Tras cuatro años de permanencia en el mercado, Suzuki renueva el modelo SX4 con el fin de actualizar sus prestaciones. La estética ha quedado relegada a un segundo plano para dar prioridad al nuevo propulsor turbodiésel de 2.0 litros de cilindrada y 135 CV, llegando al máximo nivel de la gama.

 

El punto fuerte del SX4 es, sin lugar a dudas, su nuevo bloque 2.0LDDIS con unas llamativas prestaciones: consumo medio de 5.5 litros cada 100 kilómetros, 135 CV de potencia a 3.500 rpm y un par máximo de 320 Nm a 1.500 rpm. Esta fuerza de motor, partiendo desde las revoluciones más bajas ,queda patente durante la conducción. Por el contrario, los únicos puntos débiles de este motor son cierto retraso en la entrada del turbo unido a un rumor algo elevado.

La diferencia de altura respecto a los turismos es inapreciable durante la conducción ya que su comportamiento es inmejorable. En las curvas, el SX4 se desliza con suavidad gracias a su firme sistema de suspensión, mejorable tan sólo por la versión específica de la gama para asfalto “City”. Igualmente sucede con la caja de cambios que es manual de seis marchas, cuyos recorridos y desarrollos son correctos, pero es más precisa la de cinco velocidades que posee la versión “City”.

Respecto a su rendimiento en pistas, siempre que estas no sean excesivamente abruptas, el sistema de tracción total del SX4, accionado mediante un embrague multidisco permite realizar escapadas de aventura sin mermar su comportamiento sobre asfalto.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta