Desde hace años podemos observar cómo el uso de cubiertas vegetales se ha ido extendiendo en muchas partes del mundo: para tejados, edificios, jardines… y ahora llega a un sitio que no te esperas, el autobús. El objetivo del proyecto PhytoKinetic es claro: incrementar las zonas verdes en las ciudades, incrementar la absorción de CO2, aumentar el nivel de humedad ambiental y refrescar el ambiente, además de dotar al transporte público de un atractivo ecológico y turístico.

A pesar de su aparente simplicidad, este bus necesita del uso de la tecnología para que cumpla con la seguridad necesaria para este tipo de transporte, como es el caso de una rejilla perforada de acero inoxidable, un sistema de anclajes de las plantas en caso de frenazo brusco y también ayuda a que el agua circula, con el fin de evitar que se acumule. Estas cubiertas vegetales pueden ser una nueva estrategia de esponsorización para las empresas, que pueden ver un filón en este tipo de soportes para incluir publicidad.

Las consecuencias más destacadas a la hora de instalar esta cubierta vegetal son, por ejemplo, un incremento de la masa del vehículo, con un aumento de 6gr/m2 en condiciones de máxima captación de agua; una reducción de los pasajeros que van de pie (un viajero menos por m2) y por último, un desplazamiento (hacia arriba) del centro de gravedad del coche.

bus cubierta vegetal

Según Marc Grañén, creador de PhytoKinetic, una flota de 300 autobuses con la cubierta ajardinada, por ejemplo, representaría una superficie de 6.000 metros cuadrados de vegetación desplazándose constantemente por la ciudad. Para Grañén, aumentar las superficies ajardinadas en las ciudades resulta una buena forma de reconciliarnos con nuestro legado cultural.

Las cubiertas PhytoKinetic pueden tener distintas composiciones según la climatología de cada ciudad. “Aquí las gramíneas, las flores silvestres y los pequeños arbustos son a priori el grupo de plantas con mayor adaptación a este tipo de cubierta, pero estamos estudiando también el uso de cactus, hierbas aromáticas y hortalizas”, apuntaba Grañén. Para el sistema de riego se prevé usar el agua de los túneles de lavado de autobuses, que ya tienen un programa sin jabón, aunque se baraja también un sistema que aproveche el agua sobrante del sistema del aire acondicionado.

Por el momento se ha realizado una prueba piloto en este autobús propiedad del camping de Castell Montgrí, en la localidad gerundense de l’Estartit, y la iniciativa ha sido acogida con interés y satisfacción por parte de los usuarios. El año pasado un autobús Phytokinetic recibió el premio a la Mejor Iniciativa Sostenible en la feria Iberflora. Aquí os dejamos un vídeo para que veáis cómo se fabrican este tipo de autobuses con cubierta vegetal.


Fuente: PhytoKinetic

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta