Puede que a los neófitos no les suene mucho Mahindra. Pero debería, ya que es uno de los principales Grupos industriales del mundo. Esta compañía india tiene presencia en más de un centenar de países en once sectores, que se dice pronto, y más de 250.000 empleados.

En el sector de la automoción llevan tiempo trabajando y en los últimos años ha salido a la palestra por la compra de SsangYong, con quien comparten la pasión y conocimiento del mundo SUV y todoterreno, y de Pininfarina, que será clave en el futuro. También están implicados en la Fórmula E, donde llevan cinco temporadas, con 18 podios en 55 carreras… y un centro técnico en Barcelona.

La idea es que esta tecnología de la pista llegue a las calles con un coche basado en el prototipo Pininfarina Battista, que será lanzado a finales de 2020. Pero no nos vayamos tan adelante. El plan de producto de Mahindra en Europa (que arranca en Italia y España, donde se intenta replicar el éxito del país transalpino) empieza con un producto radicalmente distinto: El Mahinda Goa Pick-Up Plus.

Es ahora, a finales de 2019, cuando llega esta actualización de esta pick-up lanzada en 2005 y que llevaba unos años sin estar presente en nuestro mercado. Destacaba siempre por robustez, cualidad que la ha llevado a vender más de 100.000 compradores en los más de 30 países en los que está presente. Perú, Sudáfrica o Filipinas son algunos de los mercados donde ha demostrado su fiabilidad y ahora pretende vender 2.000 unidades en Europa. ¿Qué aporta esa nueva denominación Plus a la Mahindra Goa Pik Up? Pues más de 50 novedades que ahora pasamos a conocer más a fondo.

Exterior

Estamos ante un vehículo de trabajo (categoría N1 o vehículo mixto). Todas las pick-up lo son, de algún modo, pero también es cierto que de un tiempo a esta parte han subido sus ventas, al menos en España, como vehículos recreacionales. Sus capacidades todoterreno, el hecho de que puedan circular en carretera a velocidades mayores animan cada vez a más gente que busca coches de este tipo.

Decimos esto porque quizá el aspecto sea bastante más retro que otros representantes del segmento. La marca lo ofrece con dos tipos de carrocería, Simple Cabina y Doble Cabina. Ambas miden lo mismo, 5.175 mm de longitud, por 1.820 mm de anchura. La primera es ligeramente más baja, ya que anuncia 1.860 mm por 1.910 de la segunda.

La batalla también es compartida, de 3.040 mm de distancia entre ruedas. Respecto al modelo anterior la marca nos cuenta de que hay algunos cambios y mejoras estéticas, algo que observamos en su parrilla más agresiva o los paragolpes, realmente robustos.

Son también nuevos los grupos ópticos delanteros, que pueden contar con luces diurnas LED y doble proyector. En la zaga, destacar su paragolpes posterior, en acero.

Otras novedades son los intermitentes laterales, que se han integrado en el escudo lateral o los nuevos diseños de llantas y tapacubos. Hay cuatro colores entre los que elegir la carrocería. Desde el blanco Artic (que supone más de un 80% de las ventas) a los plata DeSat, negro Napoli y rojo Rage.

Interior

No busques excentricidades o lujos en el habitáculo. Todo es sencillo, pero los ajustes son bastante buenos para un uso intensivo, de hecho la marca destacaba en la presentación que se había perseguido la fácil limpieza de los elementos.

Hay espacio suficiente tanto en las plazas delanteras como en las traseras, donde pueden ir ubicadas hasta tres personas sin muchos problemas. Cuentan con salidas de aire independientes, algo de agradecer, al final del túnel central.

El volante es regulable en altura, así como el asiento del conductor en la unidad que nos tocó conducir, así que no es complicado dar con una posición de conducción adecuada. Cuenta el volante con mandos para el control del sistema de infoentretenimiento y el control de crucero. Tiene un grosor adecuado y está bien rematado, es agradable de asir.

El salpicadero es nuevo. Rematado en negro, no hay muchos mandos y los que tiene se encuentran bien ubicados. Salidas de aire en el centro, con el navegador (pantalla de 7 pulgadas) abajo, con botones físicos y fácil de usar. Más abajo, los mandos del climatizador.

Tras el cambio de marchas nos encontramos con el selector de marcha, los mandos de los elevalunas y el freno de mano.

Espacio de carga

La caja de carga varía en función de la carrocería elegida. Ambas son igual de anchas (1.520 mm) y alto (550 mm) pero obviamente varía su longitud. Si eliges la cabina simple es de 2,29 metros de longitud, mientras que en la de doble cabina se reduce a 1,49.

En cuanto al peso que puede llevar, es bastante, ya que la versión de cabina sencilla 4×2 puede cargar hasta 1.195 kg. Esta cantidad alcanza los 995 kg en la variante 4×4 de cabina doble.

La unidad que condujimos contaba con una cubierta de plástico (reforzado con fibra de vidrio) para tapar la caja de carga. Se puede adquirir en los propios concesionarios y hay disponibles otras opciones, desde lonas a otra con ventanillas denominada hard top. Es parte de los múltiples accesorios que se ofrecen para el coche, que incluyen barras para el techo, bola de remolque o otras más profesionales, como escaleras para equipos de extinción de incendios, caja con volquete…

Equipamiento y precios

Este nuevo Goa Pik Up se ofrece con dos niveles de terminación. No esperes un listado de elementos que no suelas ver en coches. Lo bueno, que tampoco echas nada de menos de todo lo imprescindible incluso desde el acabado más sencillo.

Denominado S6, el nivel de equipamiento de acceso, ya presenta faros delanteros de doble haz con visión lateral en curva, ESC (ojo, en todoterrenos no es algo obligatorio por ley), ABS, control de descenso de pendientes, asistente de arranque en cuestas, asientos traseros con tres puntos de anclaje y dos Isofix en los laterales, retrovisores exteriores eléctricos, elevalunas eléctricos, asiento del conductor ajustable en altura o la apertura del capó hidráulica, este último un detalle de agradecer y donde coches de alta gama escatiman.

El S10 que hemos probado cuenta con una pantalla táctil de 7 pulgadas para el sistema de información y entretenimiento, con Bluetooth y navegación, así como una estética mejorada con las luces diurnas LED y llantas de aleación de 16 pulgadas. No falta tampoco climatizador o el sensor de lluvia y luces.

Disponible a partir de octubre, los precios oscilan entre los 15.800 y 22.750 € sin incluir IVA aunque hay una promoción de lanzamiento que los sitúa entre los 15.300 y 21.097 € (también sin IVA).

Motor

El encargado de mover a este Goa Pik Up Plus es el nuevo motor mHawk, diseñado en Europa (concretamente en Austria) y fabricado en la India. Se trata de un propulsor de cuatro cilindros diésel de 2.179 cc de cilindrada. Entrega 140 CV de potencia a 3.750 rpm y 330 Nm de par máximo entre las 1.600 y 2.800 rpm. Antes contaba con un propulsor de 116 CV, el salto es evidente en este sentido.

La marca no ofrece datos de prestaciones. De todos modos, no es un vehículo en el que sea necesario conocer cuánto tarda en realizar el 0 a 100 km/h o cuál es su velocidad punta. Su hábitat está fuera del asfalto en el trabajo diario. Son más relevantes datos como que es capaz de remolcar hasta 3.000 kg (MMC 5.180kg).

Quienes trabajan en zonas complicadas también agradecerán saber que se han mejorado el embrague para que dure más o contar con un depósito de combustible, de 80 litros, mejor protegido contra vibraciones respecto al modelo precedente.

Hay una versión disponible con tracción trasera (4×2), pero nos parece que casa más con la filosofía del vehículo la que monta tracción total conectable (4×4). Dispone de reductora y se asocia a un cambio de seis relaciones manual, totalmente nueva (antes de cinco velocidades). El diferencial mecánico trasero MLD (Mechanical Locking Differential) viene de serie con bloqueo automático al 100%.

El consumo homologado es de 9.0 l/100 km, si bien en el extra-urbano (que será principalmente donde se mueva sobre asfalto, la cifra homologada es de 7,9 l/100 km. Fuera de él, estas cifras se ven incrementadas. Las emisiones de CO2 son elevadas, pero no exageradas para un vehículo de estas características, ya que anuncia 239 g/km de CO2. Dispone de filtro de partículas en el escape y de un sistema SCR con un depósito de Adblue para control del NOx.

Comportamiento

No se trató de una prueba al uso, sino que condujimos el Goa Pik Up Plus por una serie de pistas realmente complicadas. Es habitual que este tipo de pruebas se realicen en unos entornos controlados, donde se busca más la espectacularidad que el poner a los coches en compromisos.

En esta ocasión, cambió bastante este panorama. Para empezar, se trataba de un camino nuevo, con hierba alta y húmeda, zonas bastante embarradas… Sí, uno de esos donde jamás meterías un SUV y que solamente podría afrontar un auténtico todoterreno. Y, desde luego, el nuevo pick-up de Mahindra se comportó de lujo.

Sus ángulos como todoterreno son buenos. Con 34º e ataque, 18 º ventral y 15º de salida te vas enfrentando a los obstáculos sin mayor complicación. El control de descenso funciona a la perfección, en conjunción con la reductora (tiene una relación de desmultiplicación de 1:2,48), y este vehículo de 2.155 kg se mueve por entornos de difícil acceso sin problemas.  Es muy sencillo pasar de 4×2 a 4×4, simplemente pulsando unos botones en la consola. En marcha permite pasar de propulsión trasera a 4×4 con relaciones largas, si bien para pasar al 4×4 con reductora es necesario hacerlo en parado. Carece de diferencial central, por lo que la tracción total es mejor usarla en zonas resbaladizas, ya que de otro modo no sería eficaz.

Nos cuentan desde la marca que ha habido mejoras en el chasis. Se han incluido nuevas barras de torsión en ambos ejes, con mayor rigidez. La suspensión delantera estrena brazos transversales, al tiempo que se amortiguadores reforzados (los amortiguadores los suministran dos especialistas, Armstrong y Gabriel). La parte trasera del chasis ha recibido nuevos puntos de refuerzo para mejorar la resistencia a torsión.

Al volante, por esas zonas escarpadas me ha llamado la atención lo cerca que va el conductor de su puerta. Desde hace ya muchos años la tendencia es a ubicar a los pasajeros más hacia el centro del habitáculo, por seguridad ante choques. Por lo demás, la cabina se ha aislado mejor que antes, para proteger del aire y polvo mejor a sus ocupantes.

 

La dirección se ha pensado para maniobrar en campo, es muy ligera. Eso hace que tengas que dar bastantes vueltas de volante cuando toca hacer alguna maniobra. En este sentido, no resulta sencillo, al moverte en zonas que desconoces, dar con los límites del vehículo y conviene que alguien te oriente desde fuera.

Opinión coches.com

Mahindra ha apostado por adentrarse en el mercado con un vehículo rudo, fabuloso para mover cargas en terrenos de difícil acceso. Puede resultar algo espartano, posiblemente, comparado con otros rivales, pero correcto para el uso que se demanda de una pick-up y el equipamiento es suficiente.

Las mejoras de esta Mahinda Goa Pik Up Plus son de agradecer y el precio, sobre todo en la versión de cabina simple, con mayor capacidad de carga, es imbatible. Sus rivales que apuestan por precio (caso del Isuzu D-Max o el Fiat Fullback) no son tan baratas. Sí pueden competir, sobre todo el segundo, en alguna versión de doble cabina, no tan demandada por profesionales.

La marca cuenta en estos momentos con 16 concesionarios en España. Ofrecen una oferta de lanzamiento durante seis meses (se lanza en octubre, lo que indica que hasta marzo de 2020) y también tres años de garantía o 100.000 km, lo que antes suceda, para acabar de convencer a los más dubitativos.

Mahinda Goa Pik Up Plus Doble Cabina S10
6.9 Nota
Lo mejor
  • Precio imbatible
  • Capacidades todoterreno
  • Capacidad de carga y remolque
Lo peor
  • Diseño menos avanzado que sus competidores
  • Única motorización y transmisión
  • Posición del conductor, muy cercana a la puerta
Diseño6
Habitabilidad8
Acabados6
Maletero7
Equipamiento7
Motor7
Comportamiento7
Calidad Precio7

Galería de fotos:

Ver galeria (27 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta