47 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta