Cuando uno piensa en 1968 la primera imagen que le viene a la cabeza es la de estudiantes agitados manifestándose por las calles parisinas. Sin embargo, los derroteros en la sede de Volvo en su cuartel general sueco de Gotemburgo poco tenían que ver con esto. Se fraguaba el lanzamiento del Volvo 164, el modelo más grande y exclusivo de la firma.

No era la primera vez que los suecos barajaban esta opción. A finales de la década de 1950 comenzaron a analizar la posibilidad de un Volvo grande y lujoso, con un motor V8. Sin embargo, a principios de 1960 los estudios de mercado en Estados Unidos indicaban que las preferencias se encaminaban hacia modelos más compactos.

La serie 140, presentada en 1966, un sedán que introdujo grandes innovaciones en seguridad, como la estructura antivuelco integrada en la estructura del techo, reposacabezas delanteros o la columna de dirección colapsable en caso de choque, volvió a avivar la idea. Y es que, a esa carrocería podrían colocarle un motor de seis cilindros en línea, en aras de crear esa berñina de prestigio que tenían en mente.

El diseñador jefe Jan Wilsgaard tuvo  que largar el chasis del 140 10 cm desde el eje delantero para dar cabida al motor B30, un bloque de tres litros con 147 CV, con un par de carburadores gemelos Zenith-Stromberg. Se asociaba a una caja de cambios ZF alemana, ubicada en el túnel de transmisión para que fuese más corta.

En su carrocería destacaba la parrilla, tomada directamente del proyecto 358 de la década de 1950. El logotipo de la marca de hierro se ubicaba posición prominente, colocada en la diagonal de la misma manera que en el primer Volvo en 1927… y en los Volvo nuevos de hoy en día.

En el interior había elementos que hoy son habituales, pero entonces no tanto. Ejemplo son las alfombrillas de tela o la banqueta trasera, diseñadoapara dos personas, con un reposabrazos plegable entre ellas. A partir del primer año de producción el Volvo 164 contaría con tapicería de cuero de serie, lámparas auxiliares integradas halógeno o los reposacabezas de los asientos delanteros.

En los Estados Unidos podía comprarse con elevalunas eléctricos, techo practicable eléctrico, aire acondicionado y lunas polarizadas. Podía enfrentarse sin desviar la mirada a los Buick, Oldsmobile o Mercedes, tal y como indicaban en la revista Car and Driver. Su publicidad lo vendía como El coche de lujo que muestra que tienes más que dinero, toda una declaración de intenciones. Buscaba clientes con dinero, de profesiones liberales, que pudiesen permitirse algo diferente “.

Estuvo en venta hasta 1975, cuando su sustituto ya estaba en venta en Europa (el Volvo 264, de la Serie 240). Toda la producción del último año se exportó a Estados Unidos y contaban con características nuevas, como la inyección electrónica de combustible (incorporada desde 1972).

Cinco curiosidades del Volvo 164

  • Un Volvo 164 se convirtió en una ambulancia. La división de vehículos especiales de Volvo tenía un prototipo construido, más alto y con la distancia entre ejes extendida. Fue precursor de las ambulancias que luego se crearían sobre la base del Volvo 265.
  • La producción de Volvo 164 se trasladó a Kalmar en 1974. Los métodos utilizados en la nueva planta de Volvo eran muy modernos para la época, con los coches movidos por paltaformas con baterías. Se ensamblaba por equipos y en ellos los trabajdores se turnaban en las tareas de supervisión, posoibilitnado las rotaciones en las diversas tareas de producción.
  • El Volvo 262C, construido en Italia por Bertone entre 1977 y 1982, se basaba en un 264, pero el prototipo inicial, obra del carrocero Coggiola, se realizó sobre el 164.
  • El motor B30 de seis cilindros del Volvo 164 también se utilizó en varios todoterrenos militares de Volvo. Incluso existió una versión marina, con tres carburadores, producida por Volvo Penta.
  • El carrocero italiano Zagato presentó en el Salón de Ginebra de 1970 el interesante Volvo GTZ 3000. Empleó el chasis del 164 y el motor B30. Y ojo, que parece ser que ese prototpipo, que se vendió tras el salón a un particular, que lo usaba en Italia a diario hasta que tuvo un accidente, existe todavía y está siendo restaurado.

Fuente: Volvo
Galería de fotos:

Ver galeria (14 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta