Logo de Noticias Coches
Robotized Unit for Tactility and Haptics (UK)
Redacción

Un robot que conduce para mejorar el desarrollo

¿Cómo se puede adaptar el coche a las necesidades de un conductor? La marca Ford tiene dos métodos para llevar a cabo este análisis. Y no se trata de una simbiosis entre humanos y coches o un tipo de ‘cyborg’. Se trata de RUTH (Robotized Unit for Tactility and Haptics). Es un pequeño robot que toma los mandos del asiento del conductor y se sitúa como él.

El arma secreta de Ford tiene nombre de mujer. Ruth, interactúa con el volante, la palanca de cambio, los botones del climatizador o los ajustes del asiento. Es decir como lo haría el propio conductor del vehículo.

RUTH mide la resistencia de los botones, el tacto que tienen, la distancia entre los instrumentos,  etc. Cada uno de los movimientos y datos que genera RUTH son registrados y comparados con los datos que ofrecen los clientes. Con ello, se definen los mejores ajustes. Seguro que este robot tiene mucho más tacto que el probador más sensible.

Aunque las mediciones que realiza el robot e son muy útiles hace falta que siga existiendo el factor humano. Desde ahí entra la captura del movimiento humano que se utiliza en los test de Ford. Éste sistema se denomina Human Occupant Package Simulator (HOPS). Se trata de la misma tecnología que se ha utilizado para el desarrollo del movimiento de los personajes del film Avatar.

Estos sensores que se disponen a lo largo del cuerpo,  ofrecen una visión del comportamiento humano tras el volante. De este modo, se ayuda a los ingenieros de Ford a encontrar las formas más ergonómicas, como por ejemplo: cómo situar mejor los botones de la radio, cuál es el tamaño óptimo del pedal del embrague, etc.

Con todas estas innovaciones tecnológicas los coches del futuro podrían ser mucho más cómodos para los clientes en todos los aspectos. Debemos tener en cuenta que la comodidad que se busca en este tipo de investigaciones es sinónimo de menos fatiga o mayor seguridad para el conductor.

  • coches autónomos
  • Ford
  • innovación
  • robot