La tendencia actual ha empujado a que crezca considerablemente el número de SUV que podemos encontrar en el mercado. Lo ha hecho en detrimento de otros segmentos, que han tenido que reducir su oferta, siendo el más afectado el de los monovolúmenes. Y un ejemplar idóneo para explicar este hecho es el Peugeot 5008 1.6 BlueHDI 120 CV EAT6 que probamos esta semana. A continuación hacemos un repaso a fondo y contamos nuestra opinión.

Y volviendo al tema inicial, muchos monovolúmenes se han visto obligados a reinventarse para sobrevivir y en Peugeot saben mucho de eso. Comenzaron el cambio con el Peugeot 3008, que pasó de monovolumen compacto a SUV compacto, y lo cierto es que la jugada salió redonda y que se adaptó bien al mercado. Exactamente la misma fórmula ha sido aplicada a este Peugeot 5008, que se ha convertido en un SUV que puede tener siete plazas, hecho que le aporta un valor añadido extra.

En este modelo se puede apreciar la gran influencia de su hermano pequeño. El lenguaje de diseño ha sido tomado directamente del 3008 (en el frontal son casi clavados) y su interior también tiene a la segunda generación del Peugeot i-Cockpit como rasgo principal. El punto de inflexión lo marcarán una modularidad y habitabilidad que recuerdan su vida pasada como monovolumen y el hecho de ser uno de los pocos siete plazas del segmento.

Exterior

El Peugeot 5008 presenta enormes cambios estéticos respecto a su generación anterior. Se convierte en un SUV de pleno derecho gracias las modificaciones, que comienzan por un frontal prácticamente calcado al del Peugeot 3008. Esto quiere decir que cuenta con una parrilla de generosas dimensiones con listones horizontales cromados. Los faros mantienen el estilo, al igual que las luces antiniebla que van integradas en unas tomas de aire falsas. En la parte baja hay una protección frontal de aspecto metálico.

Si damos una vuelta por el lateral se hace más evidente que es un SUV. Todos los bajos de la carrocería han sido cubiertos por unas generosas molduras de plástico, que en el lateral quedan acentuadas por una moldura cromada en las puertas. El pilar C va también en negro dando sensación de techo flotante. El cromado también se extiende desde la base del pilar A siguiendo la línea del techo hasta los pilotos traseros. Las barras del techo también tienen esta terminación.

Llegamos a la zaga que es la zona más diferenciada respecto al 3008 por razones obvias. Sus formas son más rectilíneas y en la zona superior cuenta con un pequeño spoiler que parte del techo. Justo debajo de la luna hay una estrecha moldura de color negro que engloba los pilotos traseros (con barras verticales) y el logotipo del león. Por debajo queda el portón y en la zona inferior la protección plástica correspondiente que incluye los catadriópticos.

La clave de la conversión en SUV del Peugeot 5008 es la inclusión de la plataforma EMP2 del Grupo PSA. Ha sido ampliada para que el modelo creciera en proporciones, quedando con una longitud de 4,64 metros (11 cm más que antes), una anchura de 1,84 metros y una altura de 1,64 metros. La distancia entre ejes se amplía hasta los 2,84 metros, lo que se traducirá en una buena habitabilidad. La altura libre al suelo de 23,6 centímetros solo hace que confirmar la entrada al nuevo segmento.

Interior

El habitáculo del Peugeot 5008 se presenta de forma similar a lo que acostumbra la marca últimamente. Eso quiere decir que el i-Cockpit es el protagonista indiscutible con sus tres fundamentos: volante pequeño, instrumentación elevada y pantalla táctil. Precisamente el volante es una de las cosas que más llama la atención por sus reducidas dimensiones y por estar achatado tanto por la parte de arriba como por la de abajo.

Justo por encima del volante queda una instrumentación totalmente digital, formada por una pantalla de 12,3 pulgadas y que es personalizable. A su derecha, flotando sobre la consola central está la pantalla táctil de 8 pulgadas, desde la que se controla todo el infoentretenimiento y otras funciones como la climatización (no hay botones para esto). Hay que destacar su funcionamiento preciso y tacto agradable.

La única botonera que encontramos está justo por debajo de las salidas del aire acondicionado y que tiene una parte superior cromada que simula las teclas de un piano y que sirve como acceso rápido a las funciones del menú. Por debajo hay otros botones para climatización de las lunas, de los asientos o para el cierre. En la zona baja de esta prominente consola central está la palanca de cambio, el botón de arranque, el botón Sport, el   el freno de mano eléctrico y la ruleta del Grip Control para cambiar de modo de conducción.

Si tenemos que hablar de calidades y materiales empleados en el Peugeot 5008, hay que decir que progresa adecuadamente. Dejando claro que es un modelo generalista, los acabados han mejorado considerablemente. La tela que ocupa parcialmente salpicadero y puertas le da un toque original y los cromados o la iluminación ambiental mejoran su percepción. Hay algunos plásticos más duros pero quedan relegados a las zonas menos accesibles.

La habitabilidad del Peugeot 5008 es sin duda uno de sus puntos más fuertes. Las plazas delanteras son buenas, todo los que se puede esperar de un SUV de sus dimensiones. Pero donde más destaca es en las traseras, con una segunda fila formada por tres asientos individuales. Son recomendables incluso para adultos debido a su modularidad, que permite desplazar cada asiento longitudinalmente en función a las necesidades.

Pero además de esta amplia segunda fila, tenemos una tercera fila bastante aprovechable. Las dos plazas traseras tienen un acceso algo más justo y su tamaño es más comedido. Para que un adulto viaje ahí los asientos delanteros deberán estar en su posición más adelantada. Pero aporta ese punto extra que será clave para mucha gente, además en caso de no necesitar las siete plazas es tan fácil como quitar estos dos asientos extraibles que pesan 11 kg cada uno.

Maletero

El maletero es otra de las virtudes del Peugeot 5008. Tiene una capacidad de 780 litros cuando se utilizan cinco plazas y se quitan los asientos de la tercera fila. Si decidimos tenerlos puestos hay que tener en cuenta que cada uno restará al maletero unos 40 litros. Si abatimos la segunda fila se alcanzan hasta 2.150 litros de capacidad. Cuando se utilizan las siete plazas cuenta con menos espacio, pero aún así podrán entrar dos maletas de viaje.

Si los datos técnicos son sobresalientes (incluso por encima de rivales como el Skoda Kodiaq), además contaremos con otros datos positivos. Las formas del maletero son muy rectas y aprovechables, mientras que la boca de carga queda en una posición bastante baja. También en nuestra unidad contábamos con la ayuda del portón de apertura eléctrica, con el que bastaba pasar el pie por debajo para que se abriese. El único punto negativo era la ausencia de rueda de repuesto, en su lugar estaba el kit antipinchazos.

Equipamiento

El Peugeot 5008 se puede escoger con hasta cuatro niveles de equipamiento en nuestro país. El más básico es el Active, que ya cuenta con elementos interesantes como llantas de 17 pulgadas, climatizador, sistema multimedia con pantalla de 8 pulgadas, sensores de luz y lluvia o las siete plazas. Por encima está el Allure que lleva nuestra unidad y que suma llantas de 18 pulgadas, navegación 3D de TomTom, paquete cromados exterior, sensor de aparcamiento trasero o tapizado exclusivo.

Con el acabado GT-Line se consigue una estética más deportiva con paragolpes específicos e cinluye ópticas Full LED, pedales de aluminio, instrumentación configurable, alerta pre-colisión y sistema de frenada automática. El tope de gama es el acabado GT, con llantas de 19 pulgadas, sistema de visión trasero con cámara de 180º, detector de objetos en ángulo muerto y tapizado específico.

En este caso nuestra unidad de pruebas también contaba con bastante equipamiento opcional, con elementos como los asientos delanteros ergonómicos con masaje (1.300 euros), portón trasero con apertura eléctrica (850 euros) o el i-Cockpit Amplify (400 euros), que permite cambiar la atmósfera del habitáculo y que cuenta con tres fragancias que reciben el nombre de Cosmic Cuir, Aerodrive y Harmony Wood.

También contaba con el Advanced Grip Control, que ofrece cinco modos de conducción para optimizar el comportamiento del vehículo. Con girar el mando se puede elegir entre Normal, Nieve, Barro, Arena o ESP Off; algo que puede interesante para un SUV que no se ofrece con tracción total de ninguna manera. Llaman la atención dos vehículos que podrá incluir en su maletero, como solución de movilidad en zonas donde no se permite la circulación a vehículos de combustión. Se trata del e-Kick, un patinete eléctrico plegable, y la e-Bike F01, una bici también plegable con asistencia eléctrica.

Motor

La gama de motores del Peugeot 5008 es similar a la de otros modelos de la marca. En gasolina solo hay dos opciones, pudendo optar por el tricilíndrico 1.2 PureTech con 130 CV de potencia o con el cuatro cilindros 1.6 THP de 165 CV. El menos potente puede ir tanto con cambio manual como con automático, mientras que el más potente solo puede ir con la transmisión automática.

En la parte del diésel se puede escoger entre más opciones. Están disponibles el 1.6 BlueHDI de 100 CV con cambio manual, el 1.5 BlueHDI con cambio manual y el 1.6 BlueHDI de 120 CV con el cambio automático EAT6. De más cilindrada están el 2.0 BlueHDI con 150 o 180 CV, este último con la nueva caja de cambios EAT8.

El que estaba bajo el capó de nuestra unidad de pruebas se trataba del diésel de acceso, 1.6 BlueHDI de 120 CV ligado al cambio automático EAT6. Este bloque turboalimentado de cuatro cilindros y 1.6 litros desarrolla 120 CV y 300 Nm de par a las 1.750 rpm. Las prestaciones son bastante discretas con una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,6 segundos y una velocidad máxima de 185 km/h. El consumo medio homologado es de 4,3 l/100km y cuenta con unas emisiones de CO2 de 112 g/km.

Comportamiento

Ahora toca evaluar el comportamiento dinámico de este Peugeot 5008. El SUV con la pequeña mecánica diésel se muestra equilibrado desde el primer momento. En el arranque se puede percibir la sonoridad del motor, pero por suerte el habitáculo ha recibido un aislamiento notable que consigue mitigarlo. Solamente podrá ser más audible a altas revoluciones. En general, es más fácil percibir los ruidos aerodinámicos debido a las dimensiones de la carrocería.

Llevar la mecánica de acceso puede dar pie a pensar que no será suficiente para mover un coche que supera las dos toneladas. Pero lo cierto es que el pequeño 1.6 se muestra capaz  y solamente se notará que no va sobrado en viajes largos. La entrega de potencia se hace principalmente entre las 1.700 y las 3.000 vueltas y se hace de forma bastante lineal. Aunque sus 120 CV de potencia hacen que haya que anticipar algunas maniobras como los adelantamientos.

En este caso nos acompaña la transmisión automática EAT6. Esta caja de cambios de convertidor de par no liga mal con este motor y destaca por unas transiciones bastante suaves entre marchas. La única pega que puede tener es su falta de rapidez, pues en ocasiones se puede llegar a mostrar bastante lenta a la hora de reducir de marcha. Los desarrollos son bastante largos en busca de unos consumos más reducidos.

Desde el primer kilómetro se puede apreciar que el Peugeot 5008 tiene una puesta a punto que se centra en el confort en marcha. Se trata de un gran rodador, un coche con el que hacer miles de kilómetros con holgura. La suspensión (tipo McPherson en el eje delantero y eje de torsión en el trasero) es uno de los elementos que conllevan a este comportamiento, con un tarado no demasiado firme pero que absorbe a la perfección cualquier tipo de irregularidad en el terreno.

La dirección ayuda en las maniobras por su tacto ligero, pero no aporta demasiadas sensaciones al usuario. Si queremos que tenga algo más de peso se puede recurrir al botón que activa el ‘modo Sport’, que modifica también la respuesta del cambio o el tacto del acelerador. Aún así no se puede definir como algo realmente deportivo. De hecho donde sale peor parado el 5008 en es carreteras reviradas, pues su punto de gravedad alto y sus dimensiones hacen que aparezcan algunos balanceos.

Lo que sí conseguirá su carrocería SUV es que se puedan hacer algunas incursiones fuera del asfalto. Con 23 centímetros de altura libre al suelo y buenos ángulos de ataque y salida podrá solventar algunos obstáculos de forma satisfactoria. Aún así el Peugeot 5008 no ofrece ninguna versión con tracción total y por eso cobra importancia el Advanced Grip Control con sus cinco modos (normal, barro, nieve, arena o ESP off), principalmente para hacer frente a las inclemencias meteorológicas.

Terminamos la prueba diciendo que donde sí que destaca este modelo es en sus consumos. El 1.6 BlueHDI de 120 CV consigue que las cifras reales se acerquen bastante a las homologadas y eso ya es un reto. Tras una semana de pruebas aparece un consumo medio de 6,1 l/100km y eso sin haber pensado demasiado en la conducción eficiente.

Opinión coches.com

En definitiva, el Peugeot 5008 se trata de un coche equilibrado al que le han sentado bien los cambios. El paso de monovolumen a SUV le ha dejado con una estética más acertada para los cánones del mercado actual. Además por dentro es más habitable que nunca gracias a sus siete plazas, que se pueden manejar con facilidad gracias a la modularidad. El maletero también se trata de uno de los más destacados del segmento.

Por otro lado, la tecnología es la que estrenó el Peugeot 3008 y el i-Cockpit su seña de identidad. La calidad de sus materiales y acabados es más que suficiente para un generalista. Con el motor 1.6 BlueHDI de 120 CV y la transmisión automática EAT6 tiene un comportamiento equilibrado. Destacará principalmente por su confort en marcha y por sus bajos consumos, aunque por el contrario no ofrece demasiadas sensaciones al volante y sus prestaciones son bastante austeras.

Peugeot 5008 1.6 BlueHDI 120 CV EAT6
7.9 Nota
Lo mejor
  • Modularidad de sus siete plazas
  • Maletero por encima de la media
  • Consumos del 1.6 BlueHDI 120 CV
Lo peor
  • Climatización a través de la pantalla
  • Prestaciones bastante discretas
  • No se ofrece con tracción total
Diseño7.5
Habitabilidad9
Acabados8
Maletero8.5
Equipamiento8
Motor8
Comportamiento7
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

Ver galeria (43 fotos)

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta