“Si algo es gratis el producto eres tú”. Probablemente no sea la primera vez que escuchas esta afirmación, y es que nos la llevan repitiendo los profesionales del marketing desde que en estos últimos años, irrumpieran con fuerza nuevas compañías como Facebook o YouTube.

La fuente de ingresos de estos negocios suele ser la publicidad, por lo que pueden ofertar un servicio interesante y útil de manera gratuita para el usuario.

Bajo esta premisa podría partir el emprendedor Oliver Cameron y su compañía de taxis autónomos afincada en California, Voyage. El pasado abril, Oliver presentó en redes sociales las especificaciones de su nueva start-up, cuando llegado al punto del coste, prometió que sería muy, muy, muy barato. Tan barato, que su propósito es que fuese gratis.

A la pregunta que una usuaria realizó al propio Oliver sobre si la plataforma iría a sostenerse a base de publicidad, de momento, el empresario no pudo confirmar ni desmentir esta suposición. Sin embargo, siguiendo la estela de otras empresas afincadas en Silicon Valley todo indica a que este supuesto podría ser cierto.

A partir de aquí surgen una serie de preguntas más técnicas sobre la rentabilidad de la empresa a corto plazo teniendo en cuenta la envergadura y la misión del proyecto.

Oliver, que cuenta con la experiencia de haber sido vicepresidente de la plataforma de enseñanza online Udacity, decidió embarcarse en este proyecto junto con tres empleados a principios de este año.

De momento, la recién nacida Voyage promete añadir disrupción al mercado del taxi autónomo compitiendo por una parte con gigantes del sector como Uber o Lyft, a los que se suman colosos todavía en “fase beta” como Google, Tesla o Ford, entre otros.

La constante evolución del vehículo autónomo y de los nuevos servicios de movilidad en las ciudades promete innovaciones que no dejarán indiferente a nadie.

Vía: Motorpasión
Foto: Voyage

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta