Aunque los Volvo autónomos más famosos son los de Uber, la marca sueca también trabaja por su cuenta en este tipo de tecnología. Una de las pruebas más claras es que hace tiempo llegó a una alianza con Autoliv y Nvidia para crear Zenuity y mejorar en términos de conducción autónoma. Ahora precisamente esa empresa es la que ha conseguido los permisos necesarios para probar coches autónomos en las carreteras de Suecia.

Todavía es difícil conseguir este tipo de autorización en Europa, a pesar de que en Estados Unidos ya se lleven años realizando (en algunos estados). Los vehículos de Volvo y de Veoneer solamente podrán circular en algunos puntos concretos de la red de carreteras sueca. El permiso queda restringido a la carretera E4 entre Estocolmo y Malmö, la carretera 40 entre Jonkoping y Gotemburgo y la E6 entre Gotemburgo y Malmö.

Otra de las condiciones que tienen que cumplir los vehículos es que no podrán circular a más de 80 km/h y que tienen que llevar un conductor de seguridad a bordo en todo momento. Se trata de coches con el nivel 4 de conducción autónoma que podrían realizar esa tarea por sí solos, pero todavía es pronto para hacer pruebas sin conductor. El objetivo inicial es seguir recopilando datos y mejorando su tecnología de cara al futuro.

Cada vez hay más posibilidades de recrear situaciones de forma virtual, pero las pruebas en la vida real siguen siendo el examen final para esta tecnología. El objetivo de Volvo es comenzar a vender coches con este tipo de sistemas para 2021 y tener listo un vehículo totalmente autónomo para 2025. Siguen su desarrollo de una forma paralela a Geely, su empresa matriz, que también se ha aliado con Baidu para investigar en este ámbito.

Fuente: Automotive News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta