Christopher y Malissa Tack son unos apasionados de las microcasas (hay gente para todo) que han diseñado y construido a mano una magnífica ecocasa sobre ruedas de 13 metros cuadrados. La llaman Casa Tiny Tack, es de madera y la han montado sobre un remolque de 6×2,5 metros, lo que significa que la pareja puede moverse a su antojo.

Tack cuenta en Apartment Therapy que fue su esposa quien lo convenció para construir el perfecto microhogar. Y eso sin prescindir de un versátil salón, un dormitorio, cocina, baño y once ventanas que inundan la casa con luz natural.

“En enero de 2011, al regresar a casa del trabajo, Malissa me preguntó cuánto sabía de pequeñas casas móviles. No tenía ni idea, así que comenzó a mostrarme ejemplos de pequeñas casas que se habían construido”, cuenta Christopher. Como haría cualquier artista 3D , Malissa comenzó a construir espacios reducidos utilizando su aplicación preferida 3D (Lightwave 3D). Tras varias revisiones de su idea, Malissa preguntó si podían construir una. “Me pilló con la guardia baja y le dije que sí si ella quería”.

La casa fue construida casi en su totalidad por Malissa y Christopher, con la ayuda de algunos amigos y familiares. El padre de Christopher, por ejemplo, les aconsejó sobre la instalación eléctrica y echó una mano para hacer el techo.

“Ni Malissa ni yo teníamos experiencia en la construcción, así que se basa en gran medida en recursos que encontramos en Internet”, admite Christopher. Pero, además, construyeron su ecocasa sobre ruedas con un enfoque sostenible. Han utilizado lana natural como aislante y las once ventanas proporcionan abundante luz natural durante el día (las pocas luces que hay son LED). Si es necesario, un calentador eléctrico lleno de aceite se calienta la pequeña casaecológica.

Tienen un tanque de almacenamiento de agua de apenas 144 litros. “Nos hemos acostumbrado a darnos duchas muy cortas, cerrando el agua si no hace falta”, cuenta Christopher. Esos 144 litros de agua les duran  litros de agua aproximadamente cada 4 días … no está mal si tenemos en cuenta que un americano medio utiliza entre 300 y 380 litros diarios.

Además, el Tack Casa Tiny cuenta con cuatro paneles solares externos (fue la mayor inversión), que mantiene las facturas de energía de verano a raya. Así, consumen de media un dólar diario de electricidad de octubre a abril. El resto del año, consumen 35 dólares.

¿Cuánto les costó? Unos 20.000 dólares y 800 horas de trabajo construyendo la casa, que se ha convertido en uno de los espacios favoritos de la pareja y su viviendas permanente, ya que adoran la la luz natural que proporciona. “Todos los que han visitado hablan de lo relajado que se sienten dentro”. A largo plazo no se imaginan viviendo en una casa tan pequeña, pero sí otros cuatro o cinco años.

No te pierdas la galería de fotos, con muchas fotos del interior y algunas del proceso constructivo.

Fuente: Tiny Tack House
Vía Apartment Therapy
Galería de fotos:

Ver galeria (26 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta