Entrar y salir de un coche no es una acción casual que las marcas traten con indiferencia. Muchas buscan la comodidad por encima de todo mientras otras optan por un diseño arriesgado a pesar de una menor habitabilidad. A lo largo de los años ha habido muchos modelos que han pasado a la historia por la apertura de sus puertas, a continuación os hacemos una recopilación de las más extrañas que hemos podido encontrar.

Alas de gaviota: Mercedes 300 SL ‘Gullwing’

En 1954 era lanzado el Mercedes 300 SL, al que rápidamente se le comenzó a llamar ‘Gullwing’ por el uso de unas puertas de ala de gaviota. El sistema era simple pero muy visual, las puertas se abrían hacia arriba gracias a las bisagras instaladas en el techo, dando la imagen del ave en pleno vuelo. El 300 SL fue el primero en llevarlas, pero tras él ha habido unos cuantos que han seguido su estela.

En la marca de la estrella encontramos algunos ejemplos como los prototipos C111 y C112 o el más reciente Mercedes-Benz SLS AMG. En otras marcas también las hemos podido ver en modelos tan míticos como el DeLorean DMC-12 o tan extremos como el Gumpert Apollo. Recientemente Tesla ha hecho una reinterpretación con las ‘Falcon Wings’ (alas de halcón) del Model X, que cuentan con dos bisagras para una apertura más ajustada.

Apertura inversa (suicida)

Las puertas de apertura inversa, también conocidas como tipo suicida, son aquellas que se abren en la dirección contraria a las convencionales. Tuvieron bastante popularidad en la primera mitad del siglo XX, aunque se ganaron el sobrenombre de suicida debido al riesgo de abrirse por el efecto del aire. Rodando a gran velocidad su posición hace que exista la posibilidad de apertura  por lo tanto de causar un accidente.

Con las evoluciones técnicas y el paso de los años, las puertas de apertura inversa han vuelto a algunos modelos. Una de las marcas que las lleva por bandera es Rolls-Royce, con las puertas delanteras en el Dawn o con las traseras suicidas y las delanteras convencionales en el Phantom (en este caso se llama tipo concha). Otros modelos que las han llevado son algunos como el Mazda RX-8, el BMW i3 o el Opel Meriva con sus FlexDoors.

Puertas de tijera

Las puertas de tijera reciben su nombre por su parecido con el objeto cotidiano. Se abren hacia arriba hasta dejar la puerta inclinada y superando considerablemente la altura de la carrocería. El primer modelo en utilizar este sistema fue el Alfa Romeo Carabo de 1968, realizado por Bertone. Posteriormente las puertas de tijera llegaron a Lamborghini, que ha sido uno de sus máximos exponentes en los últimos años.

La firma de Sant’Agata Bolognese ha adoptado este diseño y lo ha redefinido en sus puertas LSD (Lambo Style Doors). El primero de la marca en llevarlas fue el Countach en 1973 y le siguieron otros como el Diablo, el Murciélago o el actual Aventador. Destacar que en Lamborghini este tipo de puertas han sido utilizadas en los modelos más prestacionales con motores V12.

Puertas Koenigsegg (dihedral synchro-helix)

A este tipo de puertas las llamamos Koenigsegg, porque son exclusivas del pequeño fabricante sueco. El sistema es conocido como ’dihedral synchro-helix’ y tiene una apertura muy llamativa. Es similar al de las puertas de tijera porque rota a una posición vertical, pero la diferencia es que a la vez se desplaza hacia delante haciendo que prácticamente no sobrepase la altura del vehículo.

Como decíamos, estas puertas solo las veremos en modelos de Koenigsegg. El primero en llevarlas fue el prototipo Koenigsegg CC en 1997 y después llegarían a producción con el CC8S en el año 2002. Después de aquello todos estos superdeportivos suecos las han llevado, desde el CCX hasta el Regera, pasando por los CCXR, Agera o One:1.

Puertas de mariposa

Las puertas de mariposa son también conocidas como puertas diédricas y son aquellas que se desplazan hacia arriba y hacia afuera con una rotación. Podríamos decir que derivan de las puertas de tijera, pero aumentando la habitabilidad gracias al giro hacia la parte exterior. Este tipo de apertura casi siempre ha ido ligada a la competición o a deportivos de alto rendimiento.

Algunos de los más conocidos que llevan puertas tipo ala de mariposa son los McLaren, desde el primer F1 hasta el actual P1. También han sido montadas en los Ferrari Enzo y Ferrari FXX, en los Mercedes-Benz CLK-GTR y SLR McLaren, o en otros modelos exclusivos como es el caso del Saleen S7 o el SSC Ultimate Aero.

Puertas de cisne (swan doors)

Las puertas de cisne son una variación que no llega a ser ni puertas de tijera ni de mariposa. La apertura es similar a la convencional, pero la puerta se eleva ligeramente para evitar que haya roces con bordillos o similares. Este sistema ha sido adoptado principalmente por Aston Martin, que lo tiene en todos los modelos. El primero fue el DB9, pero en la actualidad también las lleva el DB11.

Puerta tipo cubierta (canopy)

Este sistema de apertura es extremadamente raro y no podemos ni calificarlo como puertas. De hecho se levanta toda la cubierta del vehículo para dar paso a los ocupantes al interior. La apertura puede hacerse hacia delante o hacia atrás, dependiendo de la marca que la desarrolle.

Tanta complicación técnica y los altos costes del desarrollo han dado lugar a que esté presente casi exclusivamente en prototipos. Algunos de ellos son el Sterling Novea, el Ferrari Modulo, el Maserati Birdcage 75th, el Volkswagen L1, el Saab Aero-X y el recientemente lanzado Lamborghini Egoista.

Puertas corredizas o deslizantes

Las puertas corredizas o deslizantes son aquellas que no se abren ni hacia afuera ni hacia arriba, sino que se desplazan longitudinalmente por completo. Por eso su uso está muy extendido en modelos comerciales, furgonetas y monovolúmenes grandes. Aunque en este apartado aparecen dos modelos que tuvieron una aplicación muy novedosa y diferentes de las puertas deslizantes.

El Kaiser Darrin es un vehículo que fue lanzado en 1953 y que llevaba una solución muy innovadora. Sus puertas se desplazaban hacia delante quedando ocultas dentro de la carrocería, siendo llamadas ‘puertas de bolsillo’. El BMW Z1 era un biplaza que llegó en 1988 y que tenían unas puertas corredizas que se metían hacia abajo, quedando alojadas en el chasis. Este hecho hizo que no consiguiera la homologación en algunos países como Estados Unidos.

Casos aislados

Históricamente ha habido una serie de modelos que rompían completamente con lo anterior y utilizaban unas puertas inéditas. Uno de los casos más conocidos es el del BMW Isetta, el simpático y pequeño vehículo alemán al que se accedía abriendo una gran puerta que estaba formada por todo su frontal (volante incluido). El Zündapp Janus es un pequeño vehículo de cuatro plazas con los asientos delanteros y los traseros mirando en direcciones contrarias, es por ello que a los delanteros se accedía desde el frontal y a los traseros desde una puerta en el maletero.

Uno de los prototipos más locos que hemos visto es el Dodge Deora de 1967, un pick-up muy curioso que contaba con una puerta entre los faros que giraba a la vez que que subía el parabrisas para permitir la entrada a las dos únicas plazas. Más reciente es el Smart Crossblade, un pequeño urbano biplaza que se vendió en 2002 y que directamente carecía de puertas, de parabrisas y de techo.

Fuentes: Wikipedia, Autonoción

1 COMENTARIO

Deja una respuesta