El proyecto de desarrollo de este nuevo vehículo eléctrico, realizado por BMW en colaboración con un equipo de ingenieros de la Universidad Técnica de Múnich (TUM) se llama Visio.M, y ha costado 10,8 millones de euros. Acaba de materializarse en el primer prototipo, denominado Mute.

BMW parte de una premisa clara: los actuales coches eléctricos solo son adaptaciones de modelos convencionales y  acaban siendo demasiado pesados. Para moverlos se necesitan enormes (y caras) baterías que, a la postre, ofrecen una autonomía insuficiente.

Por este motivo el peso ha sido precisamente uno de los aspectos en los que se han centrado los investigadores. El Visio.M Mute supera ligeramente los 400 kg y su mecánica entrega una potencia aproximada de 20 CV.  Con estas cifras, BMW espera rebajar considerablemente el precio del eventual vehículo eléctrico.

Por otro lado, quienes han desarrollado este proyecto aseguran que, además de ser demasiado caros y pesados, los actuales coches eléctricos no cumplen con los estándares mínimos de seguridad. Y éste ha sido otro de los aspectos claves del programa Visio.M: si el Mute no es algo más que un incipiente prototipo es justamente por el afán de sus creadores de mejorar, no solo el peso la baterías, sino también su nivel de seguridad. El coche eléctrico debe acercarse a los niveles de seguridad de los coches de combustión.

Con este vehículo, BMW da un paso más en su apuesta firme por la movilidad eléctrica, cuyo primer germen fueron los BMW i3 y BMW i8. Ahora, parece que el camino lo marca el público masivo, con la oferta de ese Mute, seguro y asequible.

Fuente: BMW
Galería de fotos del BMW Mute

Ver galeria (7 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta