Lo reconozco, tengo predilección por el Volkswagen Scirocco. Me gustaba ya el Scirocco original de los 70 y cuando lanzaron el nuevo modelo, me fascinó. Tanto, que me enfadé. Sí, me enfadé, porque si tuviese algún año menos y la idea de aumentar mi familia no rondase por mi cabeza, tendría pocas dudas de qué coche buscaría (nuevo o de segunda mano). Sobre todo después de probarlo en cuanto salío, con ese motor TSI de 200 CV. Y os cuento esto para que sepáis que quizás en esta prueba no sea todo lo objetivo que debería ser, pero ¿es posible serlo al 100% siempre? Pero bueno, dejémonos de deontología periodística y vayamos al grano:

Interior y equipamiento

Asientos Volkskwagen Scirocco R

No busques fallos. No los hay. Nada más ves sus cuatro asientos independientes de piel gris (son opcionales) con unos remates en los que destaca su precisión y finura: costuras en blanco y el emblema R en los cabeceros. Todos con forma de baquet para facilitar la conducción deportiva y sujetar bien no sólo al conductor, sino a todos los pasajeros. Sólo hay dos puertas, pero se accede sin demasiados problemas a ellos y detrás hay bastante espacio para las piernas. Eso sí, los asientos traseros son dos individuales… para dos personas. Y no se puede equipar con uno de tres ni como opción.

La posición de conducción es bastante baja (muy deportiva.) El volante, regulable en altura y profundidad permite una correcta adaptación a cada conductor… el único problemilla lo tuvimos con el cinturón de seguridad, que está muy retrasado y queda un poco lejos para hacerse con él.

Es difícil no tener ganas de subirse: El habitáculo integra al conductor a la perfección. Todos los mandos de conducción están orientados hacia él y hacia la conduccón deportiva: volante ergonómico con un diámetro pequeño (achatado en su parte inferior), palanca de cambios elevada sobre la consola central que permite cambios rápidos y pedales de aluminio muy bien posicionados.

Eso no es todo. Esta versión R tiene más detalles exclusivos: Las molduras de salpicadero y las puertas están fabricados en aluminio cepillado, con el logotipo R color negro brillante. El cuadro de instrumentos también tiene cosas especiales. Sobre todo cuando le das a la llave de contacto: La iluminación es en blanco y lo indicadores azules señalan hasta 300 km/h. Todo da ganas de arrancarlo y probarlo.

Con este increíble acabado, es lógico que no falte casi de nada. El completísimo equipamiento de serie incluye faros bi-xenón con iluminación dinámica en curva, chasis deportivo, diferencial electrónico XDS, climatizador automático de doble zona, sistema de audio con ocho altavoces y entradas auxiliares, sensores de lluvia y faros, control de presión de los neumáticos y luz de conducción diurna. Los sistemas de seguridad más clásicos: seis airbags, ESP con asistente de contraviraje y servodirección electromecánica también vienen de serie.

Exterior

Si el diseño del Volkswagen Scirocco normal llama la atención, imagínate si el departamento de diseño más exclusivo de la marca alemana, Volkswagen Individual, se propone mejorarlo y le mete mano con bastante presupuesto. Empezaron tocando la línea de cintura para darle una imagen más agresiva. Luego ensancharon los pasos de rueda y retrasaron el habitáculo. Además, las ventanillas son más afiladas a medida que se acercan a la parte trasera.

Línea Volkskwagen Scirocco R

Para que parezca todavía más radical se ha añadido un kit aerodinámico completísimo, que quita las ganas a los “genios” del tuning de realizar modificaciones aberrantes: paragolpes sobredimensionados con grandes aberturas y aletas inferiores de refrigeración para que el motor y los frenos respiren mejor. El Scirocco equipa de serie llantas de aleación ligera de 18 pulgadas “Talladega”, con neumáticos 235/40.

Además, todo el enrejillado va en color negro para que resalte con el blanco de la carrocería. Para todos aquellos que no sean capaces de distinguirlo a simpel vista, la insignia R aparece en el frontal  sobre la parrilla negra y sobre el portón trasero.

En resumen, el conjunto da una imagen potente y compactacon. Un morro bajo y una trasera elevada que indica que dentro hay algo serio. Todos los que lo pensaban, no estaban equivocados.

Motor

Frontal Volkskwagen Scirocco R

El Volkswagen Scirocco R monta un propulsor de 1.984 cc que rinde 265 CV. Acelera de 0 a 100 km/h en 6 segundos (5,8 segundos si monta el excelente cambio de doble embrague DSG, que no era el caso de nuestra unidad) y es capaz de alcanzar los 250 km/h

No es el motor actual del Scirocco de 211 CV, sino el del anterior TFSI (código interno EA 113) que probamos, modidificado para rendir tanto. El peso del coche en vacío es de 1.344 kilos (20 más si monta el cambio DSG). De ese peso, sólo 152 kilos son del porpulsor, todo un récord.

Volkswagen asegura que, para mejorar la fiabilidad del motor ha reforzado el bloque de cilindros y los pistones, se han introducido nuevos inyectores, nuevos árboles de levas, nuevo intercooler y un nuevo turbo que sopla a una presión de 1.2 bares con enfriamiento del aire de admisión. Es necesario. El propulsor sobrepasa los 132 CV por litro de cilindrada. Algo que antes solo los grandes superdeportivos eran capaces de ofrecer, y a unos precios desorbitados.

El par máximo es de 350 Nm ntre 2.500 y 5.000 rpm. Además, de este propulsor me gustó que funcionaba a muy bajas revoluciones en marchas altas. Es muy elástico y sólo de este modo podría conseguir los consumos tan contenidos que anuncia: Urbano: 11,8 litros; interurbano, 6,7 l ; combinado, 8,5 l cada 100 kilómetros. Su depósito tiene una capacidad de 55 litros así que noparece que haya

Comportamiento

Antes de nada: ¿Qué me gusta de este coche? Sobre todo la comodidad. No te destroza el cuello y los riñones como los deportivos antiguos y, aún así es capaz de ir rápido. Y en todas circunstancias. Y sin comsumir demasiado.

La semana que tuve el Volkswagen Scirocco R (circulé en torno a 800 km con él) se me hizo corta y eso ya quiere decir bastante del coche. He de decir que no me dediqué en ningún momento a cuidar excesivamente el consumo. Tienes 265 CV disponibles y no procede. Además, nada más arrancar, esto es lo que ves:

http://www.youtube.com/watch?v=5edn26PL-04

El coche es deportivo y así hay que sentirlo. En autovía y autopista el coche se comporta como la mejor de las berlinas en comodidad, aplomo y seguridad. Y cuando aceleras un poco más en alguna curva, la toma perfectamente. Cuando pisas el pedal derecho a fondo el coche responde y de quñe manera. Te pega la espalda al asiento y un sonido rondo y grave sale de la doble salida de escape. Qué delicia estirar las marchas. Superar (mucho) la velocidades máximas permitidas es coser y cantar.

Prueba Volkskwagen Scirocco R

Pero los deportivos no se prueban solamente en carreteras anchas y rectas. ¿Se mostraría competitivo en un tramo de montaña, revirado y de curvas más lentas?  Ese infín de caballos que lleva el coche se transmite bien al eje delantero gracias al XDS, que optimiza toda la potencia. ¿En qué consiste? Actúa como bloqueo del diferencial para equilibrar el típico sobreviraje en la toma de curvas a gran velocidad de los automóviles de tracción delantera. Normalmente estos sistemas se traducen en un retraso artificial a la salida de la curva, pero este XDS funciona bastante bien sobre el ESP.

El chasis específico rebajado 25 milímetros y la suspensión deportiva complementan la mecánica para facilitar el aprovechamiento de las prestaciones. La puesta a punto es realmente buena. Te da la sensación de que siempre podrías ir un poco más rápido y que no llegan todavía sus límites.

El coche que probamos tenía un sistema de suspensión adaptativa electrónica, que Volkswagen llama DCC. Puede modificar el comportamiento de la suspensión de cada rueda de forma independiente y constante. El sistema tiene tres modos que pueden ser seleccionados por el conductor: “Normal”, “Deportivo” y “Confort”. Dependiendo del modo seleccionado, el vehículo adapta la dureza de la suspensión y de la dirección, así como la respuesta del acelerador. Se nota y se agradece.

Por cierto, pese a que, como decíamos, no vigilamos ni nos preocupamos en esceso del consumo, es difícil, en una conducción no muy extrema, superar los diez litros a los cien kilómetros.

Maletero

Es un cupé, así que no pienses en hacer una mudanza con él. ¿O sí? Porque no es del todo pequeño. Sus 312 litros de capacidad son más que aceptables, sobre todo sabiendo que se pueden ampliar hasta los 1.006 litros si abates los respaldos traseros.

Lo mejor

– Calidad de acabados, línea deportiva
– Comportamiento dinámico.
– Consumos contenidos.

Lo peor

– Visibilidad trasera.
– Sólo cuatro plazas.
– Precio

Veredicto coches.com

Todo el mundo sabe que Volkswagen hace buenos coches. Fiables, de calidad y bien rematados. Pero quizá en las dos últimas décadas estaba perdiendo deportividad. En la anterior generación del Golf GTI (V) empezó a recuperarla y con el Scirocco cubrió un espectro de su gama que tenía olvidado, el de los cupés.

Más tarde apareció este Scirocco R que, junto con el Golf R, es el primer modelo desarrollado específicamente por el departamentos de coches deportivos de la marca. Si el Golf R , con su tracción integral, cinco plazas y buen maletero es más racional, el Scirocco R nos parece uno de los mejores compactos deportivos del mercado. Con chasis más rebajado y ligero, ofrece un comportamiento más radical para los conductore más exigentes.

La versión que probamos tiene un precio de venta recomendado de 35.170 euros, si bien en coches.com hay gangas excelentes. En el momento de escribir este artículo, podías encontrar un Scirocco nuevo en concesionario oficial por poco más de 30.000 euros.

Fotos:

Ver galeria (30 fotos)

4 COMENTARIOS

  1. Yo cada vez que veo este coche, me quedo sin respiración. Habrá al final un día que me desmaye 😛

    Es impresionante.

Deja una respuesta