El sistema 4Control de Renault es una de las últimas tecnologías de la marca francesa y fue estrenada por el Mégane GT hace un tiempo. Pero ahora con la llegada del radical Renault Mégane RS cobra un papel protagonista. Se trata del primer compacto deportivo que añade un sistema de cuatro ruedas directrices y eso se traduce en un comportamiento dinámico mejorado. Pero, ¿cómo funciona exactamente?

La marca ha lanzado un vídeo que explica de forma simple y concisa su sistema 4Control. Técnicamente se trata de la incorporación de un eje trasero direccional capaz de girar las ruedas en un ángulo de 2,7 grados. Esto presenta ventajas tanto a bajas como a altas velocidades. De 0 a 60 km/h las ruedas traseras giran en sentido contrario a las delanteras, lo que consigue una mayor agilidad y maniobrabilidad.

Sin embargo, cuando se circula a velocidades de 60 a 250 km/h las ruedas traseras giran en la misma dirección que las delanteras. Con las cuatro ruedas mirando hacia el mismo sitio se consigue una mayor estabilidad y comportamiento deportivo. Para ajustarse al gusto del cliente, el Mégane RS estará disponible con dos tipos de chasis, el Sport y el Cup, incorporando éste último un autoblocante mecánico.

Aunque el mayor valor del compacto deportivo francés es su motor gasolina turboalimentado 1.8 TCe, el mismo que utiliza el Alpine A110. Gracias a una puesta a punto, desarrolla una potencia de 280 CV y 390 Nm de par. Con ello consigue una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos y una velocidad máxima limitada a 250 km/h. Inicialmente solo está disponible con la caja de cambios automática EDC de seis velocidades, aunque más adelante se ofrecerá también una manual con las mismas marchas.

Fuente – Renault

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta