Fue en 2018 cuando se lanzó la puesta al día de la tercera generación del Skoda Fabia. Se trata de un coche que no es que no veas mucho, porque las cifras de ventas en España dicen lo contrario: se han vendido 136.000 unidades desde el lanzamiento, pero, a diferencia de otros utilitarios, el éxito del Fabia ha residido en ser discreto, en no llamar la atención.

Mientras otros apuestan por variantes deportivas (no vamos a señalar a nadie) o por variantes tipo SUV (a las que se cambia de nombre) el Fabia parece ir en la dirección contraria. Se trata del único modelo del segmento que conserva la carrocería familiar, el Fabia Combi (el Clio la perdió ya) y no busca que la gente se de la vuelta a su paso.

¿Cómo es posible que siga siendo tan vendido en una categoría, la del segmento B, sin llamar la atención? Quizá es como una de esas parejas que no te sorprendió en el baile, pero que con el paso de los años consigue que te enamores hasta las trancas… y le eres fiel toda la vida.

Porque el Fabia de tercera generación acumula en Europa (no se vende en otros lugares) nada menos que medio millón de unidades matriculadas desde que se lanzó en 2015. Y cuatro millones desde 1999, el año en que fue lanzado. Todavía no había pasado por nuestra sección de pruebas, así que vamos a intentar descubrir por qué sigue conquistando… aunque a simple vista puede parecer que no quiere hacerlo.

Exterior

La actualización del modelo no supuso un cambio en las medidas del Fabia. Mide 3.992 mm de longitud, por 1.467 mm de altura y 1.732 mm de ancho.  Son las dimensiones habituales de un utilitario.

No se trata de un coche llamativo, pero desde luego tiene un aspecto mucho más juvenil que otros de la marca. Respecto al modelo que sustituyó ganó nuevos paragolpes delanteros que ahora integra nuevas luces antiniebla en los extremos y una nueva parrilla con forma de panal de abeja. En el centro de este elemento se ubica el radar que monitoriza el tráfico delantero y que emplean algunas de las ayudas a la conducción, como el Front Assist con frenado de ciudad integrado.

La calandra de 19 listones negros sobresale como queriendo ofrecer un aspecto en tres dimensiones y, como en e caso de nuestra unidad, puede contar con faros delanteros con tecnología LED, algo hasta el momento inédito en este modelo. El logotipo de la marca se ubica en el saliente de la parte central del capó.

En la vista de perfil, destacan las líneas longitudinales que recorren el coche de delante hacia atrás y alarga visualmente sus 2.470 mm de distancia entre ejes. El contorno de las ventanas es muy recto y amabas quedan unidas al ojo por el pilar B en negro, a juego con retrovisores, llantas y techo en nuestra unidad, que se inclina levemente hacia la zaga.

En la parte trasera,  los pilotos traseros cuentan con el habitual diseño de la marca en forma de C y cuentan también con tecnología LED. El portón integra la luna y tiene líneas horizontales muy marcadas para intentar ganar empaque visual. Ya más abajo, el paragolpes tiene un diseño con rasgos muy marcados.

Interior

El habitáculo no resulta especialmente llamativo, pero es de esos coches a los que te subes y en apenas un par de minutos es como si llevases haciéndolo toda la vida. Todo está en el lugar donde esperas, sin adornos innecesarios y con una ergonomía fabulosa.

La única concesión es una moldura metálica que recorre el salpicadero, abrazando la pantalla del sistema multimedia, con una pantalla de 6,5 pulgadas (de serie en todos los niveles de acabado) y que conserva botones físicos a los lados para acceder de manera sencilla a las funciones principales.

Los materiales empleados son sencillos y no es difícil encontrarse plásticos duros. Eso sí, el ensamblaje entre piezas es excepcional y transmiten, además de solidez, la sensación de que el paso del tiempo no hará demasiada mella.

Entre las novedades llegadas en la última puesta al día, destacar la instrumentación. Sigue siendo de corte clásico, con dos esferas para cuentarrevoluciones (izquierda) y velocímetro (derecha) con una pantalla en medio para la información del viaje. Ahora tiene un diseño algo más actual.

Por lo demás, el volante (redondo por completo) integra los mandos justos, para controlar el sistema multimedia y pasar los diferentes menús del ordenador de a bordo. Para el control de crucero, por ejemplo, se reserva (algo habitual en el grupo) un mando satélite en el lado izquierdo.

También son nuevos los asientos, que pueden elegirse en varias tapicerías. El espacio en la fila delantera es bueno para dos adultos. La posición de conducción es cómoda y el conductor encuentra sin problema alguno el pomo de la palanca de cambios y el volante.

Detrás, la habitabilidad es la que puedes esperar de un coche de este segmento. Dos personas pueden viajar cómodamente, sin demasiados agobios y con espacio correcto para colocar sus pies y su cabeza. Para tres resulta algo justo. Los pasajeros de esas plazas cuentan con un par de puertos USB para cargar dispositivos en el final de la consola central.

En un coche que presume de práctico no podíamos olvidar los detalles como la bandeja bandeja portaobjetos y los reposabebidas ante la palanca de cambios o el apoyabrazos con compartimento inferior (no demasiado grande). Se unen a una guantera de formas algo rebuscadas, bolsas de las puertas…

Maletero

Uno de los aspectos que siempre cuidan en Skoda es la capacidad de carga de sus modelos. El maletero del Skoda Fabia cuenta con 330 litros de capacidad. Era uno de los más grandes de entre los coches de su tamaño, pero también es uno de los aspectos donde más se percibe que hay modelos más modernos, con plataformas que permiten un espacio de carga mayor. Los actuales Seat Ibiza y Volkswagen Polo, sin salir del grupo, ya cuentan con una mayor superficie.

Las formas son muy regulares y es fácil aprovechar el espacio a tope. Si fuese menester contar con una mayor capacidad  siempre puedes abatir los respaldos de los asientos posteriores, con lo que se consigue un espacio de carga de 1.150 litros. No es plano, ya que hay un escalón entre el piso y los respaldos tumbados.

El piso no puede colocarse en dos alturas, pero sí la bandeja superior: una en la posición habitual, a la altura de las ventanillas y otra a media altura. Nos gustaron mucho las soluciones para tener el espacio ordenado y que la carga no vaya dando tumbos.

Desde las habituales, como los espacios en el lateral izquierdo, las perchas a ambos lados, las redes que se pueden colocar en dos posiciones (contra el piso o contra el respaldo).. o un plástico que puedes anclar por los extremos, formando un semicírculo, donde puedes poner objetos para evitar que se muevan. Bajo el piso nos encontramos con una rueda de repuesto del mismo tamaño que el resto, algo poco habitual (de hecho es opcional, de serie cuenta con una temporal).

Equipamiento

Cualquier Skoda Fabia que compres está equipado más que suficientemente. De serie desde la terminación más sencilla Active (ya desaparecido de la oferta actual) incluyen ABS, EBD, TCS, ESP, sistema de control de presión de neumáticos, múltiples airbags, asistente al arranque en cuestas, cierre centralizado, espejos térmicos o el sistema multimedia Swing con pantalla de 6,5 pulgadas, USB o Bluetooth.

Sin duda los más vendidos son los Ambition. Por un lado porque suma luces diurnas  LED, pomo del cambio y volante multifunción en piel, ordenador de viaje, limitador de velocidad, un mejor sistema multimedia con seis altavoces, Front Assist, asistente de luces, detalles cromados… Y cuenta además con un montón de equipamiento extra si echas alguna cosa de menos.

Sobre este acabado se han creado dos series especiales que lo que hacen es agrupar determinados elementos opcionales. Una es la Like, que suma llantas de aleación de 15 pulgadas, cámara de visión posterior y los elevalunas traseros eléctricos. La otra se denomina Colour Concept y ya presume de llantas de aleación en 16 pulgadas, techo y espejos retrovisores en otro color y SmartLink con Apple CarPlay y Android Auto.

Nuestra unidad de pruebas es el más alto de gama. Denominada Style, ofrece llantas de aleación de 16 pulgadas, los faros antiniebla, asiento del acompañante regulable en altura, apoyabrazos central delantero, arranque por botón, apliques decorativos específicos, tapizado exclusivo, plancha central del salpicadero pintada…

Si deseas un toque deportivo, lo mejor es optar por un Fabia Montecarlo, con un paquete deportivo que suma por suspensión específica y rebajada, llantas de aleación exclusivas, ópticas oscurecidas, detalles en negro brillante, cristales sobretintados, cola de escape cromada, tapizado exclusivo, asientos y volante deportivos….

El precio de un Skoda Fabia Style con la mecánica que tenemos entre manos parte de los 18.030 euros. Una cantidad que puede parecer en principio algo elevada para un utilitario pero creéme que es muy sencillo encontrar ofertas del Skoda Fabia en nuestro portal.

Dirígete a la sección de coches nuevos, donde los concesionarios oficiales de la marca publican sus descuentos cada mes y verás cómo esta cifra se reduce considerablemente. El precio indicado puede que acarree financiar el coche con la marca. Te recomendamos también visitar nuestro comparador de seguros para dar con la póliza que mejor se ajusta a tus necesidades y presupuesto.

Motor

La mecánica que tenemos entre manos es la más potente de la gama. No hace falta que te agarres al asiento. Se trata de un 1.0 TSI de 110 CV, asociado a un cambio de marchas manual de seis relaciones, si bien puede elegirse con el cambio automático DSG con 7 marchas.

Hay una variante de este mismo bloque de tres cilindros turboalimentado de inyección directa, el 1.0 TSI de 95 CV. Lo conocimos en nuestra prueba del Seat Ibiza TSI Eco en 2016, se trata también de un motor muy capaz y de poco consumo.

En esta unidad, es la variante más capaz, como decíamos, interesante si usas el coche muy cargado, ya que la diferencia de precio no es excesiva respecto a la mencionada, de 650 euros. Ofrece una mejor aceleración (9,6 segundos de 0 a 100 km/h frente a 10,8) y una velocidad punta más alta, de 195 km/h frente a 184 km/h.

También ofrece mas par, de 200 Nm entre las 2.000 y 3.500 rpm frente a apenas 160 Nm (las da un poco antes, a las 1.500 rpm, hasta las 3.000). Y con consumos que apenas difieren, ya que homologa un consumo medio de apenas 4,7 l/100 km, mientras que el menos capaz eses de 4,6. Las emisiones de CO2 son de 107 g/km, una cifra que le hace estar exento del pago de Impuesto de Matriculación. Con estas cifras, es normal que se haya prescindido del diésel.

Los motores incluyen un segundo catalizador y se ha rediseñado el sistema de gestión. Estos sobrealimentados cuentan con filtro de partículas, mientras que los atmosféricos (un 1.0 MPO de 60 y 75 CV, como el que montaba el Citigo) tiene cambios en el sensor de oxígeno para mejorar el ratio entre carburante y aire.

Comportamiento

Es fácil encontrar la postura de conducción adecuada al volante, como decíamos en nuestras impresiones del interior. También ayuda a conducir con seguridad que tenga una buena visibilidad y que su radio de giro sea pequeño. Si a ello sumamos que las formas del coche ayudan a tener controlados los límites del coche, moverse en ciudad es muy sencillo, incluso al aparcar en lugares angostos. Si, como esta unidad, cuentas con cámara de visión trasera y sensores de aparcamiento… todavía más.

El motor es un viejo conocido. Destaca por su fineza y, dentro de los bloques de tres cilindros, por su refinamiento. Su respuesta es buena, pero al salir desde parado es algo perezoso, por lo que tendrás que ser bastante intensivo con el acelerador para tener empuje. Es algo que notarás también si lo dejas caer de revoluciones. Su quieres algo de brío hay que jugar con el cambio y estirar las marchas.

Todo eso obliga a jugar con el cambio. Su funcionamiento es preciso y, si no eres de los que gusta de mover el brazo derecho, siempre cuentas con la posibilidad de equipar el automático.

En un uso normal verás que el motor es más que suficiente para mover al Fabia, un coche bastante ligero. También lo será la versión de 95 CV, pero con esta si viajas cargado (realizamos un viaje hasta los topes con el coche) es posible gastar menos ya que circulas en marchas largas más holgado.

En estas vías de alta capacidad y carreteras secundarias puede que no tenga la buena pisada de los Ibiza o Polo del mismo grupo. Se nota que la plataforma no es tan evolucionada… pero eso ayuda a contener su precio respecto a ellos. Ojo, que no quiere decir que tengas sensación de peligro o inseguridad a velocidades legales. En absoluto. La suspensión contiene bien los movimientos de la carrocería (a costa de no ser, por ejemplo, tan cómodo como un Citroën C3) y la dirección es bastante precisa.

Y definitivamente sí, es un acierto no apostar por el diésel en este segmento cuando cuentas con un motor de gasolina que consumió durante la prueba 5,4 l/100 km. Una cifra que incluso pensamos que puede reducirse. Cuando ves cómo acelera de manera progresiva y, sobre todo, lo suave que rueda en cualquier entorno (ayudado por un buen aislamiento acústico), acabas de convencerte.

Opinión coches.com

El Skoda Fabia destaca exactamente en lo que destacan los productos de la marca checa. Puede que de primeras no te enamore, pero cuando analizas fríamente todos los apartados con la cabeza, es posiblemente uno de los coches más sensatos y razonables del segmento.

Esto obviamente, hará que quienes busquen algo especial, no opten por este modelo. Y ya no hablamos de os utilitarios de corte deportivo (que también), sino incluso de los diésel. La razón impone que en estos vehículos no compensa el gasóleo y los consumos que hemos logrado así lo demuestran. Ese combustible se aprovecha más en coches más pesados y grandes… donde además es más fácil “esconder” el sobrecoste de estas mecánicas.

La relación precio/producto del Skoda Fabia es difícilemente superable. Y con la actualización gana más opciones de personalizar ciertos detalles y hacerlo más interesante, según los gustos y necesidades de cada uno.

Puede que el coste de esta versión de 110 CV se le escape a algunos, pero por suerte la de 95 CV ofrece un rendimiento muy similar y es posible ahorrar un dinero… un detalle que las personas racionales siempre agradecerán, sobre todo quienes busquen un utilitario con buena capacidad interior, soluciones prácticas que facilitan la vida y acabados correctos, con tecnología (e imagen) puestas al día con coherencia.

Skoda Fabia Style 1.0 TSI 110 CV
7.6 Nota
Lo mejor
  • Comportamiento seguro y cómodo
  • Amplio por dentro, con un maletero capaz
  • Opciones de personalización
Lo peor
  • Diseño muy conservador
  • Precios ajustados solamente con motores MPI
  • Materiales algo por debajo de la media
Diseño6.5
Habitabilidad8
Acabados7
Maletero7.5
Equipamiento8
Motor8.5
Comportamiento8
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

Ver galeria (66 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta