Logo de Noticias Coches
mexico proyecto (1280×792)
Pilar Bebea

Catorce vías urbanas que pasaron a ser zonas verdes

Cada vez es mayor la concienciación sobre la calidad de vida y el transporte en las urbes. Poco a poco la arquitectura se va adaptando para ofrecer mayores ventajas a la salud de los vecinos sin perder las vías urbanas necesarias para desplazarse. Estos quince casos son ejemplos claros de que se puede construir pensando en verde y a la vez mantener los caminos para circular al trabajo sin tardar una eternidad.

Autopistas enterradas o derribadas

Madrid, España

La primera parada tiene nombre español y es la ya desaparecida M-30 en la zona del río Manzanares. Lo que antes era una cúmulo de humo y atascos matutinos ahora es una frondosa zona verde que ha favorecido la calidad de vida de los vecinos. Las obras de soterramiento de la autopista se llevaron a cabo desde el año 2006 al 2011, cinco años de obras que merecieron la pena sufrir.

El histórico río ha revivido y ahora cuenta con 17 zonas de juego, parques de skate, carril bici y running e incluso una parte de fuentes que muchos ya utilizan como playa urbana. A lo largo del parque reconocido con el nombre de Madrid Río se pueden observar puentes con diversos y variopintos diseños arquitectónicos que adornan y permiten pasar de una orilla a la otra del río.

Seúl, Corea del Sur

Un caso muy sonado en lo que ha carreteras sustituidas por parques en búsqueda del bienestar de los ciudadanos es esta autopista de Seúl que fue transformada completamente en una zona fluvial que había existido anteriormente, en pleno centro de la ciudad. El paso elevado fue propuesto para derribo por el alcalde de la ciudad, que pretendía convertir el área en zona verde y que requirió levantar todo el asfalto y renacer la tierra ya yerma.

Viendo la foto final resulta difícil imaginar la cantidad de vehículos que circulaban durante los años 70 por esa zona, ahora repleta de viandantes locales y turistas que se acercan a visitar este lugar ya convertido en una localización emblemática de la ciudad. Lo que antes era un nido de ruidos y humos es casa de pájaros que transitan entre algunas de las columnas dejadas en memoria de la desaparecida carretera.

Portland, Estados Unidos

Durante los años 50, la ruta 99 de seis carriles circulaba a la lardo del río Willamette como una de las mayores vía públicas casi imprescindibles para atravesar la ciudad. Con el paso del tiempo, más autopistas fueron construidas permitiendo trayectos más rápidos, lo que hizo que esta primera pasara a estar en desuso y se procediera a su completa desaparición en el año 1974.

El cambio sirvió para mejor y ahora circula por el acero paseantes que disfrutan de las vistas del río y el parque situado en lo que antes era la autopista. Gracias a la acertada decisión de cerrar la ruta 99, Portland ha pasado a la historia como una de las mejores ciudades con mejor acceso a su río.

Milwaukee, Estados Unidos

La historia de la autopista del centro de Milwaukee comienza en los 60. Estaba previsto rodear el centro por ella pero el partido de la oposición consiguió interrumpir el proyecto y, unas décadas más tardes, se dieron cuenta de lo acertada que fue su causa. La ciudad comenzó a desarrollar el proyecto de Riverwalk donde se dieron cuenta de los beneficios para la ciudad que tiene el concepto de zonas verdes abiertas. Como consecuencia de esta decisión, la autopista elevada de la zona del parque del Este fue derruida en el año 2002.

Lo que antes era un terreno cerrado y con dificultad para transitar ahora es una zona abierta y verde que permite a los ciudadanos de Milwaukee disfrutar de un tranquilo paseo a lo largo del río. Desafortunadamente, no todo son ventajas y los precios de los pisos en venta por la zona se han incrementado considerablemente desde que este área se construyó convirtiéndose en zona deseada para complejos de oficina.

Seatle, Estados Unidos

En Seatle se propuso la idea de transformar esta vía urbana en zona verde tras una mala esperiencia con un movimiento de tierra. El terremoto en el año 2001 abrió la opción a nuevos proyectos al destrozar buena parte del viaducto que travesaba la ciudad más grande del estado de Washington.

Después de eso, los ingenieros decidieron soterrar parte de la autopista para ganar espacio en la superficie y colocar unos cuantos árboles, concienciados con la necesidad de oxígeno del ser humano. El proyecto estaba previsto para el año 2015, sin embargo aún continúan las obras de las que van subiendo fotos.

San Francisco, Estados Unidos

En San Francisco derruyeron una gran autopista elevada que ocupaba parte de la zona cercana a la bahía. Ahora, ha pasado a ser una de las zonas para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad. Aprovechando el daño causado por el terremoto en 1989, decidieron terminar el derrumbe que la naturaleza había comenzado y dejar una calzada para disfrute de los habitantes de San Francisco que circulan por el paseo como si siempre hubiera existido.

Aprovechando pasos elevados

Dallas, Estados Unidos

Una de las opciones para mejorar la habitabilidad de las ciudades con el mínimo coste posible es la reutilización de pasos elevados para crear zonas verdes. En Dallas, han seguido este ejemplo y utilizaron el paso elevado situado en el popular barrio de Deep Ellum para construir un parque, el Klyde Warren Park que hoy disfrutan todos sus convecinos.

Boston, Estados Unidos

Boston continúa el ejemplo de Dallas y cubrió hace poco sus pasos elevaddos convirtiendolos en parque y zonas de paseo para los viandantes. El proyecto Big Dig recolocó varios pasos elevados bajo tierra y como resultado se han creado cinco nuevos parques que lucen tan frondosos como el de la imagen inferior.

Sobre vías de tren

Nueva York, Estados Unidos

La reforma de los pasos elevados no se limita únicamente a las autopistas, en Nueva York decidieron destinar la antigua vía elevada del tren para el uso de los vecinos. De esta forma construyeron un parque en donde antes, hasta 1980, transitaban trenes de larga distancia de la compañía del Este. El resultado es un parque elevado de más de 2 kilómetros de longitud, una construcción que ha sido posible gracias al apoyo de una asociación vecinal que ha destinado el dinero recaudado a reconstruir la zona.

Desde su inauguración en el año 2009, el parque se ha convertido en una de las zonas culturales más visitadas de la urbe neoyorquina hasta tal punto que cuenta con una media de 4 millones de visitantes al año. La buena acogida ha sido tal que grandes ciudades como Londres, Chicago, Filadelfia y Rotterdam se plantean copiarlo.

Sin freno y a máxima velocidad

Los proyectos para transformar el asfalto en césped no dejan de sucederse y hoy en día existen varios proyectos en marcha que buscan esa armoniosa fusión de entornos verdes y las necesarias vías urbanas.

Chicago, Estados Unidos

Chicago sigue el ejemplo de Dallas y Boston y apuesta por cubrir los pasos elevados y sustituirlos por zonas verdes. La propuesta en marcha se llama el circuito New West que cubrirá tres bloques de la autopista Kennedy que podemos observar en la imagen anterior. Un parque y nuevos edificios destinados mayoritariamente a oficinas tecnológicas ocupará su lugar.

Los Ángeles, Estados Unidos

El proyecto Big Dig comenzó en el año 2008 y continúa creciendo. En 2014, varios activistas vecinales propusieron la creación del parque 101 que se colocaría sobre la autopista del mismo nombre en el centro de los Ángeles.

San Louis, Estados Unidos

Este proyecto comenzó en el 2014 pero aún sigue en marcha. El arco sobre el río de San Louis rodeado de árboles, a petición de los vecinos, ha supuesto un gasto de más 330 millones de euros. No es una renovación de mucha envergadura pero aporta una nueva visión al entorno de este emblemático monumento.

Decisiones para bien y para mal

Ciudad de México, México

En el caso de esta ciudad no queda otra que apenarse por la decisión de no continuar con un proyecto que habría traído mucha salud a los vecinos. Lamentablemente, la mala planificación del proyecto ligada a las quejas de los vecinos por no tener su opinión en cuenta, han desembocado en la cancelación del proyecto del corredor de Chapultepec que, entre otras cosas, habría reducido los ruidos y el humo proveniente de una de las principales avenidas a reformar. Otra vez será.

Valencia, España

Para acabar con una buena sensación en el cuerpo a sabiendas de que la salud y calidad de vida de los vecinos se pone por encima de los intereses políticos, tenemos el caso de la zona del antiguo cauce del río Turia. El ayuntamiento tenía previsto colocar una autopista en la zona del río  tras la gran riada del año 1957 con el motivo de evitar nuevas riadas.

Afortunadamente, la lucha del movimiento vecinal bajo el lema de «el río es nuestro y lo queremos verde» más la colaboración del gobierno de aquel momento supuso la elección de la segunda opción con el agradecimiento de los vecinos. Todos ellos hoy pueden disfrutar de un paseo por el pulmón de Valencia que cuenta incluso con un pequeño arroyo en pleno centro de la ciudad.

Fuentes: Gizmodo, Alissa WalkerHuffington Post, Inter Press Service
Galería de fotos:

  • carreteras
  • Ecología
  • innovación
  • trenes