Tesla parece estar en una montaña rusa. Les está resultando bastante difícil conseguir esa preciada estabilidad que buscan, asentarse como fabricante de mayor volumen. Uno de los puntos álgidos llegaba a principios de mes, cuando anunciaban haber logrado el objetivo de 5.000 unidades semanales del Tesla Model 3. Sin embargo, ahora llega otra caída, en este caso de sus acciones. La compañía cayó casi un 6 % en bolsa después de que saliera a la luz una noticia un tanto

Supuestamente Tesla ha pedido a algunos proveedores que devuelvan una parte de sus pagos, una nueva medida en busca de beneficios. La marca se puso en contacto la semana pasada con algunas de las empresas que le abastecen para solicitar que reembolsaran algunos de los pagos que habían estado recibiendo por su parte desde el año 2016. Se trató de una petición que no tuvo muy buena acogida por parte de los proveedores y tampoco por la parte de los inversores cuando se enteraron.

Automotive News ha tenido acceso a uno de los proveedores (que no quiso identificarse) que había rechazado la solicitud de Tesla. Se escudaba en que ellos habían estado listos para la producción de 5.000 coches semanales durante muchos meses y que ya habían perdido dinero. Otra de las medidas que está intentando llevar a cabo Tesla con sus proveedores es volver a negociar los acuerdos (algunos datan de 2016), buscando una reducción de costes.

Algunos expertos afirman que esta medida de pedir el apoyo de los proveedores ya se había utilizado previamente en otros sectores con buenos resultados. Hay que tener en cuenta que algunos de esos suministros que utiliza Tesla son tan específicos que los proveedores también dependen directamente de ellos como cliente. Tendremos que esperar para ver como termina este culebrón y para comprobar si se logra mantener ese volumen de fabricación, algo que todavía muchos dudan.

Fuente: Automotive News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta