Los camiones son una herramienta indispensable a la hora de agilizar la recolecta de cosechas.
Sin embargo, se calcula que de media un camión es responsable de la pérdida del 4% de la cosecha.

Un 4% no es nada, hasta que le pones una cifra delante. Y es que hablamos de cosechas de centenares de hectáreas, y su correspondiente cifra en pérdidas monetarias. Con esto en mente, el equipo de ingenieros de Volvo pensó que ya era hora de trabajar en una solución. El campo de pruebas, ha sido una cosecha de caña de azúcar en Maringá, Brasil.

La división de Volvo Trucks puso a disposición de los agricultores una serie de camiones con dirección automática con el fin de medir sus efectos.

No se tuvo que esperar mucho para recoger los primeros efectos positivos sobre las cosechas. El objetivo principal era evitar la pérdida de cosechas, pero lo que no se esperaba era que estas se podía incrementar hasta diez toneladas por hectárea cada año.

Gracias a que es posible evitar que las plantas jóvenes sean arrolladas al paso de los vehículos, es posible gestionar de una forma mucho más productiva los cultivos. De la misma manera, el sistema GPS de los camiones es capaz de trazar el mejor recorrido para la carga y descarga de la materia cosechada con el fin de incluir otros camiones al mismo tiempo sin la preocupación de realizar maniobras que afecten a las cosechas.

Mejorando la productividad, mejoran los ingresos económicos y por tanto los conductores pueden disfrutar de mayores salarios. A esto se une el hecho de que los camiones ofrecen una mayor seguridad y confort… aspecto crucial para la fidelización de los empleados.

El camión con dirección automática ha demostrado ser un éxito en la gestión de las cosechas de caña de azúcar en esta localidad brasileña. Según afirman los propios directivos de Volvo Trucks, no habrá que esperar demasiado para que disfrutemos de esta tecnología en el mercado.

Fuente: Volvo Trucks

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta