Gracias a su larga historia, el Suzuki Vitara es uno de los pioneros de los actuales SUV. Ideado y diseñado en 1987, este icónico modelo ha tenido innumerables versiones a lo largo de sus cuatro generaciones.

Han sido casi 30 años de vida en los que hemos visto desde variantes descapotables biplaza del Vitara, hasta una legendaria versión de competición con más de 1.000 CV de potencia. A continuación desglosamos las cinco versiones más curiosas del modelo japonés:

1. Compacto, todoterreno y descapotable

Los ingenieros y diseñadores de Suzuki fueron unos visionarios a finales de los años 80 del pasado siglo, creando un automóvil que sentó las bases del concepto SUV moderno. El Vitara se presentó oficialmente en el Salón del Automóvil de Tokio de 1988 y desde el primer momento sorprendió por su atrevida filosofía, que desafiaba los segmentos, categorías y convenciones de su época.

Suzuki no tuvo miedo en fusionar varias tipologías de coches en un solo automóvil, que reunía lo mejor de varios mundos. Por un lado, era un automóvil robusto y capaz fuera del asfalto, pero eso no era un lastre a la hora de circular en cuidad y carretera. En ese entorno, a su privilegiada posición de conducción elevada, sumaba un comportamiento sano, ágil y eficaz; un gran confort y calidad de marcha; y un tacto suave de conducción. El Vitara se conducía en carretera más como un turismo que como un áspero todoterreno.

El Vitara se convirtió en un best seller desde el principio y en sus dos primeros años de vida se comercializaron más de 100.000 unidades. En solo 3,57 metros de longitud, su propietario tenía un compacto, un todoterreno y un descapotable; un coche ágil, cómodo y versátil, con una imagen atractiva, moderna y cool. A todo ello sumaba un motor suave y de consumos contenidos (para aquella época), un comportamiento eficaz en todos los terrenos y un precio competitivo. ¿Cómo no iba a triunfar?

2. Suzuki Vitara X-90

Durante el 56º Salón Internacional de Frankfurt (1995), Suzuki vuelve a innovar con un concepto de automóvil no visto hasta la fecha. Y es que el Vitara X-90 es uno de los modelos más atrevidos y originales de la historia de Suzuki, un todocamino descapotable, prestacional y biplaza que hoy podríamos catalogar como SUV deportivo. Tan atrevido era su diseño, que llegó a los concesionarios con un eslogan que era toda una declaración de intenciones: “¿Qué estás mirando?”.

El Vitara X-90 era, en realidad, un todocamino targa, con un techo de cristal que se anclaba a un arco fijo y que se desmontaba en dos piezas que podían guardarse en el maletero. Este automóvil estaba pensado para disfrutar de la conducción a cielo abierto. Con asientos deportivos, suspensiones firmes, un peso de solo 1.100 kilos y un alegre motor 1.6 de 95 CV; ofrecía sensaciones puras y dinamismo al volante.

Disponible con tracción trasera o total, así como cambio manual de cinco velocidades o automático de cuatro, el Vitara X-90 se comercializó hasta 1997. En total se comercializaron 7.000 unidades, la mayoría de ellas fueron destinadas al mercado de Estados Unidos, donde hoy en día es toda una pieza de coleccionista.

3. Suzuki Grand Vitara Pikes Peak Special

El Suzuki Vitara también ha hecho historia en competición, convirtiéndose en una leyenda en una de las pruebas automovilísticas más míticas del planeta: la subida a Pikes Peak. En este recorrido, de 19,9 kilómetros, 156 curvas y un desnivel de 1.435 metros, Nobuhiro “Monster” Tajima hizo historia al volante del Suzuki más potente de todos los tiempos.

La primera victoria del Vitara (denominado Escudo en otros mercados) llegó en 1995. Yutaka Awazuhara venció con este modelo en 2001; y “Monster” Tajima impuso su ley en las ediciones de 2006, 2007 y 2008 con un Vitara XL7 (también ganó las tres siguientes, pero con un Suzuki SX4, con el que en 2011 bajó de los 10 minutos en esta subida por primera vez en la historia).

El Vitara Pikes Peak original de 1995 era una “bestia” mecánica diseñada para reinar en la “subida a las nubes” y el brutal aspecto de su carrocería de kevlar y carbono venía determinado por una aerodinámica que le pegaba al suelo en las curvas de esta subida.

Este Vitara montaba dos motores Suzuki G16A de 1.6 litros – uno en cada eje- que gracias a un poderoso turbo entregaban 450 CV, sumando 900 CV de potencia total. Como el peso del conjunto era de 900 kilos, este Vitara ofrecía una escalofriante relación peso/potencia de un kilo por CV.

A lo largo de los años esta base fue evolucionando y con la llegada del XL7 pasó a montar un único motor delantero V6 que superaba los 1.000 CV de potencia y los 1.000 Nm. Para los más jóvenes, el Vitara/Escudo Pikes Peak es un de culto en videojuegos como el Gran Turismo, donde no se podía comprar con dinero y solo se ganaba el derecho a pilotarlo cuando habías vencido en muchas competiciones.

4. Suzuki Grand Vitara XL-7

La segunda generación del Vitara, denominada Grand Vitara, trajo muchas novedades. La versión XL-7 llegó a España en 2001, aunque ya se comercializaba en Estados Unidos desde 1998. Basado en el Vitara de 5 puertas, el XL-7 ganaba 320 mm de distancia entre ejes y era 485 mm más largo. Más tarde llegó el Suzuki XL-7 como un modelo independiente de la gama Vitara.

El XL-7 tuvo un enorme éxito comercial en Estados Unidos, donde durante muchos años fue el SUV de siete plazas más asequible del mercado. Este modelo ganó el prestigioso galardón Best Buy de Consumers Digest durante dos años consecutivos, en 2003 y 2004. Esta publicación recomendaba el Suzuki Vitara XL-7 por su relación calidad-precio, bajo coste de mantenimiento, amplia garantía, seguridad, fiabilidad, diseño, ergonomía, confort, equipamiento, capacidad interior, prestaciones y comportamiento.

5. Suzuki Vitara de raids

El Suzuki Vitara también ha competido en el mundo de los raids, demostrando ser una base sólida y fiable para afrontar los terrenos más duros. A lo largo de su historia, el Vitara ha recibido preparaciones de todos los niveles, desde las más sencillas T1 y T2, hasta la T3, que lo convertía prácticamente en un prototipo.

El Vitara ha competido en rallyes todo terreno desde principios de los años 90, hasta la actualidad, donde participan en el campeonato de Italia de la especialidad dentro de una Challenge Suzuki.

Los Vitara T1 y T2 compitieron en el Dakar con buenos resultados en sus categorías, demostrando robustez y fiabilidad. Esos modelos, y el espectacular T3 Proto, también han participado en competiciones nacionales, logrando la victoria absoluta en alguna edición del Montes de Cuenca o la Transpaña.

Fuente: Suzuki
Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta