Cuando hablamos de Aston Martin solemos hacer referencia a su elegancia y refinamiento. La mayoría de sus modelos tienen cualidades de ‘gran turismo’, perfectos para rodar por carretera con total garantía. Por lo tanto cuesta imaginarse a un Aston Martin V8 Vantage corriendo un rally. Pero esto no es ciencia ficción, sino una realidad que han conseguido los finlandeses de Mäkelä Auto-Tuning (MAT), un preparador de lo más curioso.

Se hicieron con un Aston Martin V8 Vantage GT4, la variante de competición, y lo adaptaron de forma que pudiera correr en la categoría R-GT de la FIA. Como podéis imaginar su especialidad son las pruebas de asfalto, para las que presenta un tren de rodaje totalmente nuevo, una suspensión de competición y unos neumáticos tipo slick que lo mantienen pegado al suelo. También hay que reconocer que no le quedan nada mal los nuevos faros sobre la parrilla.

En el vídeo se puede ver perfectamente que es un coche rápido y preciso. Entrega toda la potencia a las ruedas traseras y el piloto francés François Delecour sabe gestionarlo a la perfección. El motor V8 aumenta su cilindrada hasta los 4.7 litros, con una potencia que llega a superar los 500 CV y ligado a un cambio secuencial de seis velocidades. Sin embargo, el aspecto que más destaca de este coche probablemente sea su sonido.

El rugido de este Aston Martin V8 Vantage es sencillamente épico. Un sonido grave y lleno a cualquier régimen que permite que pueda ser identificado varios segundos antes de que aparezca en escena. No habrá grandes petardeos en reducciones ni demasiadas estridencias, simplemente ese bramido agresivo y bien audible. En definitiva, un ejemplar que destaca por su espectacularidad y al que merece la pena ver en directo si se tiene la oportunidad.

Fuente: Petrolicious

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta