audi-q7-60-tfsie-prueba-227.9
Prueba
Mario Nogales

Audi Q7 60 TFSIe quattro, prueba con el híbrido enchufable tope de gama

El mercado de los híbridos enchufables es uno de los que más ha crecido en los últimos años. Las restricciones que han llegado a las grandes ciudades obligan a muchos a optar por coches con etiqueta CERO. Y teniendo en cuenta que la infraestructura no está demasiado desarrollada en nuestro país, el resultado es que no todo el mundo se atreve a confiar en un eléctrico puro. En este contexto, coches como el Audi Q7 60 TFSIe quattro se postulan como una opción más que válida.

Esa afirmación es siempre desde el punto de vista premium, del público con un alto poder adquisitivo que valora el lujo y la tecnología a partes iguales. Porque no hay que olvidar de que se trata de una de las versiones más capaces y también más caras del SUV grande de la marca de los cuatro aros. El Audi Q7 tuvo el honor de ser el primer crossover de la marca allá por 2006y el que hemos estado probando es una actualización de la segunda generación. ¿Mejora lo suficiente para ser un referente? Vamos a comprobarlo.

Exterior

Uno de los principales cambios de este modelo con el paso del tiempo ha estado en el apartado estético. Atrás quedaron las líneas redondeadas de la primera generación y se ha dado paso a las aristas, las líneas rectas y la horizontalidad. Se nota principalmente en el frontal, que cuenta con una enorme parrilla Singleframe con marco y lamas en negro en este acabado (también pueden ser cromadas). A ambos lados estrena faros con tecnología Matrix LED, que pueden integrar la tecnología láser de forma opcional.

Nuestra unidad tiene la parte inferior del paragolpes en color negro, algo que se repite en los bajos de la carrocería, incluyendo una moldura lateral con la inscripción «quattro». Van a juego otros elementos como los retrovisores o unas barras de techo bastante disimuladas. Aunque probablemente lo que más llama la atención en esta vista son las llantas de 20 pulgadas opcionales que esconden unas pinzas de freno pintadas en color rojo.

La zaga es la parte más sobria del Audi Q7. Cuenta con un spoiler de techo que va en el color de la carrocería y que queda por encima de la luneta. La zona intermedia recibe unos pilotos traseros LED, que van unidos por un listón cromado y que tienen una firma lumínicas muy reconocible. En la parte inferior, el paragolpes se ensancha y cuenta con una especie de difusor en negro con dos salidas de escape simuladas a ambos lados, la real queda por debajo.

Como SUV grande, con siete plazas en algunas versiones, sus dimensiones van a ser imponentes. El Q7 tiene una longitud de 5.063 mm, una anchura de 1.970 mm y una altura de 1.741 mm. La distancia entre ejes llega hasta los 2.995 mm y gracias a ello ofrece un interior amplio y aprovechable, que además cuenta con muchas novedades.

Interior

El habitáculo del Audi Q7, a simple vista, es muy tecnológico, justo lo que cabía esperar de un modelo alto de gama de la firma de los cuatro aros. Como otros ejemplares, cuenta con el MMI touch response, que se traduce en esa doble pantalla tan sugerente. En la parte central tenemos una superior de 10,1 pulgadas y una inferior de 8,6 pulgadas. Ambas son táctiles, sirviendo la más grande para controlar el infoentretenimiento y la otra para la climatización y otras funciones.

Siempre solemos criticar cuando todo es táctil en los coches actuales y en este caso nos reafirmamos. Estas pantallas restan demasiada atención de la carretera, así que es mejor configurar algunos aspectos estando parados. Y eso que tenemos una respuesta háptica, una vibración para asegurar que hemos dado el toque en la pantalla. En general hay que decir que los menús son bastante simples y fáciles de utilizar, mientras que la conectividad es muy avanzada, teniendo Android Auto y Apple CarPlay inalámbrico.

Desde el puesto de conducción queda a mano un volante multifunción de muy buen tacto, en este caso con la parte inferior achatada sacado del catálogo de opcionales. A través de él se alcanza a ver una instrumentación digital, el Audi Digital Cockpit de 12,3 pulgadas con sus habituales gráficos destacados y con un buen número de funcionalidades, que permite personalizar la información que vemos en cada momento.

Sobra decir que en un coche de estas características la calidad va a ser buena. El Audi Q7 no se conforma con ese nivel, sino que tenemos que hablar de excelencia en este aspecto gracias a materiales de tacto muy destacado y acabados sobresaliente. Destaca el cuero de su tapicería, sobre todo en los asientos con ese entramado tan llamativo, además del Alcántara presente en otras superficies. El conjunto lo empaña el abuso del Black panel, que está en la zona de las pantallas y salpicadero atrayendo polvo y suciedad.

La habitabilidad es todo lo buena que podemos esperar en un coche que supera los cinco metros de largo. En las plazas delanteras no encontramos ningún tipo de problema ni por altura ni por anchura. Es más, la posición de conducción se encuentra fácilmente gracias a los reglajes eléctricos de los asientos y contamos con bondades como una superficie de carga inalámbrica bajo el reposabrazos. También con un buen número de huecos portaobjetos.

Aunque el Audi Q7 se caracteriza por ofrecer una configuración de siete plazas, en la versión híbrida enchufable 60 TFSIe quattro solamente lo tenemos con cinco plazas. Suprimir la tercera fila se traduce en unas plazas traseras muy capaces, en las que sobra espacio para las piernas y hay buenas cotas hasta el techo. Aunque la plaza central sea más estrecha, lo cierto es que podrían viajar tres adultos si no son demasiado voluminosos.

Además, tenemos un extra como la banqueta trasera plus con movimiento longitudinal de los tres asientos de forma individual. Hace ganar modularidad y jugar con el espacio entre el habitáculo y el maletero. Esta segunda fila cuenta con bondades como salidas de la climatización (trizona) o un apoyabrazos que sale de la quinta plaza cuando no se está utilizando.

Maletero

En el Audi Q7 el maletero siempre ha sido un punto a favor. Esto se mantiene incluso en la variante híbrida enchufable que probamos, pues cuenta con una capacidad de 650 litros. No está mal, aunque hay que tener en cuenta que los de combustión tradicional con configuración de cinco plazas pueden llegar hasta los 865 litros. Dicho esto, destacan las formas regulares, así como los ganchos con rieles por el suelo y las redes para fijar la carga.

Otro detalle llamativo en este ejemplar es que gracias a la suspensión neumática permite rebajar la altura de la boca de carga desde aquí atrás. También se podrían abatir los asientos o sacar la bola para el remolque. Bajo el piso hay un hueco, aunque no es suficiente para albergar los voluminosos cables de carga. En el caso de abatir la segunda fila de asientos se queda una superficie plana con hasta 1.835 litros de capacidad. En otras versiones se llega hasta los 2.050 litros.

Equipamiento

El Audi Q7 60 TFSIe quattro se ofrece con varias líneas de equipamiento para que el usuario pueda elegir en función a sus gustos y necesidades. Ya de serie viene con una dotación muy completa, propia de un SUV de lujo. No faltan llantas de 19 pulgadas, faros LED, asientos delanteros con ajuste eléctrico, climatizador trizona, instrumentación digital, las pantallas táctiles con navegación y conectividad completa, suspensión adaptativa, sensores de luz y lluvia, tapicería de cuero o el Audi parking system

Con el acabado S line se añaden algunos detalles deportivos para realzar su imagen, como es el caso de las llantas de 20 pulgadas, los paragolpes específicos, asientos deportivos, iluminación ambiental o una suspensión neumática deportiva. Hay un acabado Black line para sumar también toques en color negro en algunas molduras exteriores, barras de techo, carcasas de los retrovisores, cristales tintados y que también añade llantas de 21 pulgadas.

Para quien no se conforme con la anterior, siempre se podrá ir a por el tope de gama, el acabado Competition. Cuenta con iluminación Matrix LED, paquete de estilo gris oscuro, asientos delanteros deportivos con tapicería mixta, reposabrazos central confort, inserciones interiores en aluminio y umbrales de las puertas iluminados. Por supuesto, la lista de opcionales en el Q7 es muy amplia y permite aumentar mucho su equipamiento, sobre todo en campos como las ayudas a la conducción.

Motor

La gama mecánica del Audi Q7 es bastante amplia, ofreciendo al usuario varias opciones tanto en diésel como en gasolina, siempre con mecánicas de seis cilindros y ligadas al sistema Mild Hybrid de 48 V. Aunque, en este caso, vamos a centrarnos en la variante híbrida enchufable tope de gama. Hay un Q7 55 TFSIe quattro con 381 CV de potencia conjunta y 42 kilómetros de autonomía eléctrica, pero nosotros tuvimos la oportunidad de probar el más capaz.

El Audi Q7 60 TFSIe quattro combina el motor de gasolina V6 TFSI de 3.0 litros (340 CV) con un bloque eléctrico síncrono de excitación permanente de 94 kW. El resultado es una potencia conjunta de 462 CV y 700 Nm de par, que le vale para convertirse en el más potente de la gama, sin contar con el deportivo Audi SQ7 TFSI de 507 CV. Siempre va ligado a la transmisión automática tiptronic de convertidor de par con ocho relaciones y a la tracción integral quattro.

Gracias a ello es capaz de acelerar de 0 a 100 en 5,4 segundos y su velocidad máxima es de 240 km/h. Además, el Audi Q7 60 TFSIe quattro incorpora una batería de iones de litio de 17,3 kWh de capacidad (14,4 kWh netos), que es la que le permite obtener la etiqueta CERO de la DGT. Con ella, homologa una autonomía eléctrica de 47 kilómetros, con un consumo de entre 2,6 y 2,9 l/100km y unas emisiones de CO2 de entre 58 y 67 g/km. Se puede recargar en una toma doméstica en unas ocho horas o en un Wallbox de 7,4 kW en unas dos horas y media.

Comportamiento

Cuando nos ponemos al volante del Audi Q7 60 TFSIe quattro la primera palabra que se nos viene a la cabeza es refinamiento. Es como encontrar la paz con todos los sentidos, pues apenas llega ruido del exterior ni tampoco vibraciones (por no hablar del buen diseño y tacto mencionados antes). La insonorización es sobresaliente en este SUV grande y en modo eléctrico no se llegan a oír ni los ruidos aerodinámicos característicos de este tipo de carrocería.

Cuando entra en juego el motor V6 de gasolina lo hace con discreción, pero también con contundencia. No hay que olvidar el enorme nivel de potencia que ofrece este sistema de propulsión híbrido enchufable. Las aceleraciones nos dejan pegados al asiento, notando el apoyo del bloque eléctrico desde cero. La transición entre los dos mundos (gasolina y eléctrico) es muy suave, apenas imperceptible, algo que habla muy bien de la marca de los cuatro aros.

De hecho, hay varios modos de conducción para adaptar el comportamiento del sistema híbrido enchufable. Hay un modo EV para forzar su funcionamiento en eléctrico, algo que se podrá hacer siempre que haya batería. La autonomía homologada es difícil de lograr, en nuestro caso rondamos los 35-40 kilómetros a lo sumo. Hay un modo Battery Hold para reservar la carga de la batería para otro momento, mientras que el modo Hybrid es el automático que se encarga de gestionar y emplear la mecánica que más convenga de forma inteligente y bastante predictiva.

Como cabe esperar en los híbridos enchufables, el consumo varía mucho en función de si utilizamos su potencial eléctrico o no. En una situación óptima, con recorridos de casa al trabajo y posibilidad de cargarlo el gasto será mínimo, pero si no lo enchufamos vienen los problemas. Y es que un SUV de este tamaño y peso con motor V6 de gasolina difícilmente bajará de los 9 l/100km en un nivel de uso medio. Es lo habitual en este tipo de casos.

Además de esos modos que gestionan la energía, están los habituales del Audi drive select para modificar parámetros como la dirección, el cambio o la suspensión. En este Audi Q7 60 TFSIe quattro podemos elegir entre los Offroad, Allroad, Efficiency, Comfort, Auto, Dynamic e Individual. Mucha configuración a elegir que conseguirá que el coche tenga un carácter diferente y que podamos adaptarnos a distintas situaciones. Llama la atención como se adapta la transmisión automática tiptronic de convertidor de par, que siempre ha destacado por su suavidad.

Pero lo más notable es esa suspensión neumática adaptativa, la que prácticamente define el comportamiento de este coche y lo hace más capaz. Es un opcional muy recomendable para quien se lo pueda permitir por cómo es capaz de filtrar todas las irregularidades de la calzada y al mismo tiempo aportar un puntito extra de rigidez. Incluso permite que hagamos salidas fuera del asfalto por caminos no demasiado complicados gracias también a la tracción quattro.

El Audi Q7 60 TFSIe quattro también ofrece un punto dinámico adicional gracias a una barras estabilizadoras activas que antes solamente estaban presentes en el SQ7. Se podría equipar el eje trasero direccional para conseguir aumentar su maniobrabilidad, pero siempre teniendo los pies en el suelo. No va mal en curva, pero no hay que olvidar que se trata de un SUV de más de cinco metros que pesa 2.460 kg. La frenada es el punto al que más cuesta acostumbrarse debido al tacto difícilmente dosificable debido a la regeneración de energía.

Opinión coches.com

El Audi Q7 siempre ha estado luchando por ser uno de los mejores SUV premium y su versión híbrida enchufable 60 TFSIe quattro es de las más interesantes de la gama. Llamará la atención de aquellos usuarios que busquen la etiqueta CERO de la DGT y que además quieran un coche muy tecnológico, con un espacio sobresaliente (para cinco) y un comportamiento dinámico refinado. Eso sí, el coste por uso se dispara si no se aprovecha el modo eléctrico, lo interesante es recargar la batería.

También hay que decir que no es un coche apto para todos los bolsillos, pues tiene un precio de partida bastante elevado. La versión híbrida enchufable más potente cuesta 93.050 euros con el acabado más básico, una tarifa que se puede incrementar hasta los 103.820 euros con la línea de equipamiento más completa. Y si tiramos de extras podemos encontrarnos sobrepasando la barrera de los 110.000 euros con facilidad. Aunque siempre te puedes beneficiar de las ofertas que tenemos en coches.com.

Audi Q7 60 TFSIe quattro
7.9Nota
Lo mejor
  • Tecnología muy avanzada
  • Espacio interior con cinco plazas
  • Calidad de rodadura
Lo peor
  • Molduras Panel black
  • Consumos sin recargarlo
  • Precio de partida elevado
Diseño7.5
Habitabilidad9
Acabados8.5
Maletero8
Equipamiento8
Motor8
Comportamiento7.5
Calidad Precio7

Galería de fotos:

  • Audi
  • Audi Q7
  • coches híbridos
  • todocamino