La electrificación está cambiando el panorama. Volvo Cars ha anunciado que a partir de 2019 todos los vehículos que lance al mercado tendrán un motor eléctrico. El fabricante sueco ha decidido no volver a producir vehículos dotados exclusivamente de un motor de combustión interna y dotar a todos sus nuevos modelos de motores eléctricos puros, híbridos gasolina y diésel (enchufables o no) y opciones semihíbridas de 48 voltios en todas las gamas.

Con su decisión, Volvo da el paso de terminar con los vehículos dotados de con un único y exclusivo motor de combustión interna en su gama de producción y se decanta definitivamente por la electrificación de la misma como opción de futuro para la empresa.

“Nuestros clientes piden cada vez más vehículos eléctricos y queremos responder a sus necesidades actuales y futuras. Ahora es posible elegir el Volvo eléctrico que se desee”, afirma Håkan Samuelsson, presidente y director ejecutivo.

Entre 2019 y 2021 Volvo lanzará al mercado cinco vehículos totalmente eléctricos, tres de los cuales serán de la marca Volvo y dos de Polestar, la nueva marca rama de vehículos de alto rendimiento de Volvo Cars. Junto con estos cinco vehículos Volvo complementara sus gamas con una completa oferta en todas ellas de híbridos enchufables tanto gasolina como diésel y con opciones semihíbridas de 48 voltios en todos los modelos. Un objetivo a alcanzar que, hoy por hoy, es una de las ofertas de electrificación más amplia que puede aspirar a ofrecer un fabricante de automóviles.

“Este anuncio marca el final de los automóviles alimentados exclusivamente por un motor de combustión interna”, afirmó Samuelsson. “Volvo Cars tiene previsto vender un millón de vehículos eléctricos antes de 2025. Lo dijimos y así lo haremos”. Esto significa que en el futuro no habrá ningún Volvo sin motor eléctrico, ya que todas las unidades con un MCI puro se irán sustituyendo gradualmente por vehículos MCI con opciones eléctricas.

Esta decisión se produce apenas un mes después de que Volvo Cars anunciara su decisión de convertir a su división de altas prestaciones y motorsport, Polestar, en una nueva marca de automóviles especializada en la producción de vehículos de alto rendimiento dirigida por el actual vicepresidente de Volvo Cars y responsable de Diseño de Volvo, Thomas Ingenlath.

Fuente: Volvo
Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta