Adiós a un vehículo emblemático. El 15 de septiembre salía de la línea de producción de la fabrica St Thomas de Ontario, en Canadá, el ultimo Ford Crown Victoria, el gran emblema del vehículo americano que ya no volverá a fabricarse. Su destinatario es un millonario saudí, que eligió llantas de aleación y asientos de color claro.

Se trataba de una muerte anunciada, y es que desde hace un par de años la fabricación de coches emblemáticos como el Lincoln Town Car, el Mercury Gran Marquis o el propio Ford Crown Victoria estaba limitada a la distribución de flotas.

El anuncio del fin de la producción aumentó significativamente las ventas del vehículo, sobre todo por parte de los sectores profesionales, como la policía, que se esfuerza en la compra de unidades para garantizar el stock. Las cifra de pedidos se han visto incrementadas en un 61,6% con respecto al mismo periodo del año pasado, aunque todavía muy lejos de la gloriosa década de los 90 cuando la producción se contaba en 300.000 unidades al año.

Después de 32 años fabricándose, Ford justifica el abandono asegurando que se trata de un vehículo que no está adaptado a los estándares del siglo XXI. Además, tiene un coste producción desproporcionado con sus ventas. La firma norteamericana no oculta que en la decisión ha tenido mucho que ver la política de reducción de emisiones contaminantes del Gobierno Obama, a pesar de que el Crown Victoria tiene espacio suficiente para cargar cualquier tipo de motor, incluso los sistemas híbridos menos contaminantes.

El vehículo estaba alimentado por un motor 4.6 V8 con 220 CV y consumía 15 litros a los 100 kilómetros. Contaba con un maletero de 700 litros y una capacidad para trasladar hasta 6 personas.

En su versión policial, el Crown Victoria Police Interceptor, tiene un tren de rodaje reforzado y una capacidad para soportar un impacto trasero superior a los 120 km/h sin poner el riesgo la vida de los ocupantes. Hace tiempo que otra versión profesional más famosa, los taxis de Nueva York, ya localizó su sustituto, que será un coche japonés.

Vía: Jalopnik

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta