Volvo ha recortado por primera vez el mágico límite de los 100 gramos de dióxido de carbono y sitúa a su Volvo C30 con unas emisiones de 99 gramos de CO2/km.

El nuevo Volvo C30 DRIVe ha conseguido el equilibrio entre consumo y potencia ya que presenta  un consumo de  3,8 litros de combustible diésel por cada 100 km y una potencia de 109 CV, más que adecuada para su uso tanto urbano como en carretera.

El Volvo C30 DRIVe con función Start/Stop puede recorrer hasta 1.380 kilómetros con un solo depósito, 52 litros, de combustible diésel y esto dentro de la marca es todo un hito.

En cuanto a la estética se refiere, el nuevo Volvo C30 ofrece sobre todo algunos cambios en su frontal, con un morro algo más afilado y con más personalidad que su antecesor, que mantiene intactas sus dimensiones interiores.

El nuevo modelo de la marca sueca, se sitúa dentro de los vehículos más ecológicos de su gama y  estará a la venta a finales de este año. Por otra parte, Volvo apuesta para el futuro por la electrificación de sus vehículos en un futuro próximo. Ya anunció que en 2012 lanzará al mercado su vehículo eléctrico enchufable basado en la plataforma del V 70. Al mismo tiempo lleva meses trabajando en el C30 BEV, o lo que es lo mismo un C30 totalmente eléctrico equipado con batería de alta capacidad.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta