Logo de Noticias Coches
mini-cooper-se-prueba-198
Prueba
Mario Nogales

MINI Cooper SE, prueba contacto con el eléctrico urbanita por excelencia

La movilidad eléctrica ha llegado para quedarse en el mundo de la automoción. Todos los fabricantes se han puesto las pilas (nunca mejor dicho) en este ámbito y estamos asistiendo a una ofensiva de producto sin precedentes. Siempre he pensado que donde más sentido tienen los coches eléctricos es en las grandes ciudades y en ese territorio hay pocos a la altura del MINI Cooper SE que hemos puesto a prueba recientemente.

Es el primer eléctrico de nueva generación que hace la marca de origen británico, aunque es cierto que no se trata de la primera aproximación a esta tecnología. Hace ya más de una década, cuando la electromovilidad estaba todavía en pañales, salía el MINI E. Se trató de un proyecto piloto para iniciarse en este mundillo, que se limitó a 500 unidades que eran cedidas a algunos usuarios para comprobar su viabilidad. No salió a la venta, esos ejemplares tenían que ser devueltos a la marca.

Así era el MINI E de 2008

Han tenido que pasar unos años para que el MINI eléctrico de producción se hiciera realidad, aunque estaba claro que tenía que suceder tarde o temprano. En 2017 ya lo anticiparon con el prototipo MINI Electric Concept, que ya prometía gracias a esa estética tan atractiva. Ahora se rebautiza como MINI Cooper SE y tiene el objetivo de ser una opción predilecta para los que necesiten la etiqueta CERO de la DGT y quieran disfrutar de la filosofía tan marcada del fabricante.

Exterior

El MINI Cooper SE toma como base la carrocería de tres puertas, no habrá versión eléctrica con cinco puertas. Lo cierto es que le pega mucho y a nivel estético sigue las mismas claves que el MINI 3 puertas. Aunque está claro que tiene su propia personalidad y un buen número de elementos específicos. Imposible que pasen desapercibidos los detalles en amarillo en algunos puntos como la parrilla, los retrovisores o las llantas; un homenaje al primer MINI E.

Aunque puede pasar desapercibido respecto al resto de versiones, pues es prácticamente igual. Mantiene esos faros delanteros ovalados y una toma de aire en el capó, entre ellos. La parrilla, situada en una posición baja, ahora va carenada y surcada por una moldura amarilla debido a que no necesita tanta refrigeración. Lo que sí llama la atención son las llantas de 17 pulgadas con diseño asimétrico, con forma de «L» al tener un lado tapado. También hay llantas más convencionales en la gama.

En el lateral aparece otro logotipo que acredita que se trata del modelo eléctrico, algo que se repetirá también en la zaga. Esa parte queda rematada por los llamativos pilotos traseros con la bandera de la Union Jack, algo muy característico de MINI y sus raíces británicas. En este Cooper SE cambia ligeramente el paragolpes, ya que no es necesario tener una salida de escape. Eso también hace que los bajos vayan mejor carenados, favoreciendo la aerodinámica.

Este modelo se puede escoger con cinco colores de carrocería y tres combinaciones para el techo y retrovisores. No cambian ni un ápice las dimensiones del pequeño eléctrico. Se mantiene igual que el MINI 3 puertas con una longitud de 3.850 mm, una anchura de 1.727 mm y una altura de 1.414 mm. La distancia entre ejes de este ejemplar también se mantiene en 2.495 mm.

Interior

La atmósfera que se respira en el interior de los MINI es inconfundible y eso no podía faltar en el Cooper SE. El círculo es la figura favorita en esta parte del vehículo y se mantienen los toques en amarillo, como vimos en el exterior, en zonas como el botón de arranque o la palanca de cambios. Aunque la principal novedad de este modelo eléctrico es la instrumentación digital de 5,5 pulgadas que queda justo por detrás del volante.

Se trata de una pantalla a color que va flanqueada con dos indicadores semicirculares que informan sobre el nivel de potencia empleado y carga de la batería restante. Con los botones del volante multifunción se puede ir cambiando la vista para consultar los diferentes menús del ordenador de a bordo. En este ejemplar se complementa con un Head-Up Display que sale justo por detrás y que ayuda a que no tengamos que desviar la vista de la carretera.

El sistema multimedia cuenta con una pantalla central de 6,5 pulgadas integrada en ese gran círculo iluminado en la zona central. El borde cambia de color con la iluminación ambiental y también con algunas acciones como subir o bajar la temperatura. Y volviendo a la pantalla, puede ser de hasta 8,8 pulgadas como es nuestro caso gracias al sistema Connected Navigation Plus, con conectividad completa y carga inalámbrica. Destaca por sus gráficos y por el control táctil, aunque ofrece más opciones.

La pantalla principal también se puede manejar a través del mando iDrive de la consola central, que es muy intuitivo. Los controles de la climatización en este modelo son analógicos, un detalle que siempre gusta en los coches por muy tecnológicos que sean. También hay que apreciar la botonera al estilo avión que queda justo por debajo y que sirve para algunas funciones como el arranque del coche, el control de tracción o los modos de conducción.

Otro aspecto que siempre destaca para bien en los MINI es su elevada calidad percibida, algo que les hace ganarse el apelativo de «premium». El modelo eléctrico no podía quedarse atrás y se presenta con acabados muy buenos y con materiales de buen tacto. Entre ellos sobresalen la tapicería mixta de tela y cuero en dos colores, el volante de cuero con un tacto sobresaliente o la moldura personalizable que está delante del acompañante.

Cuando pasamos a analizar la habitabilidad de este MINI Cooper SE nos queda claro que tienen los inconvenientes del modelo de tres puertas. Se agradece que no haya ningún tipo de cambio respecto a las versiones de combustión, manteniéndose las mismas cotas y el maletero. Las plazas delanteras son suficientes por espacio y sus asientos son confortables y recogen bien el cuerpo. En este caso nos encontramos reglajes manuales para configurarlos

Sin embargo, en las plazas traseras cambia la cosa. El acceso se complica al ser un tres puertas y en esta segunda fila encontramos solamente dos plazas. Casi es de agradecer que este modelo homologue cuatro plazas, pues la quinta habría sido ridícula. Estos asientos destacan por anchura, pero el espacio libre al techo y que queda para las piernas es justo. Los usuarios que superen los 1,80 metros lo pasarán mal aquí en viajes largos.

Maletero

Al igual que vimos con el habitáculo, el maletero se mantiene sin cambios en esta variante eléctrica. Eso significa que tenemos una capacidad de apenas 211 litros, una cifra que está por debajo de la media del segmento. La parte positiva es que la boca de carga es ancha y no queda demasiado elevada. También que este maletero tiene unasformas y unos ángulos rectos que lo hacen más aprovechable.

Por debajo del piso encontramos un doble fondo que es perfecto para que los cables de carga no vayan danzando en el maletero. También tiene un kit antipinchazos, pues en este modelo no hay espacio para una rueda de repuesto. En el caso de que necesitemos toda su superficie, podemos abatir los asientos traseros en dos partes (60:40) y se nos queda una capacidad de 731 litros.

Equipamiento

El MINI Cooper SE, como su propio nombre indica, ya sugiere que el equipamiento estará a la altura y tendrá un corte deportivo. Lo cierto es que de serie tenemos una dotación completa en el pequeño eléctrico, pues con el acabado Essential se incluyen llantas de 16 pulgadas, faros LED, asientos deportivos de tela, superficies Piano Black, instrumentación digital o  MINI Visual Boost con pantalla táctil de 8,8 pulgadas. Aunque se puede seguir completando al gusto.

En el acabado Classic se apuesta por el diseño atemporal, sin que se note que es eléctrico con más opciones de llantas y colores exteriores, además de hasta cinco tapicerías para el interior. Viene con iluminación ambiental, paquete de compartimentos o acceso comfort. Le sigue el acabado MINI Yours, que es el que permite personalizar al máximo. Cuenta con llantas de 17 pulgadas, tapicería mixta específica, cámara de marcha atrás e insignias de MINI Yours en varios puntos como el volante deportivo o las alfombrillas.

Si seguimos avanzando encontramos el acabado MINI Electric, el que más destaca su condición gracias a las llantas de 17 pulgadas, detalles en amarillo de serie, tapicería de cuero deportivo Cross Punch, superficies interiores exclusivas o alfombrillas con costuras amarillas. El tope de gama sería el MINI Electric Collection 2021, que busca diferenciarse con la carrocería en Island Blue, techo multitonal, detalles exteriores en Piano Black, tapicería específica y otros componentes adicionales.

Motor

El MINI Cooper SE se convierte en el primer modelo «cero emisiones» de nueva generación al montar un motor eléctrico de 184 CV y 270 Nm de par en el eje delantero. Está bajo el capó, en la misma posición que estarían los de combustión, y entrega la potencia también a las ruedas delanteras. Que tenga la denominación Cooper en su nombre solamente puede significar que algo de deportivo tiene. Acelera de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos, con un destacado 0 a 60 km/h en 3,9 segundos y una no tan destacada velocidad máxima limitada a 150 km/h.

El otro elemento destacado de este MINI eléctrico es la batería de iones de litio de 32,6 kWh situada en los bajos del vehículo en forma de «T» para no restarle espacio. Con ella homologa una autonomía eléctrica de 234 kilómetros según el ciclo WLTP. Puede parecer poco, pero queda clara la vocación urbanita del modelo. La batería de 96 celdas puede recargarse en tres horas y media en una toma de 11 kW con el cable opcional y también acepta carga rápida de 50 kW para llegar al 80 % en 35 minutos.

Comportamiento

En la toma de contacto que tuvimos con el MINI Cooper SE, lo primero que nos llamó la atención fue el tacto tan característico y similar al resto de versiones. La marca ha sabido dotar al eléctrico con ese mismo «go-kart feeling» del que siempre hacen gala y eso siempre es una buena noticia. Destacaría esa fluidez y esa precisión a la hora de conducirlo, algo que se está perdiendo con la proliferación de SUV en los últimos tiempos.

Nos trastoca un poco ese completo silencio en el interior, gracias a la ausencia de ruido mecánico y también a una buena insonorización del habitáculo. Porque es como tener las prestaciones del Cooper S de siempre, pero habiéndole quitado la voz. De hecho, en los primeros metros es aún más rápido. Sorprende la celeridad de sus aceleraciones, que nos dejan pegados al asiento gracias a esa entrega de par inmediata.

Con ese 0 a 60 km/h en 3,9 segundos se proclama «rey de los semáforos» y presume de un comportamiento en ciudad sobresaliente. Porque lo cierto es que hay pocos modelos que sean capaces de transmitir tanta agilidad. Y eso que no es el más ligero, que debido al sistema de propulsión eléctrico ha engordado 145 kg respecto al modelo de gasolina. Aún así, 1.365 kg de peso para un eléctrico de este tamaño y con ese nivel de potencia son una cifra destacable.

El carácter del MINI Cooper SE también dependerá mucho del modo de conducción que llevemos seleccionado. El más ahorrador es el Green+, que busca maximizar la autonomía limitando la potencia y funciones como la climatización. Le siguen el Green y el Mid, que son los más recomendables para el día a día por su equilibrio. En el otro lado está el modo Sport, que es el que dispone todo para lograr las máximas prestaciones sin importar la autonomía.

Además de estos modos de conducción hay que hablar de la recuperación de energía en este MINI eléctrico. Hay dos niveles de retención y se puede ir cambiando con un el botón que está al lado del de arranque. En el más severo, que sirve para recuperar un mayor nivel de energía, podemos llevar a cabo la conocida conducción con un pedal, pues el coche nos frena en cuanto levantamos el pie del acelerador. El segundo es más comedido y similar a lo que tendríamos en un coche de combustión tradicional.

No podemos sacar conclusiones demasiado precisas sobre su autonomía real o los consumos, pues la toma de contacto no dio para tanto. Podríamos calcular que la autonomía rondará los 200 kilómetros en conducción real, un poco más si se hace todo por ciudad. El consumo medio que marcamos es de 16 kWh/100km, muy cercano al homologado, dejándonos la sensación de que podríamos mejorarlo si no fuera tan adictivo pisar su acelerador.

Opinión coches.com

El MINI Cooper SE es un golpe sobre la mesa de la marca británica, pues su primer eléctrico tiene un enfoque que muchos deberían seguir. Un modelo puramente urbano con carrocería de tres puertas, todos los encantos estéticos del resto de la gama y muchas opciones de personalización. De habitabilidad anda muy justo, eso estaba claro, pero lo compensa con una tecnología avanzada y con una calidad sobresaliente.

El sistema de propulsión eléctrico ofrece un nivel de potencia a tener en cuenta en un chasis que es lo más destacado del coche. Las sensaciones al volante son muy satisfactorias, siempre que no sea necesaria una autonomía demasiado elevada, un punto en el que está por debajo de la media. Como el resto de MINI, su precio es elevado. Parte de 34.200 euros, aunque puede llegar a superar los 40.000 euros si lo queremos más equipado/personalizado.

MINI Cooper SE
8Nota
Lo mejor
  • Estética atractiva
  • Calidad del habitáculo
  • Chasis y comportamiento
Lo peor
  • Espacio interior y maletero
  • Autonomía algo justa
  • Precio elevado
Diseño8.5
Habitabilidad7
Acabados8.5
Maletero7
Equipamiento8
Motor8.5
Comportamiento9
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

  • coches eléctricos
  • MINI
  • MINI 3 puertas
  • urbano