Logo de Noticias Coches
Wind Catcher Molino Eolico Portatil (1)
Luis Blázquez

Ten tu propio aerogenerador en poco más de 15 minutos, y llévatelo donde quieras

Los molinos eólicos son una buena fuente de energía renovable, pero normalmente se anclan a una torre de servicio pesado, lo que las convierte en estructuras permanentes. Sin embargo, el Wind Catcher está diseñado para ser ligero y sencillo de transportar, una forma ideal de que tus viajes en carretera con tu caravana o camper sean mucho más llevaderos y eco-friendly.

De acuerdo con el fabricante, con un peso de solo 10 kilogramos, el Wind Catcher es fabricado por una start-up danesa llamada KiteX. Esta, anteriormente, nos trajo el medidor de velocidad del viento Vaavud montado en un teléfono móvil. Este nuevo dispositivo de la marca se inspiró en dos cosas: cometas de kitesurf y las turbinas eólicas aerotransportadas similares a cometas. Según KiteX, una sola persona puede configurar el Wind Catcher en unos 15 minutos.

El dispositivo se compone básicamente de unas varillas de fibra de vidrio entrelazadas, plástico reciclado y espuma EPS. Está sostenido por tres cables de sujeción que están unidos a correas de nailon con hebilla de leva, que a su vez están adjuntas a estacas clavadas en el suelo. Una vez está completamente ensamblado, el Wind Catcher tiene un diámetro de hélice de cuatro metros y un alcance máximo de seis metros.

Aunque los usuarios podrían usar la electricidad justo a medida que se genera, la idea es que la almacenarán en un paquete de energía de terceros para su uso posterior. Dicho sistema podría utilizarse en un entorno sin conexión a la red, como un campamento, o en la propia casa de un usuario que ahorra energía. ¿Lo mejor? Cuando las tormentas de viento demasiado enérgicas están en el pronóstico del tiempo, esta configuración, simplemente, se elimina.

KiteX ofrece dos versiones del Wind Catcher: una produce 200 vatios a partir de una velocidad del viento de 5,5 metros por segundo, mientras que la otra genera 600 W a 7,5 m/s. El primero se recomienda para alimentar elementos como ordenadores portátiles, pequeños frigoríficos o algunas luces, mientras que el segundo está más destinado a aplicaciones como la recarga de bicicletas eléctricas o el funcionamiento de varias herramientas eléctricas.

Si estás interesado, Wind Catcher es el tema de una campaña de Kickstarter. Suponiendo que llegue a la producción para el mercado de masas, la promesa de 7.390 coronas danesas (unos 995 euros, aprox.) te dará el modelo de 200 W, mientras que con 10.995 coronas (1.475 euros, aprox.) te podrás llevar la versión de 600 W. Si quieres ver cómo funciona en primera persona, echa un vistazo al vídeo publicado por la compañía que hay bajo estas líneas.

Fuente: Kickstarter

  • energía