En el pasado Salón de París ya pudimos ver por primera vez al Toyota Yaris GR-Sport. Se trataba de una versión con aspecto deportivo, muy inspirada en el exclusivo Yaris GRMN del que apenas se hicieron 400 unidades. Pero en este caso el parecido se limitaba al apartado estético, pues no compartía esa excelsa mecánica de 212 CV que probamos en circuito. GR-Sport quiere ser la línea que aporte ese aspecto más llamativo pero conservando las mecánicas más normales y asequibles.

De esta forma, se tiene en cuenta la filosofía de Toyota Gazoo Racing y su experiencia y buenos resultados en competición para atraer a esos aficionados más acérrimos. Serán ellos quienes valoren por encima del resto la carrocería bitono con los colores blanco o rojo de base y negro para techo y detalles, que son los mismos que luce la marca japonesa en competición. A ello hay que sumar un buen número de detalles específicos.

Hablamos de las llantas de 17 pulgadas en color negro, mismo tono que las molduras de las puertas, la parrilla de nido de abeja, carcasas de los retrovisores o spoiler trasero. Por cierto, esas llantas mencionadas van calzadas por unos neumáticos Bridgestone Potenza RE50 igualitos que los del Yaris GRMN, lo que mejorará su comportamiento. También llaman la atención otros pormenores como los faros con detalles negros o los cristales traseros oscurecidos.

Si pasamos al interior encontramos también algunos elementos deportivos bastante efectivos. El primero es el volante, exactamente el mismo que en Yaris GRMN y en Toyota GT86. Lo segundo son los asientos deportivos con tapicería en Ultrasuede negro y costuras en blanco, que recibe el anagrama GR. Ese logo también está presente en las alfombrillas o en la instrumentación cada vez que es arrancado.  Para completar hay molduras en cromado brillante que hacen contraste.

Como ya decíamos al principio, el Toyota Yaris GR-Sport tiene ese aspecto deportivo pero solo puede ir ligado al sistema de propulsión híbrido ya habitual en el utilitario. Combina un motor de gasolina de 1.5 litros con otro eléctrico para llegar a los 100 CV y va ligado al cambio CVT. Eso le permite recibir la etiqueta Eco de la DGT, con todas sus ventajas, y mantener unos consumos realmente ajustados.

Pero al llevar el apellido ‘Sport’, la marca quería un comportamiento algo más dinámico. Además de los neumáticos de corte deportivo, cuenta con una barra estabilizadora maciza (hueca en el resto) que aporta una mayor rigidez. A eso hay que sumar que se ha reducido su altura en 9 mm y que la separación entre ruedas y carrocería es 15 mm menor. Para los que les haya resultado interesante esta propuesta, el Toyota Yaris GR-Sport ya está disponible desde 18.600 euros o 186 euros al mes en la modalidad Pay Per Drive.

Galería de fotos:

Ver galeria (36 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta