toyota-prius-phev-prueba-047.5
Prueba
Mario Nogales

Toyota Prius PHEV, prueba con el eficiente (y singular) híbrido enchufable

El Toyota Prius es un coche al que no hay que quitarle méritos. Se trata del primer coche híbrido fabricado en serie, del encargado de popularizar ese tipo de tecnología a pesar de que en 1997 parecía que hubiese salido del futuro. Aunque también hay que decir que con el paso del tiempo ha tenido que evolucionar y adaptarse. Tanto es así, que el Toyota Prius PHEV que ponemos a prueba esta semana no tiene casi nada que ver con el que salió originalmente.

El motivo principal es que actualmente en nuestro mercado solamente está disponible la versión híbrida enchufable, habiendo retirado la híbrida convencional que tanto había triunfado anteriormente. Los tiempos han cambiado y se ha visto que el Prius llegó a su máximo auge hace unos años. Las últimas generaciones han sido más modelos de nicho en los que mostrar su despliegue tecnológico, mientras que las ventas las copaban otros híbridos más convencionales, principalmente crossover. Aunque eso no significa que este modelo no sea interesante.

Exterior

La estética siempre ha sido un punto controvertido en los Toyota Prius. Ya desde su lanzamiento apostó por líneas exóticas y que se alejaban de las tendencias. Esto ha hecho que se gane algunas críticas por parte del público, aunque también ha conseguido convertirlo en un coche que no pasa desapercibido. Este Prius PHEV vuelve a aplicar ese concepto, manteniendo la carrocería de estilo sedán que siempre le ha acompañado a lo largo de sus generaciones.

El frontal es muy aerodinámico, con una posición baja y que desemboca en una moldura gris oscura en el centro. Sustituye a la parrilla y va en línea con unos faros muy estrechos, con cuatro módulos LED bien reconocibles. Las luces diurnas van en disposición vertical y acompañadas por las antiniebla, mientras que el paragolpes adopta una forma reconocible. La silueta también es fácil de identificar, sobre todo gracias a esa caída del techo al estilo Kammback.

Las llantas de 15 pulgadas prácticamente pasan desapercibidas, pues es un tamaño hacía mucho que no veíamos. En cambio el techo recibe todas las miradas, no solo por esos paneles solares que explicaremos más adelante, sino también por cómo desemboca en una luna con una doble burbuja inspirada en la de Zagato. La zaga también toma una imagen peculiar debido a la forma de los pilotos traseros, que van unidos por el centro.

Por dimensiones estaría dentro del segmento de las berlinas medias, aunque lo cierto que se trata de un coche difícil de clasificar y muy diferente al resto. Tiene una longitud de 4.645 mm, con una anchura de 1.760 mm y una reducida altura de 1.470 mm. La distancia entre ejes se va hasta los 2.700 mm, algo que se reflejará en su espacio interior.

Interior

El concepto del interior también viene inspirado de anteriores Prius, eliminando por completo ese objetivo de otros coche de ponerlo todo alrededor del conductor. Aquí, delante del volante multifunción no aparece la típica instrumentación con una pantalla o con las esferas, si queremos esa información tendremos que mover la vista a la parte central del salpicadero. Ahí aparecen en posición elevada dos pantallas TFT de 4,2 pulgadas que dan toda la información.

En esta peculiar instrumentación central se alcanza a ver la velocidad o la autonomía, además de otras informaciones como el consumo y la posición de la palanca de cambios. Ese mando, por cierto, es de pequeñas dimensiones y va en una posición poco habitual por debajo de la pantalla. En este Prius PHEV el infoentretenimiento se maneja desde la pantalla táctil de 8 pulgadas, que cuenta con el sistema Toyota Touch 2.

No es tan evolucionado como los de los últimos modelos, así que veremos unos gráficos un tanto anticuados y menos precisión que en otras pantallas. Por suerte contamos con botones de acceso directo en sus laterales y los menús son bastante intuitivos. También se mantienen unos controles de la climatización analógicos, todo integrado en la misma zona central del salpicadero. En la parte baja de la consola central queda un hueco con carga inalámbrica para smartphones.

La calidad no es el punto más destacado del Toyota Prius PHEV. Los acabados son bastante buenos y parece que durarán con el paso del tiempo. Sin embargo, hay detalles que no terminan de convencer como es el uso de Piano Black de forma intensiva en toda la parte central del salpicadero y en la consola, además de las molduras del volante y puertas. Si es cierto que la tapicería de tela está bien realiza y que el plástico del salpicadero tiene un buen tacto, pero el conjunto no destaca demasiado.

Tampoco lo hará la habitabilidad por varios motivos. En las plazas delanteras no hay ningún problema, pues son amplias y encontramos bastantes huecos portaobjetos. Son las traseras las que quedan limitadas por el diseño del vehículo, ofreciendo un espacio para la cabeza que es justo y que se debe a la caída del techo. El hueco para las piernas está más conseguido, aunque habrá que tener en cuenta que la plaza central va surcada por un abrupto túnel de transmisión que también molesta.

Maletero

Con el maletero del Toyota Prius PHEV nos ocurre exactamente lo mismo. Esta versión cuenta con un paquete de baterías que va justo bajo la segunda fila de asientos y que resta espacio a esta superficie. Eso hace que la capacidad se quede en 354 litros, algo por debajo de la media del segmento y por detrás también de los 502 litros que ofrecía anteriormente el Prius híbrido convencional. Por no hablar del espacio que ocupan los cables de recarga.

Por lo demás, las formas de este maletero son bastante aprovechables. También se beneficia de un doble fondo, que es donde deberían ir los cables, pero que es muy estrecho, habría que ser concienzudo al doblarlos. Siempre que necesitemos hacer uso de todo su potencial, se podrán abatir los asientos traseros en dos partes (60:40) para dejarnos hasta 1.360 litros de capacidad.

Equipamiento

El Toyota Prius PHEV se puede configurar en tres niveles de equipamiento distintos. Ya de serie viene con el Advanced, que tras una dotación completa gracias a llantas de 15 pulgadas, faros LED, Toyota Touch & Go 2 con pantalla de 8 pulgadas, navegación integrada, cámara de visión trasera, climatizador bizona, asientos calefactados y las ayudas a la conducción del Toyota Safety Sense.

Un paso por encima quedaría el Solar, un acabado muy peculiar porque suma el techo con paneles solares para mejorar la eficiencia del modelo. Quien quiera un punto más de tecnología y comodidad tendrá que optar por el acabado Luxury, que suma el Head-Up Display, regulación eléctrica de los asientos, carga inalámbrica para smartphones, tapicería de cuero y algunos sistemas de seguridad adicionales.

Motor

Como decíamos, tras la retirada del Prius híbrido convencional, solamente queda en la gama este Toyota Prius PHEV con su sistema de propulsión híbrido enchufable. El por un motor de gasolina principal es de ciclo Atkinson con cuatro cilindros y 1.8 litros para conseguir una potencia de 98 CV. A él se suman dos pequeños bloques eléctricos que se combinan para lograr otros 67 kW. Para aclararlo, la potencia conjunta es de 122 CV en este ejemplar, que tiene como transmisión a la habitual CVT de la marca.

Y para conseguir la etiqueta CERO de la DGT, el Prius PHEV también se sirve de una baterías de iones de litio de 8,8 kWh de capacidad. Gracias a ella consigue una autonomía eléctrica de 45 kilómetros y también tener consumos ridículos. Homologa 1,3 l/100km y unas emisiones de CO2 de 29 g/km. Aunque eso será con la batería cargada, algo que se hace en algo más de dos horas a una velocidad máxima de 3,3 kW o en menos de cuatro horas al conectarse en una toma convencional.

Y ahora viene la pregunta del millón, ¿qué hacen los paneles solares del techo? Pues esa célula fotovoltaica lo que hace es tomar la energía del sol para recargar una batería específica de este sistema. Tiene una potencia de carga de 180 W y es capaz de emplearla de dos formas distintas. Cuando está parado la manda directamente a la batería principal para aumentar su autonomía eléctrica y cuando está en movimiento (o la otra está cargada) la manda a la auxiliar para alimentar sistemas eléctricos como la instrumentación o los elevalunas.

Comportamiento

Aunque lo interesante viene cuando nos ponemos al volante de este híbrido enchufable tan peculiar. Lo es incluso a la hora de salir, pues cuenta con un freno de mano de pie, algo que ya no queda prácticamente en ningún coche y que comienza la peculiar experiencia. Lo siguiente que viene es un silencio absoluto que ya deja claro que el confort en marcha ha sido la prioridad durante el desarrollo de este Toyota Prius PHEV.

Porque no sólo nos referimos al silencio que nos llega en modo eléctrico, sino a la total ausencia de ruidos aerodinámicos y de rodadura. En este sentido benefician mucho las formas del coche, ya nos explicamos lo de las formas del frontal o la caída del techo. Y es que tiene un coeficiente aerodinámico de apenas 0,25 Cx, una cifra genial. También las llantas de 15 pulgadas ayudan en este sentido.

Y si hablamos del funcionamiento del Prius PHEV la verdad es que lo consideramos inteligente y eficiente a partes iguales. La gestión de la energía es sublime, alternando la mecánica térmica con las eléctricas en función de las necesidades cuando nos movemos en el modo Hybrid. También se podría optar por el modo EV para forzar el uso de los motores eléctricos siempre que tengamos batería e incluso hay un EV City para utilizar solamente uno de los motores eléctricos en ciudad.

Además de esos tres modos de gestión de energía, también hay otros tres para el comportamiento general. Se trata de los habituales Eco, Normal y Power; que modifican algunos parámetros como el tacto del acelerador o el tarado de la dirección. En todo caso, el Prius PHEV se siente más cómodo en los dos primeros, pues no es un coche que tenga concesiones deportivas ni nada que se parezca.

De hecho, se nota extraño cuando se saca el máximo jugo a sus 122 CV, pues la transmisión CVT de engranaje planetario tampoco es que sea muy refinada. Aparece esa sensación de resbalamiento habitual cuando sube de vueltas y se queda en un régimen fijo. Las prestaciones de este ejemplar pasan desapercibidas, pues acelera de 0 a 100 km/h en 11,1 segundos y su velocidad máxima es de 162 km/h, limitada a 130 km/h cuando se circula en modo eléctrico.

Por el contrario, donde destaca es en economía y bajos consumos. A priori parece bastante asequible alcanzar esos 45 kilómetros eléctricos con una carga de batería. Pero es que cuando se acaba tampoco hay mayor problema. Es casi imposible verlo consumir más de 5 l/100km, así que salir de un apuro cuando no tengamos un enchufe a mano tampoco saldrá caro. En general, si tenemos acceso a carga es fácil rondar consumos en torno a los 3 litros y estar en menos de 15 kWh en modo eléctrico.

A nivel de chasis, el Toyota Prius PHEV recibe una puesta a punto muy equilibrada. Destaca la facilidad de conducción y la comodidad en casi todos los aspectos. La suspensión es tirando a blanca, igual que la dirección, a la que le pediríamos un poco más de información. Lo mismo ocurre con la frenada regenerativa, que se antoja poco natural y hace difícil dosificar el pedal del freno hasta que nos acostumbramos a ella.

Opinión coches.com

El Toyota Prius siempre ha sido el icono de la eficiencia por excelencia y su versión híbrida enchufable no defrauda. Destaca en su apartado técnico, con un sistema de propulsión muy inteligente que se combina con una carrocería aerodinámica para conseguir consumos realmente bajos. Además, su elevada calidad de rodadura y confort en marcha lo convierten en un coche con el que eliminar el estrés del día a día.

Eso sí, habrá que tener en cuenta que su peculiar diseño no entrará en los gustos de todos o que en su interior la disposición también es diferente y la calidad algo justa. Aunque la habitabilidad es correcta, el maletero podría resultar pequeño para viajes largos en familia. El precio entra dentro de lo esperado, partiendo desde 33.900 euros (37.150 euros en los acabados superiores) y pudiéndose acoger al Plan MOVES. También hay ofertas interesantes en coches.com, la web de referencia en movilidad.

Toyota Prius PHEV
7.5Nota
Lo mejor
  • Consumos ridículos
  • Calidad de rodadura
  • Precio con Plan MOVES
Lo peor
  • Calidad de algunos materiales
  • Carga lenta
  • Comportamiento dinámico
Diseño7
Habitabilidad7.5
Acabados7.5
Maletero7
Equipamiento8
Motor7.5
Comportamiento7.5
Calidad Precio8

Galería de fotos:

  • coches híbridos
  • Toyota
  • Toyota Prius