Logo de Noticias Coches
lexus-ux-300e-prueba-327.9
Prueba
Mario Nogales

Lexus UX 300e, prueba contacto con el primogénito eléctrico

El Grupo Toyota ha sido un auténtico precursor en electrificación. Llevan décadas comercializando vehículos híbridos y han conseguido impulsar esta tecnología hasta limites insospechados. En el caso de su marca premium, Lexus, en los últimos 15 anos han conseguido vender más de 1,8 millones de híbridos a nivel mundial, que se dice pronto. Y ahora están listos para dar otro paso adelante lanzando su primer coche 100 % eléctrico. Se llama Lexus UX 300e y ya hemos tenido la oportunidad de probarlo.

En primero lugar decir que la estrategia de electrificación de Lexus seguirá centrándose en los híbridos. Este es una primera aproximación a un futuro en el que tendrán opciones con todos los sistemas de propulsión posibles. Eso incluye a mas eléctricos como este UX 300e, pero también a híbridos enchufables e incluso a vehículos de célula de combustible movidos por hidrogeno. Al fin y al cabo, se trata de escuchar al cliente y dar servicio a las diferentes necesidades que tenga cada uno de ellos.

La marca japonesa no quería tener un eléctrico muy diferenciado del resto de la gama, una estrategia que sí que han seguido otros fabricantes. Aquí se eligió un modelo y fue adaptado para poder albergar este tipo de sistema de propulsión. Que fuera el Lexus UX responde principalmente a tres razones: que es el de carácter más urbanita, que se trata del modelo de acceso a la gama Lexus y también a que es uno de los que tiene las tecnologías mas avanzadas hasta el momento. Con esas premisas se ha desarrollado un coche bastante singular y que ha merecido la pena conocer

Exterior

Como ya hemos dicho anteriormente, la estrategia con el Lexus UX 300e es que no se diferencie de cualquier otra versión del modelo (en España solo esta la híbrida). Por lo tanto, nos encontramos que se mantienen sus rasgos afilados y ese diseño exterior que ha cautivado desde su lanzamiento. Este movimiento llega hasta el punto que no hay forma de diferenciarlo ni si quiera con un color específico para la carrocería, la paleta de colores esta compartida. Aunque sí que hay algún detalle que nos servirá para reconocerlo.

El frontal, como siempre, es la parte mas llamativa de un Lexus. El motivo es esa enorme parrilla con forma de reloj de arena y con un acabado llamativo en color negro. En este eléctrico nos la encontramos totalmente carenada debido a que no es necesaria tanta refrigeración, primera diferencia. En esta zona también se mantienen esos llamativos faros LED en forma de flecha o unas tomas de aire verticales con un marco en negro.

Desde el perfil se repiten los detalles en contraste, principalmente en la parte inferior, donde aparecen unos plásticos cubriendo todos los bajos de la carrocería para potenciar su aspecto de crossover. En esta vista también destacan unos pasos de rueda cuadrados que alojan unas llantas de 18 pulgadas (17 pulgadas de serie) que son específicas. En la puerta trasera aparecen unos logotipos Electric que dejan clara su condición. Esas era la segunda y tercera diferencias, respectivamente.

La zaga se mantiene igual de peculiar que hasta el momento. Destaca por un pequeño spoiler de techo que queda justo por encima de una luneta de pequeñas dimensiones y en la zona media quedan esos llamativos pilotos unidos por la parte central para conseguir una firma lumínica bien reconocible. En el portón y el paragolpes están presente las aristas que le caracterizan, mientras que en el difusor de plástico no hay salidas de escape. Esa será la principal diferencia respecto al híbrido, además de las dos tomas de carga en ambos lados o el logotipo Electric en las puertas traseras.

Como era de esperar, las dimensiones del Lexus UX 300e también son idénticas a las del híbrido. Eso quiere decir que tenemos ante nosotros a un SUV compacto con una longitud de 4.495 mm, una anchura de 1.840 mm, una altura de 1.545 mm y una distancia entre ejes de 2.640 mm. Destaca que a día de hoy no tiene rival natural (premium) de este tamaño en formato eléctrico, una condición que durará poco a tenor de los próximos lanzamientos que están por llegar.

Interior

El interior tampoco ha cambiado nada y tenemos la misma tecnología. El infoentretenimiento destaca por esa pantalla principal de 10,2 pulgadas que no es táctil como en otros modelos. Aquí se controla todo desde el panel táctil de la consola central y que se complemente también con algunos botones de acceso directo. Esto se ha hecho con la finalidad de no tener que desviar demasiada atención durante la marcha. Hay que recalcar que es un sistema bastante intuitivo, pero que también requiere de cierto aprendizaje al principio.

Hay una segunda pantalla en este Lexus UX 300e, que es la que tenemos justo delante del puesto de conductor y que hace las veces de instrumentación. Está compuesta por una gran esfera que va marcando la demanda de energía y a su alrededor tenemos todo tipo de información que puede ser cambiada a través del volante multifunción. En la parte superior de la consola central salpicadero hay unos controles de la climatización analógicos muy llamativos que se asemejan a las teclas de un piano.

Estamos en un Lexus y eso hace que prestemos atención a los detalles. Lo cierto es que de primeras la sensación de calidad es elevada y parece que los materiales y acabados están a la altura de lo que se supone un vehículo premium. Solo en las partes bajas hay plásticos más duros, el resto son blandos o tienen un tacto especial como el del salpicadero. También ayuda que estemos probando una unidad tope de gama, con el acabado Luxury, que cuenta con una tapicería de cuero en color marrón que le queda muy bien al conjunto.

Cuando lo probamos en formato híbrido ya dijimos que la habitabilidad no era su fuerte. Eso se mantiene en este eléctrico, cuyas plazas delanteras no desentonarán en absoluto. En la parte delantera hay espacio de sobra en todas las cotas. Además, los asientos opcionales que montaba la unidad de pruebas hace que sea mucho más fácil encontrar la posición de conducción ideal (por los reglajes eléctricos) y mucho mayor el confort en un viaje (cuentan con calefacción y con ventilación).

Sin embargo, las plazas traseras son otro cantar. Aquí sí que se ven las carencias del SUV compacto, en primer lugar por un acceso algo incómodo debido al paso de rueda. Una vez acoplados dentro notamos que el espacio para la cabeza es correcto, mientras que el hueco que hay para las piernas se podría quedar algo justo. Mencionar que por sus formas hay menos superficie acristalada, lo que puede aumentar ligeramente la sensación de claustrofobia. Como viene siendo habitual, la plaza central carece de forma y tiene túnel de transmisión, mejor viajar cuatro que cinco.

Maletero

Llama la atención que cuando pasemos al maletero nos demos cuenta de que es más grande que en la versión híbrida. Son 367 litros de capacidad (468 litros hasta el techo), algo más que los 320 litros que tiene el 250h y mantiene esas formas bastante rectas y aprovechables. Está en la media del segmento y cuenta con bondades como el portón de apertura eléctrico. La boca de carga es generosa, sobre todo por su anchura, pero también queda a una altura algo elevada y hay que salvar un escalón, lo que entorpecerá con los objetos más pesados.

Bajo el piso no hay espacio para una rueda de repuesto. Tenemos el ya habitual kit antipinchazos y también espacio para guardar el cable de carga, algo que se agradece siempre en los eléctricos. Por otro lado, siempre se puede sacar unos litros adicionales abatiendo la segunda fila de asientos, algo que se hace en dos partes (60:40). De esta forma, obtenemos una superficie casi plana y una mayor capacidad.

Equipamiento

El equipamiento del Lexus UX 300e está estructurado de una forma similar al resto de la gama, pudiendo elegir entre cuatro acabados. En el de acceso, el Eco, ya hay elementos interesantes como faros Bi-LED, llantas de 17 pulgadas, retrovisores calefactables, pantalla de 7 pulgadas con Apple CarPlay y Android Auto, equipo de sonido con seis altavoces, volante multifunción, tapicería de tela o los sistema de seguridad de Lexus Safety System+ (LSS+).

Por encima hay un acabado Business, ideal para empresas, que añade a lo anterior los antinieblas delanteros también de LED, barras de techo, sensor de lluvia, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, cámara trasera y la alerta y frenada ante tráfico trasero. Más completo aún es el Executive, que suma asientos delanteros y traseros calefactados (delanteros también ventilados), volante de cuero calefactable, acceso y arranque sin llave, iluminación ambiental, tapicería de cuero o cargador inalámbrico.

El tope de gama es el Luxury, precisamente el que tuvimos la ocasión de probar. Destaca por una dotación completísima que añade faros Multi-LED, llantas de 18 pulgadas, cristales delanteros dobles, portón trasero eléctrico, techo solar eléctrico, tapicería de cuero, cámara de 360º, navegador premium con pantalla de 10,2 pulgadas, equipo de sonido Mark Levinson con 13 altavoces o detección de ángulo muerto.

Motor

El Lexus UX 300e es el primero de la marca que monta un motor eléctrico, algo que es posible gracias a la plataforma GA-C del Grupo Toyota. Esta mecánica eléctrica situada en el eje delantero tiene una potencia de 204 CV y 300 Nm de par, que sirve para situarle un escalón por encima del híbrido y sus 184 CV. Este ejemplar obtiene la etiqueta CERO de la DGT y es tracción delantera, quedando claro que está concebido para ir siempre por el asfalto como la mayoría de SUV.

El otro elemento importante de este modelo es la batería de iones de litio de 54,3 kWh de capacidad. Gracias a ella, el eléctrico homologa una autonomía de 315 kilómetros, aunque esa cifra se reduciría a los 305 kilómetros en el caso de montar llantas de 18 pulgadas, como es nuestro caso. Para recargar esta batería se podría hacer en unas 8 horas en un Wallbox con hasta 6,6 kW en corriente alterna, aunque también acepta cargas rápidas de 50 kW en corriente continua, con lo que se conseguiría el 80 % de la carga en 50 minutos.

Este Lexus UX 300e consigue unas prestaciones bastante interesantes. Tiene una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos, mientras que la recuperación de 80 a 120 km/h se hace en 5,3 segundos. Por otro lado, la velocidad máxima está limitada a 160 km/h. Homologa un consumo de entre 16,8 y 17,1 kWh, aunque nos vamos a montar a bordo para contarte si eso se cumple y el resto de sensaciones que nos puede ofrecer este crossover eléctrico.

Comportamiento

Emprendemos la marcha con este Lexus UX 300e y empezamos a notar rápidamente el buen trabajo de insonorización que se ha hecho. Es un coche eléctrico y eso es sinónimo de silencio, al menos en el apartado mecánico. Pero es que en este ejemplar tampoco llegan los molestos ruidos de rodadura y apenas aparece tampoco ese murmullo aerodinámico típico de los SUV. En definitiva, un coche muy silencioso con el que se puede disfrutar de la conversación o de la música a bordo.

También desde el primer kilómetro se podía palpar que el UX 300e se trata de un coche hecho para conducir con tranquilidad, que invita al relax. Por el silencio y por la forma progresiva de entregar la potencia. Que esto no lleve a errores, es un coche con 204 CV que corre bastante si le buscas las cosquillas. Es muy aprovechable principalmente en ciudad por esa reacción instantánea que ofrece y que le convierten en aliado de los semáforos.

Aunque también dependerá en gran medida del modo de conducción que llevemos seleccionado. Podemos elegir entre Eco, Normal y Sport; siendo el primero el más aprovechable para alargar su autonomía y el último el que ofrece algo más de dinamismo. En función de cómo sea conducido tendremos un consumo más reducido o más elevado, en nuestro caso rondamos los 19,5 kWh de media llevando el climatizador encendido y sin buscar una conducción eficiente precisamente.

Es una cifra bastante buena para tratarse de un coche de estas características y se traducirá en que podríamos completar alrededor de 270 kilómetros con una sola carga, no demasiado alejado del homologado. Como decíamos, dependerá de la persona y del tipo de recorrido. Para ayudarnos a maximizar esa cifra podemos jugar con los cuatro niveles de retención que se seleccionan desde las levas del volante. Hay algunos que asemejan los que haría un vehículo de combustión y otros más notables con los que apenas hace falta utilizar el pedal izquierdo.

Y hablando de la frenada, es precisamente uno de los puntos que más adaptación necesita. El tacto del freno es bastante peculiar al contar con la regeneración de energía, así que cuesta acostumbrarse para coordinar y que no clavemos el coche ni nos quedemos cortos. Si pasamos a hablar del chasis lo que más convence es ese centro de gravedad bajo gracias a las baterías en el piso del vehículo, lo que ayuda a ganar confianza y mostrar cierto dinamismo.

La suspensión convence por su tarado intermedio, con cierta rigidez y también con capacidad para filtrar cualquier tipo de irregularidad en el asfalto con solvencia. El aplomo en carretera del Lexus UX 300e es bastante destacado. La dirección no recibe críticas tan buenas debido a la poca información que nos entrega, su nivel de asistencia es demasiado elevado como en la mayoría de vehículos actuales

Opinión coches.com

Terminamos la prueba convencidos de que el Lexus UX 300e es un gran producto para comenzar la andadura eléctrica. La marca japonesa ha querido asegurar con un coche que ya les está dando resultados en otro formato, haciendo los cambios pertinentes para que pueda ser un «cero emisiones» que mantenga su filosofía. Lo logra a la perfección, dejando ese llamativo diseño intacto, al igual que la tecnología o la calidad que presenta en su habitáculo.

La conjunción de mecánica eléctrica y batería la consideramos acertada por su nivel de potencia y por la autonomía que consigue. Esta dentro de lo que necesitaría el usuario medio y cuenta con un comportamiento que deja buen sabor de boca, con un refinamiento sobresaliente. Sin embargo, hay que recalcar que no es un coche para todos los bolsillos. Quien lo quiera tendrá que desembolsar como mínimo 49.900 euros (63.500 euros por nuestro Luxury), un sobreprecio muy elevado respecto al híbrido.

Lexus UX 300e
7.9Nota
Lo mejor
  • Mantiene su diseño atrevido
  • Calidad percibida elevada
  • Confort en marcha y aislamiento
Lo peor
  • Plazas traseras algo justas
  • Tacto del freno
  • Precio elevado
Diseño8.5
Habitabilidad7
Acabados8.5
Maletero7.5
Equipamiento8
Motor8.5
Comportamiento8
Calidad Precio7

Galería de fotos:

  • coches eléctricos
  • Lexus
  • Lexus UX
  • todocamino