Los Porsche 911 se encuentran entre los deportivos más comunes que existen, y es por eso por lo que, a comienzos de siglo, los canadienses Clyde y Hugh Kwok usaron sus poderes creativos para transformar un 911 (964) de 1990 en el coche que ves en pantalla.

Presentado en 2005, este es el W3 Triposto, un deportivo de altos vuelos que, además de ser muy rápido, hará que gires la cabeza, ya sea que estés en un pueblo rural de tierras castellanas o con la jet set de la Costa Azul.

El equipo de padre e hijo, el primero un profesor de ingeniería jubilado y el segundo un piloto de carreras, fabricaron este velocista exclusivo con asiento central basado en el 911 a través de su empresa, Wingho Auto Classique, Inc., un taller de diseño de Montreal, Canadá, que se especializa en transformar y restaurar todo tipo de modelos Porsche.

Pero donde realmente se destaca el W3 Triposto es en el aspecto. Míralo bien, no se parece a nada que haya por la carretera, gracias en su mayoría a una carrocería muy modificada.

Completamente personalizado y fabricado a mano por la familia Kwok, el armazón fue teñido con una pintura plateada metalizada en combinación con un interior negro. También cuenta con un parabrisas envolvente, medias-puertas que recuerdan al reconocible smart crossblade y una enorme toma de admisión.

El asiento del conductor se ubicada en el centro, mientras que a cada lado hay hueco para dos acompañantes, al igual que el McLaren F1. Según se dijo en su día, rinde homenaje al clásico Porsche 718 RSK de 1958.

Debajo de los paneles de la carrocería –fabricada en kevlar, fibra de carbono y fibra de vidrio– hay un propulsor bóxer de seis cilindros de 3.2 litros heredado del Porsche 911 (964). Como ocurre con otros modelos añejos de la firma de Stuttgart, el W3 Triposto se enfría con aire en lugar de con líquido. Eso quiere decir que las ruedas traseras reciben un total de 304 CV de potencia y 305 Nm de par motor, gestionado todo con la ayuda de una transmisión manual de cinco relaciones. ¿Su velocidad máxima? Más de 300 km/h.

La amplia modificación del cuadro resultó en la eliminación y sustitución de al menos el 50 % del chasis original. Esto resultó en un centro de gravedad más bajo, una reducción significativa del peso y un aumento de la rigidez estructural. El diseño del W3 Triposto es obra del diseñador industrial canadiense Stephen Lee. La carrocería de materiales compuestos fue fabricada por Francis Cardolle de Carosserie CF. Hugues Thériault, mientras que fue ensamblado y diseñado por Stephan Mouradian en el centro St-Mathieu de Beloeil, Bélgica.

“Ha llevado más de tres años llevar el proyecto Triposto desde el concepto hasta la realización”, dijo Wingho Auto. “Sin embargo, sigue siendo tan fresco y dinámico como se concibió por primera vez”. Una mejor elección de palabras sería curiosamente interesante, pero bueno, algunos dicen que la belleza está en el ojo del espectador. Ahora, este único W3 Triposto no apto para todo el mundo está a la venta en el portal web de Hemmings y puede ser tuyo por 250.000 dólares, unos 215.000 euros al tipo de cambio actual.

Fuente: Wingho Auto

Galería de fotos:

Ver galeria (20 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta